¿Se puede curar la micosis fungoide?

La micosis fungoide es una condición rara de la piel que se caracteriza por la proliferación de glóbulos blancos dentro de la piel. Se desconoce la causa exacta de la micosis fungoide. Puede ser un signo de una enfermedad grave como el cáncer de sangre. Comienza con una erupción roja escamosa, convirtiéndose gradualmente en manchas rojas, placas rojas y duras y tumores o protuberancias con picazón y descamación. Puede ocurrir a cualquier edad, pero es más común después de los 50 años. Se desarrolla gradualmente y rara vez se propaga a otros órganos. Tiene remisiones frecuentes. Puede tratarse, pero no puede curarse completamente.

¿Se puede curar la micosis fungoide?

La micosis fungoide es un problema de piel poco frecuente. También se le llama síndrome de Alibert-Bazin. En esta condición, las células T (un tipo de glóbulos blancos) crecen demasiado y proliferan desde la sangre hacia la piel. Estas células T son células malignas maduras que aparecen en la piel. Es un linfoma un tipo de cáncer. Este proceso de proliferación es muy lento y gradual y puede tardar varios años en aparecer. Se limita a la piel. En el 10% de los pacientes con esta afección, puede afectar los ganglios linfáticos y otros órganos internos. Señala hacia el cáncer de la sangre.

La micosis fungoide afecta a los hombres más que a las mujeres. Cualquier persona de cualquier edad puede desarrollar esta condición. Sin embargo, es común después de los 40 años hasta los 60 años. No es contagioso. El curso de la enfermedad no es predecible en ningún individuo.

Los síntomas de la micosis fungoides son

  • Erupciones rojas
  • Picor intenso
  • Escalamiento de la piel.

Se desarrolla en cuatro fases sobre la piel que pueden tardar años en mostrar sus manifestaciones.

Primera fase: comienza con la aparición de una erupción con picazón roja en la piel que no está expuesta a la luz solar. Puede terminar en meses o años.

Segunda fase: en la segunda fase, estas erupciones se convierten en parches rojos delgados.

Tercera fase: los parches se convierten en placas duras y pequeñas protuberancias en esta fase de micosis fungoide. También son rojos y pican.

Cuarta fase: en esta fase de micosis fungoides, las plagas rojas se convierten en úlceras o tumores como hongos. En esta fase, los tumores pueden romperse y descargar fluido. Las zonas afectadas son dolorosas y pueden contraer infecciones.

Estas manifestaciones pueden estar limitadas a un área particular de la piel o pueden extenderse a la piel de todo el cuerpo. Tiene un curso lento y gradual. Se asemeja a eczema, psoriasis o una reacción alérgica.

Diagnóstico de micosis fungoides

El diagnóstico de micosis fungoides es difícil. A menudo se confunde con otras enfermedades de la piel como eczema , psoriasis , etc. debido a la semejanza de sus manifestaciones cutáneas.

No existe una prueba confiable para confirmar el diagnóstico. Puede tomar años cuando se obtiene el diagnóstico correcto. La biopsia de piel puede confirmar el diagnóstico en el que se estudian las muestras de la piel afectada bajo el microscopio. Varias biopsias pueden ser necesarias para esto.

Tratamiento para la micosis fungoides

No existe cura para la micosis fungoide hasta hoy, pero puede tratarse. Muchos científicos están trabajando para encontrar una cura definitiva para esta condición. La remisión y la recaída de esta enfermedad son bastante comunes:

En las primeras etapas, el tratamiento se inicia con la aplicación local de cremas, geles o lociones en la piel. Estos están compuestos por corticosteroides, vitamina A y medicamentos de quimioterapia que pueden eliminar la erupción de la piel y controlar el cáncer.

  • Los rayos ultravioleta se pueden usar para limpiar la piel.
  • Se administra radiación para controlar la erupción.
  • La quimioterapia puede ser efectiva para atacar el cáncer y controlar la proliferación de células T.

Conclusión

La micosis fungoide es un raro cáncer de piel que se manifiesta a través de erupciones, parches, placas o tumores localizados. Afecta principalmente las áreas de la piel que están protegidas de los rayos solares. Tiene muchas remisiones y recaídas. Hasta hoy, no hay forma conocida de curar la enfermedad.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment