¿Qué es la vejiga neurogénica?

¿Qué es la vejiga neurógena?

La vejiga neurógena es una afección común que implica una serie de afecciones médicas del tracto urinario. Esta condición es causada como resultado de algún tipo de problema con los nervios cuya función es controlar la vejiga. Algunas de las afecciones médicas que se presentan en la vejiga neurogénica son vejiga hiperactiva, incontinencia urinaria y obstrucción de la vejiga. Muchas personas pueden tener problemas con la vejiga neurogénica, incluidos aquellos que tienen una enfermedad subyacente que involucra el cerebro o la médula espinal. Las personas que tienen vejiga neurogénica son aquellas que padecen afecciones como Esclerosis múltiple Enfermedad de Parkinson accidente cerebrovascular o una lesión en la médula espinal. Ciertas personas con problemas espinales congénitos como la espina bífida también tienen vejiga neurogénica.

¿Qué causa la vejiga neurógena?

La vejiga neurógena se produce debido al mal funcionamiento de los nervios que controlan la vejiga debido a lo cual hay un llenado incompleto o un vaciado incompleto de la vejiga. Debido a este mal funcionamiento, los músculos de la vejiga pueden volverse hiperactivos y contraerse anormalmente incluso antes de que la vejiga se llene de orina. Algunas veces los músculos se vuelven demasiado flojos y hay una fuga de orina. En algunos casos, los músculos se vuelven poco activos e incluso si la vejiga está llena, los músculos no se contraen y la persona puede no sentir la sensación de necesidad de ir al baño. En algún momento, tanto la vejiga hiperactiva como la hipoactiva aparecen juntas.

¿Cómo puede la vejiga neurógena afectar la vida de un individuo?

La vejiga neurógena puede afectar significativamente la vida del individuo afectado. Debido a la necesidad frecuente de ir al baño, puede haber interrupciones frecuentes en el trabajo o al hacer algo importante. Debido al miedo a las fugas, es posible que prefiera permanecer confinado en la casa y sea reacio a salir con amigos y familiares. La vejiga neurogénica también puede hacer que las personas permanezcan en el interior y permanezcan recluidas, lo que puede afectar negativamente las relaciones. También puede causar depresión y ansiedad debido a permanecer solo y no participar en ninguna actividad al aire libre.

¿Cuáles son los síntomas de la vejiga neurógena?

Algunos de los síntomas de vejiga neurogénica incluyen:

  • Incontinencia urinaria: La persona que sufre de vejiga neurogénica tendrá fugas frecuentes de orina debido a un impulso urgente de ir al baño que se vuelve incontrolable. También puede haber pérdida de orina mientras está dormido sin que el individuo siquiera lo sepa.
  • Urgencia urinaria: En la vejiga neurogénica, el individuo afectado tendrá deseos frecuentes de ir al baño. Puede ser tan cerca como cada 10 minutos más o menos.
  • Frecuencia urinaria: La frecuencia de orinar del individuo afectado aumenta debido a la vejiga neurogénica.
  • Retención urinaria: A veces debido a una baja actividad El individuo afectado no puede vaciar completamente la vejiga debido a la falta de sensibilidad o al impulso de orinar.
  • UTI repetidas: Las personas afectadas con vejiga neurogénica tienden a experimentar infecciones frecuentes del tracto urinario.

¿Cómo es? ¿Se diagnostica vejiga neurogénica?

Para diagnosticar la vejiga neurogénica, el médico tratante comenzará tomando una historia detallada de cuándo comenzaron los síntomas. El médico también le preguntará acerca de la ingesta diaria de líquidos en un día. Luego, el médico realizará un examen físico examinando el abdomen, la próstata y un examen rectal. El médico también le pedirá que guarde un lácteo de la cantidad de veces que anula en un día a fin de evaluar mejor el patrón de frecuencia urinaria. Se realizará un análisis de orina para buscar cualquier tipo de infección que cause síntomas. Aparte de esto, se realizarán estudios como una exploración de la vejiga para buscar la retención urinaria. También se realizará una cistoscopia para buscar cualquier problema con la vejiga. También se realizará una prueba urodinámica para verificar si el sistema del tracto urinario está funcionando óptimamente o no. También se pueden realizar estudios radiológicos como radiografías y tomografías computarizadas para el diagnóstico de la vejiga neurógena.

¿Cómo se trata la vejiga neurógena?

El objetivo principal del tratamiento de la vejiga neurógena es controlar los síntomas y prevenir cualquier daño potencial a la vejiga neurogénica. los riñones. Las opciones de tratamiento dependen de los síntomas y la causa de la vejiga neurogénica. Dado que hay dos formas de vejiga neurogénica que es vejiga hiperactiva y poco activa, el tratamiento para ellos es diferente.

Tratamiento para la vejiga hiperactiva: La primera línea de tratamiento para la vejiga hiperactiva es la modificación del estilo de vida. En esto, se te enseña cómo medir tus huecos para que no ocurran accidentes, especialmente cuando estás afuera. Otro método es la micción diferida, que es un método en el que el individuo aprende cómo controlar el impulso de anular. También hay algunos ejercicios para la vejiga que se pueden hacer para fortalecer los músculos de la vejiga y prevenir las contracciones prematuras de los músculos de la vejiga. Un diario de evacuación también es muy útil para controlar los síntomas de una vejiga hiperactiva. En la mayoría de los casos, los síntomas generalmente mejoran con modificaciones en el estilo de vida, pero en algunos casos los síntomas pueden no mejorar, lo que puede requerir más tratamientos. Existen diferentes medicamentos que se pueden usar para relajar los músculos de la vejiga. En caso de que la vejiga neurogénica sea causada por una lesión en el cerebro o la médula espinal, se administrarán inyecciones de Botox. Esta inyección impide que los músculos de la vejiga se contraigan prematuramente.

Tratamiento para la vejiga no interactiva: El tratamiento de primera línea para esto también es la modificación del estilo de vida con vacíos cronometrados. Puede tratar de orinar incluso si no siente ganas de hacerlo y encuentra que la orina simplemente sale, pero con el tiempo esta es la mejor manera de controlar la retención urinaria. También hay un patrón llamado “micción doble” en el cual, después de orinar, necesita esperar unos minutos antes de intentar orinar de nuevo. Llevar un diario de evacuación también ayuda a controlar los síntomas. Si estos no controlan los síntomas, se pueden recetar medicamentos para controlar los síntomas. Otro modo de tratar la retención urinaria es mediante el uso de un catéter. Este método se llama autocateterización intermitente. Esto se puede hacer de tres a cuatro veces al día para el vaciado completo de la vejiga. A veces, la retención urinaria se vuelve lo suficientemente grave como para que no sea controlada por enfoques conservadores. Para tales casos, la cirugía en forma de implante de un dispositivo de esfínter artificial o aumento de vejiga es muy efectiva para controlar los síntomas de la vejiga neurogénica.

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment