Riñón

Angiomiolipoma: cambios en la estructura del riñón causados ​​por ella, causas, síntomas, tratamiento

El angiomiolipoma es el tumor renal más común que se observa a menudo en pacientes mujeres. El tumor contiene células musculares y grasas diseminadas entre el tejido adiposo y los vasos sanguíneos. El angiomiolipoma del riñón es un tumor bilateral benigno y ocasional. La literatura sugiere que el origen del crecimiento tumoral se desencadena principalmente por anomalías genéticas. Discutiremos en este tema la causa, los síntomas y el tratamiento del angiomiolipoma y los cambios en la estructura del riñón causada por el angiomiolipoma.

¿Cómo se define el angiomiolipoma?

El angiomiolipoma es benigno (crecimiento lento) tumor del riñón a menudo bilateral. Los principales componentes del tumor son los vasos sanguíneos, el músculo liso y las células grasas. La literatura científica sugiere que el tumor de angiomiolipoma es un trastorno genético que a menudo se disemina a múltiples órganos. El angiomiolipoma se conoce como esclerosis tuberosa cuando el tumor se disemina simultáneamente en el cerebro y otros órganos. Aunque la enfermedad es más común en los riñones y produce un mal funcionamiento renal.

Describa los cambios en la estructura renal provocados por el angiomiolipoma.

  • Las células adiposas (grasas) y músculos se multiplican y crecen entre glomérulos y túbulos renales.
  • o el tejido adiposo y los músculos invaden el glomérulo y los túbulos renales.
  • La ​​diseminación de la grasa y los vasos sanguíneos alrededor del glomérulo y el túbulo renal provoca la ruptura de los capilares seguida de hemorragia.
  • La ​​infiltración de células grasas y músculos también causa obstrucción y compresión de los túbulos renales.
  • La ​​obstrucción distal al flujo de sangre arterial da como resultado la dilatación de los vasos sanguíneos. Vasos sanguíneos dilatados bajo rupturas de presión más altas que causan hemorragia renal.

Causas de angiomiolipoma

La causa del angiomiolipoma es desconocida, aunque la mayoría de la literatura sugiere que la causa son anormalidades genéticas que desencadenan el crecimiento tumoral. La mayoría de los casos de angiomiolipomas de alrededor del 85% son generalizados y se identifican en adultos con una edad promedio de 42 años, especialmente en mujeres. El angiomiolipoma también es un tumor benigno de múltiples órganos diseminado en cerebro riñón pulmones y hígado .

Factores de riesgo para angiomiolipoma

Las anomalías genéticas que desencadenan el crecimiento de angiomiolipoma son heredadas o siguen a una infección viral. Los factores de riesgo son múltiples como se describe a continuación:

  • Sexo: más común en mujeres
  • Edad: poco común antes de la pubertad
  • Embarazo: el tumor inactivo se vuelve activo durante el embarazo. 1
  • Spread- El angiomiolipoma se puede diseminar al tejido circundante aunque es un tumor benigno. 2

Síntomas del angiomiolipoma

Los angiomiolipomas generalmente se identifican cuando se examinan los riñones en busca de alguna otra afección. La presentación clínica que necesita investigación urgente y tratamiento es la hemorragia retroperitoneal espontánea. También hay casos de shock como resultado de la hemorragia de los vasos debido a Angiomyolipoma. Las personas pueden experimentar varios otros síntomas y signos como:

  • Masa palpable: el tumor asintomático puede crecer hasta convertirse en una masa enorme y puede causar síntomas que afectan el órgano circundante. 3
  • Dolor en el flanco causada por la presión sobre el nervio circundante o la expansión de los nervios irritantes del riñón situados alrededor de la cápsula renal.
  • Infecciones frecuentes del tracto urinario
  • Hematuria: se observa hematuria microscópica durante la fase temprana y hematuria franca durante la etapa tardía .
  • Insuficiencia renal: la masa tumoral bilateral o enorme puede causar insuficiencia renal.
  • Hipertensión: el aumento de la secreción de hormona angiotensina provoca hipertensión.
  • Anemia: la pérdida de sangre en la orina puede provocar anemia .

Diagnóstico por Angiomiolipoma

Exámenes de ultrasonido para angiomiolipoma

  • La ecografía del riñón revela un aumento del tamaño del riñón con tumor.
  • También se realizan ecografías de cerebro, hígado y otros tejidos blandos para descartar tumores en otros órganos. La esclerosis tuberosa a menudo se asocia con angiomiolipoma renal.

CT scan para angiomiolipoma

  • La tomografía computarizada se realiza para examinar la estructura detallada de la corteza y la médula del riñón.
  • Las cantidades máximas de lesiones se identifican en la corteza.
  • Los angiomiolipomas aparecerán como lesiones limitadas hiperecogénicas, que se ubicarán en la corteza.

IRM para angiomiolipoma

Este estudio prácticamente confirma la presencia de angiomiolipoma.

  • Los vasos sanguíneos a menudo se definen mejor en las películas de IRM.
  • La ​​hemorragia también se observa en IRM

Biopsia de riñón para Angiomiolipoma

  • La biopsia de riñón se realiza bajo la guía de Ultrasonido y TAC.
  • El estudio microscópico revela tumor que consiste en tejido graso de vasos sanguíneos y fibras musculares dentro del tejido renal por lo que el tumor se denomina Angio-Myo-Lipoma (Angio-blood vasos, mio- músculos y tumor graso lipoma).

Tratamiento para angiomiolipoma

El angiomiolipoma de gran tamaño a menudo se diagnostica durante la visita anual de rutina. El médico tratante en su mayoría no puede encontrar un tumor pequeño durante el examen clínico. El tumor de riñón pequeño a menudo se encuentra durante un examen de ultrasonido o resonancia magnética cuando se usa para investigar otras enfermedades. Después del diagnóstico inicial, se realizan ecografías periódicas y exámenes de MRI con una frecuencia de cada 6 a 12 meses según la tasa de crecimiento. Si el crecimiento tumoral parece ser rápido o si el tumor tiene un tamaño significativo en el momento del examen inicial o de seguimiento, se recomienda un tratamiento adicional.

Tratamiento del tumor de crecimiento grande o rápido-

Procedimiento de embolización para angiomiolipoma

  • Embolización electiva: terapia efectiva para reducir el crecimiento de la masa tumoral.
  • Embolización de emergencia: la hemorragia profusa se trata mediante embolización. El procedimiento es útil para detener el sangrado activo que resulta en una emergencia.

Tratamiento quirúrgico para el angiomiolipoma

  • Nefrectomía parcial: se extirpa masa tumoral grande o hemorrágica.

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment