Corazon

Cardiomiopatía – causas, síntomas, diagnóstico, tratamiento

La miocardiopatía es una afección médica en la que existe una anomalía en el músculo cardíaco que causa síntomas. Hay tres tipos de cardiomiopatía que son miocardiopatía dilatada, miocardiopatía hipertrófica y miocardiopatía restrictiva. La miocardiopatía es una condición que hace que sea más difícil para el corazón bombear y suministrar sangre a las otras partes del cuerpo. La miocardiopatía es una de las principales causas de insuficiencia cardíaca. La miocardiopatía es una condición perfectamente tratable. El tratamiento depende del tipo de cardiomiopatía que tenga el paciente y la gravedad de la afección. El tratamiento puede incluir el manejo de medicamentos, dispositivos mecánicos y, en casos extremadamente agudos y severos, un trasplante de corazón.

¿Qué causa la miocardiopatía?

Las causas de la miocardiopatía siguen siendo una cuestión de investigación en curso, pero en algunos casos los médicos pueden identificar los factores que contribuyen a esta afección. Algunas de las posibles causas de la miocardiopatía son:

  • Predisposición genética
  • Hipertensión crónica
  • Daño severo a los músculos y tejidos de un ataque anterior
  • Taquicardia crónica
  • Defecto en las válvulas del corazón
  • Obesidad
  • Trastornos de la tiroides
  • Diabetes
  • Complicaciones del embarazo
  • Abuso de alcohol crónico
  • Abuso de drogas recreativas
  • Trastornos del tejido conectivo.

¿Cuáles son los factores de riesgo para la miocardiopatía?

Algunos de los factores de riesgo para la miocardiopatía son:

Historial familiar: una persona con antecedentes familiares de miocardiopatía tendrá un mayor riesgo de tener la misma.

Hipertensión: las personas con hipertensión de larga duración sin un control adecuado de la presión arterial tienen un mayor riesgo de tener miocardiopatía

Otras afecciones cardíacas: las personas con afección cardíaca preexistente también tienen riesgo de desarrollar miocardiopatía

Obesidad: Tener un peso corporal elevado ejerce presión adicional sobre el corazón y, por lo tanto, pone al individuo en riesgo de desarrollar miocardiopatía

Alcoholismo: los alcohólicos crónicos también están predispuestos a tener miocardiopatía

Uso de varias sustancias: las personas que abusan de drogas recreativas como las anfetaminas o la cocaína tienen un mayor riesgo de miocardiopatía

Diabetes mellitus: los diabéticos de larga data también corren un mayor riesgo de tener miocardiopatía

Trastornos de la tiroides: las personas con problemas de tiroides también están predispuestas a tener miocardiopatía

¿Cuáles son los síntomas de la miocardiopatía?

Durante las etapas iniciales de la miocardiopatía, es posible que el paciente no experimente ningún síntoma o síntoma, pero a medida que la afección avanza, los signos y síntomas comienzan a aparecer gradualmente. Algunos de los síntomas de la miocardiopatía son:

Estos síntomas anteriores empeoran si la afección no se trata.

¿Cómo se diagnostica la miocardiopatía?

Para diagnosticar la miocardiopatía, el médico comenzará tomando una historia detallada del paciente preguntándole cuándo comienzan los síntomas y cuáles son los factores que mejoran o empeoran los síntomas. El médico también tomará un historial familiar detallado para ver si hay evidencia de una disfunción cardíaca en alguno de los miembros de la familia. El médico también tomará un historial social para conocer el estilo de vida y los hábitos del paciente. Una vez que se sospecha una miocardiopatía, se pueden ordenar las siguientes pruebas para confirmar el diagnóstico:

Electrocardiograma: esta prueba muestra los latidos del corazón en forma de impulsos eléctricos. Esta prueba puede mostrar si hay alguna anormalidad en el ritmo del corazón y si el corazón está funcionando normalmente.

Ecocardiograma: esta prueba utiliza ondas de ultrasonido para observar el funcionamiento del corazón. Esta prueba puede identificar con precisión cualquier anomalía del funcionamiento del corazón.

Radiografía de tórax: Esto puede revelar si hay una dilatación del corazón o no que puede descartar o descartar la cardiomegalia como causa del soplo cardíaco. Además de estas pruebas, también se obtendrá una tomografía computarizada o una resonancia magnética que pueden detectar con precisión la presencia de miocardiopatía.

Prueba de esfuerzo en cinta rodante: esta prueba se realiza para conocer la tolerancia al ejercicio del paciente y la distancia que el paciente puede cubrir en la cinta de correr antes de que el paciente comience a presentar los síntomas. Esto es bastante útil para confirmar el diagnóstico y formular un plan de tratamiento.

Cateterismo cardíaco: esta es una prueba mínimamente invasiva en la que se inserta un catéter en el corazón a través de la pierna. Esta prueba mide con precisión la presión que se ejerce sobre las cámaras del corazón.

Resonancia magnética cardíaca: proporciona imágenes precisas de la parte interna del corazón y puede identificar fácilmente la miocardiopatía

Pruebas genéticas: dado que en algunos casos la miocardiopatía está genéticamente vinculada, el médico también puede recomendar pruebas genéticas si hay antecedentes familiares de miocardiopatía en el paciente.

¿Cómo se trata la miocardiopatía?

El objetivo principal del tratamiento de la miocardiopatía es controlar los síntomas de la misma. El tratamiento depende de la gravedad de la afección y del tipo de miocardiopatía que padece el paciente

Miocardiopatía dilatada: para este tipo de miocardiopatía, se recomiendan los medicamentos que mejoran el funcionamiento del corazón, mejoran el flujo sanguíneo hacia y desde el corazón, controlan la presión arterial, controlan la frecuencia cardíaca y eliminan el exceso de líquido del cuerpo. Además, si los medicamentos no resultan ser tan efectivos, entonces se pueden implantar ciertos dispositivos que ayudan a hacer lo mismo. En algunos casos, también se puede insertar un marcapasos.

Miocardiopatía hipertrófica: para este tipo de miocardiopatía, se administrarán medicamentos para mejorar la función cardíaca y estabilizar el ritmo cardíaco. También se puede implantar un dispositivo ICD para mejorar el ritmo cardíaco. Se puede realizar un procedimiento quirúrgico llamado miectomía septal en el que se extrae una parte del músculo cardíaco del tabique para mejorar el flujo sanguíneo hacia y desde el corazón para tratar la afección.

Cardiomiopatía restrictiva: el tratamiento para este tipo de miocardiopatía se centra en controlar y aliviar los síntomas. El médico recomendará modificaciones de estilo de vida en forma de restricción de sal y agua y controlar el peso y mantenerse alejado del alcohol y el tabaco. Se pueden administrar medicamentos para controlar la presión arterial y mejorar el flujo sanguíneo hacia y desde el corazón.

¿Qué es lo que se debe y lo que no se debe hacer cuando se tiene miocardiopatía?

Se pueden tomar las siguientes medidas para controlar los síntomas de la miocardiopatía:

  • Mantenerse alejado del tabaco y el alcohol
  • Controle el peso y si el sobrepeso pierde peso debe ser la prioridad
  • Mantener una dieta sana y equilibrada
  • Restringe el consumo de sal y agua
  • Realice ejercicios diarios aunque sea con moderación
  • Intenta controlar la cantidad de estrés en la vida diaria.
  • Duerma lo suficiente.
  • Tome todos los medicamentos según lo recetado.

¿Cuáles son las complicaciones de la miocardiopatía?

Algunas de las complicaciones de la miocardiopatía son:

  • Insuficiencia cardíaca: esta es potencialmente una complicación potencialmente mortal de la miocardiopatía y, por lo tanto, esta afección debe tratarse tan pronto como se diagnostique.
  • Coágulos de sangre: Debido a que el corazón no puede bombear suficiente sangre, puede haber episodios de coágulos de sangre.
  • Defectos de la válvula: esta es otra complicación potencialmente grave de la miocardiopatía.

Lea también:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment