¿Cómo se siente un ataque de pánico: separar el mito de la realidad?

Puede que le sorprenda saber que la ansiedad es una de las afecciones de salud mental más comunes en el mundo. En promedio, una de cada cuatro personas experimenta ansiedad y ataques de pánico en algún momento de su vida. Uno de los mitos más grandes es que los ataques de pánico o los trastornos de ansiedad son bastante raros. No solo esto, sino que, de hecho, hay muchos mitos que rodean los ataques de pánico. Estos mitos a menudo crean un estigma en torno a esta condición y evitan que los pacientes busquen ayuda. Por eso es tan importante conocer la realidad de un ataque de pánico. ¿Cómo se siente realmente un ataque de pánico? Hoy tratamos de separar el mito de la realidad.

Mito 1: todos sufren los mismos síntomas de ataque de pánico

La realidad es que todos experimentan un ataque de pánico de manera diferente. Depende en gran medida de la experiencia individual. Algunos de los síntomas comunes de un ataque de pánico pueden incluir:

  • Corazón de carreras
  • Falta de aliento
  • Sentirse inseguro
  • Sentirse fuera de control o experimentar una pérdida de control sobre una situación
  • Náusea
  • Mareo
  • Dolor o constricción en el pecho.

Aparte de estos síntomas comunes, hay muchos otros síntomas y es posible que todos experimenten algunos de los síntomas mencionados anteriormente o que no sientan ninguno de ellos.

Mientras que para algunos, un ataque de pánico puede comenzar con una cara enrojecida y una oleada de calor, otros pueden experimentar un miedo intenso, llorar sin razón o un aumento de la frecuencia cardíaca.

Mito 2: el ataque de pánico puede hacer que te desmayes

La realidad es que el desmayo solo ocurre cuando hay una caída en su presión arterial, y esto no ocurre cuando experimenta un ataque de pánico.

Puede sentir un fuerte aumento en su ritmo cardíaco cuando se desencadena un ataque de pánico. Esto también causa un aumento en su presión arterial. Sin embargo, esto definitivamente indica que no te desmayarás durante un ataque de pánico.

Mito 3: las personas a menudo dramatizan y reaccionan excesivamente ante un ataque de pánico

La realidad es que las personas no tienen control sobre los ataques de pánico. Nadie sabe exactamente qué causa los ataques de pánico. Por lo general, son causadas por condiciones de salud mental, eventos estresantes o algún cambio no deseado en la vida.

Los ataques de pánico no solo son involuntarios, sino que también se producen sin previo aviso. Y son extremadamente incómodos para quienes los están atravesando.

Las personas que experimentan ataques de pánico no buscan llamar la atención. De hecho, es más que probable que estén sufriendo vergüenza y sentimientos de estigma internamente. La mayoría de las personas odian los ataques de pánico en público o frente a otros.

Esta es la razón por la que, en lugar de decirle a una persona que se calme cuando está sufriendo un ataque de pánico, es mejor preguntarle qué puede hacer para apoyarla y qué necesita para sentirse mejor.

Mito 4: Evitar el estrés puede detener los ataques de pánico

La realidad es que evitar una situación estresante es casi imposible. La descripción misma de la vida actual es estresante. Si bien evitar el estrés es una buena forma de disminuir la ansiedad, esta no es una tarea fácil de lograr.

Pueden surgir situaciones inesperadas en cualquier momento, y se presentan sin una indicación previa. Si bien no todas las situaciones estresantes desencadenan un ataque de pánico, habrá algunas situaciones que causarán ansiedad y conducirán a un ataque de pánico en algunas personas.

Esta es la razón por la que es importante identificar qué desencadena un brote en sus ataques de pánico y evitarlos lo más posible.

Mito 5: Respirar en una bolsa de papel ayudará

La realidad es que no todos los que tienen un ataque de pánico comienzan a hiperventilar y llevar una bolsa de papel para respirar. Además, si una persona está obligada a llevar una bolsa de papel en todo momento, solo es probable que aumente su ansiedad.

Para aquellos que se hiperventilan cuando experimentan un ataque de pánico, llevar una bolsa de papel puede hacer que se sientan seguros de que tienen un plan de contingencia establecido en caso de que sientan pánico. Sirve como un tipo de comportamiento de seguridad y puede resultar útil.

Sin embargo, no todos los que tienen ataques de pánico van por ahí con una bolsa de papel y no todos hiperventilan.

Mito 6: las personas que tienen un ataque de pánico necesitan ayuda médica

La realidad es que las personas que experimentan un ataque de pánico no necesitan ayuda médica. Entiende que no están en peligro inmediato. Para las personas que los rodean, es importante mantener la calma y tratar de tranquilizar a la persona que experimenta el ataque de pánico.

Las personas que están acostumbradas a tener ataques de pánico a menudo saben la diferencia entre cuando necesitan ayuda médica, por ejemplo, si están teniendo un ataque cardíaco o cuando se trata de un ataque de pánico normal.

Durante un período de tiempo, las personas se vuelven mejores para lidiar con los ataques de pánico y, a menudo, descubren alguna forma de detenerlos. También tienen un curso de acción planificado cuando comienzan a sentir un ataque de pánico.

Mito 7: las personas que tienen trastornos mentales solo tienen ataques de pánico

La realidad es que cualquiera puede experimentar un ataque de pánico. Esto no significa que todos ellos tengan un trastorno mental. Si bien una condición mental subyacente aumenta el riesgo de sufrir ataques de pánico, no hay garantía de que una persona que no tenga ninguna condición mental no pueda sufrir un ataque de pánico.

Las personas que tienen un mayor riesgo de sufrir ataques de pánico múltiples tienen un diagnóstico de:

  • GAD (trastorno de ansiedad generalizada)
  • TEPT (trastorno por estrés postraumático)
  • Trastorno de pánico

Esto no quiere decir que las personas que no cumplan con estos criterios no estén en riesgo. Sufrir a través de cualquier evento traumático o no dormir bien, la nutrición adecuada, la falta de agua, puede aumentar el riesgo de sufrir ataques de pánico.

Conclusión

Si conoces a alguien que tiene ataques de pánico, es mejor que tengas una idea general sobre cómo es experimentar un ataque de pánico y cómo se siente. Aprender cómo apoyar a esta persona y comprender su situación lo ayudará a enfrentar una situación estresante cuando alguien experimenta un ataque de pánico. Por eso es tan importante saber qué es real y qué es un mito.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment