Qué hacer y qué no hacer para lidiar con la depresión

Es extremadamente común sentirse triste o deprimido por alguna razón u otra, y esto sucede con todos en algún momento de sus vidas. Sus espíritus pueden disminuir si su equipo favorito pierde el juego de pelota o si ha tenido una ruptura. En la mayoría de los casos, las personas vuelven a la pista y avanzan en unos pocos días. Sin embargo, es diferente para las personas que sufren de una condición médica temida llamada depresión. Es una condición médica donde la mente se llena de negatividad y parece que pierdes el control sobre ti mismo. No hay ninguna razón para que una persona se deprima a pesar de que el abuso del alcohol y la cafeína se hayan relacionado con ella [1].

En la mayoría de los casos, es solo que una persona se levanta por la mañana y se siente como si estuviera atrapada en un agujero profundo que no puede salir. No hay motivación interna para hacer ningún trabajo. Estos individuos se sienten tristes, desamparados y desesperados por ninguna razón subyacente. Algunas personas incluso recurren al llanto para sentirse mejor. Esto durante un período de tiempo comienza a afectar el trabajo o el rendimiento escolar. Incluso las tareas cotidianas se convierten en un desafío para el individuo [1].

Tienden a dormir muy poco, lo que hace que el cuerpo se sienta mucho más cansado. Con el tiempo tienden a perder la conexión entre los seres queridos. En la mayoría de los casos, la familia y los amigos de esas personas saben por lo que está pasando su amigo o ser querido y quieren ayudar, pero simplemente no saben cómo hacerlo. Este artículo da una idea sobre lo que se debe y no se debe hacer cuando se trata de la depresión [1].

Table of Contents

Qué hacer y qué no hacer para lidiar con la depresión

A continuación se mencionan algunos consejos que se pueden seguir para ayudar a un individuo a lidiar con la depresión:

Escúchalos. Lo primero que puedes hacer es escucharlos y no juzgarlos. Permítales espacio para hablar abiertamente sobre cómo se sienten y qué están experimentando. Hazles creer que estás ahí para ellos y que siempre estarás allí para escuchar y resolver sus problemas [2].

No los juzgue ni comience a aconsejarlos de inmediato. Solo escúchelos con intención y, si es posible, trate de notar sus problemas. Esto hará que el individuo deprimido sienta que alguien está ahí para escucharlo y comprender sus sentimientos [2].

Proporcionar estímulo y apoyo. Lo mejor que puede hacer para ayudar a su amigo en apuros es brindarle aliento y apoyo. El solo hecho de informarles que usted puede entender por lo que están pasando les da mucho ánimo. Puedes decirles que estarás con ellos durante todo el tiempo hasta que se deshagan del dolor y la desesperanza. Puede decirles que llamen en cualquier momento que sientan que necesitan hablar [2].

Convencerlos de buscar ayuda profesional. La depresión es una fuente de extrema angustia para las personas que la tratan día tras día. Cuando su amigo atraviesa esta fase difícil y no mejora, entonces convencerlo de que busque ayuda profesional es la mejor opción [2].

Sin embargo, esta tarea puede ser extremadamente desafiante ya que el paciente inicialmente puede negarse a buscar ayuda. Puede ayudar a su amigo buscando recursos y grupos de apoyo que ayuden a las personas con depresión. Una sesión con un psicoterapeuta también puede ser extremadamente útil en este sentido [2].

Ser realista. Puede haber ocasiones en las que deba asistir al trabajo y no responder a la llamada de su amigo. Puede explicárselo a su amigo de la mejor manera posible, ya que esto no significa que usted no esté allí para él y en poco tiempo estará allí para él [2].

Algunas de las prohibiciones que debe tener en cuenta al tratar con amigos con depresión incluyen:

Ten cuidado con lo que dices. La depresión en nuestro mundo está más a menudo vinculada a ser mentalmente inestable o débil. Esta es precisamente la razón por la que las personas deprimidas tienen dificultades para abrirse. Por lo tanto, si quieres ayudar a tu amigo, asegúrate de no hablar algo que pueda aumentar la ansiedad y la sensación de rechazo en ellos [2].

Al decirles que se contenten con lo que tengan o que “todo irá bien” no les va a ayudar de ninguna manera. De hecho, puede hacer que se sientan peor. Pueden comenzar a sentirse avergonzados de sí mismos solo por estar tristes. De hecho, lo mejor sería simplemente escucharlos y hacerles creer que los comprendes y estás con ellos [2].

Probar y ver si son suicidas. no es común que las personas que están deprimidas se vuelvan suicidas. Sin embargo, si lo son, entonces es una situación bastante desesperada. Esto puede ser juzgado por la forma en que hablan. Pueden llegar a oraciones como “No tiene sentido vivir” o “ya no vale la pena vivir”. También habrá un cambio significativo en su comportamiento, ya que de repente se ven tranquilos y tratan de ser felices [2].

Incluso pueden ponerse en contacto con viejos amigos. Si se hacen estas observaciones, es mejor preguntarle directamente al individuo si se siente suicida. Si crees que esto te dará una idea sobre el suicidio, entonces no es verdad. De hecho, esto liberará la presión de la mente del individuo [2].

Si están de acuerdo en que se sienten suicidas, debe informarles que el suicidio no va a mejorar nada. También puede decir que no es raro que las personas que luchan contra la depresión se sientan suicidas. Puede que no parezca un profesional capacitado, pero definitivamente funcionará [2].

Nunca dejes que se sientan desatendidos. Escuchar y empatizar con las personas deprimidas es la mejor manera de salir del agujero profundo en el que creen que están. Asegúrese de que no tengan la sensación de que sus palabras están siendo tomadas a la ligera. Esto empeorará la imagen [2].

En conclusión, ayudar a tu amigo deprimido puede ser una tarea desalentadora y emocionalmente estresante. Es posible que tengas que gastar la mayor parte de tu energía y tiempo con tu amigo y que no tengas suficiente para cuidarte a ti mismo [2].

Esto es algo que debes vigilar y evitar. Siempre es mejor tomarse un tiempo libre para mantener la mente fresca al mismo tiempo que cuida a su ser querido para combatir la depresión [2].

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment