¿Es ALS un trastorno del movimiento?

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) o la enfermedad de Lou Gehrig es un tipo de trastorno de las neuronas motoras en el que los nervios presentes en la columna vertebral y el cerebro se debilitan progresivamente y se produce un deterioro en el envío de señales. Las neuronas motoras están presentes en los músculos (lisos y esqueléticos). Es un trastorno neurodegenerativo progresivo que hace que los músculos pierdan la función.

Table of Contents

¿Es ALS un trastorno del movimiento?

La ELA es un trastorno del movimiento en el que los individuos pierden gradualmente su capacidad para caminar o pararse. Los brazos y las piernas se debilitan progresivamente y los músculos comienzan a contraerse. Se vuelven anormalmente duros y rígidos. Babear y bostezar es un sitio común que causa dolor en la mandíbula. Los músculos de la garganta y la boca se debilitan, lo que dificulta comer y hablar. La etapa avanzada requiere apoyo para realizar todas las actividades, incluida la respiración, la falta de atención de apoyo resulta en la muerte. El colapso respiratorio es la causa más común de muerte.

La ELA puede ocurrir a cualquier edad, pero es más frecuente en personas mayores de 40 años. Afecta más a los hombres en comparación con las mujeres. En los Estados Unidos, la ELA es el tipo más común de trastorno de las neuronas motoras. Todos los tipos de músculos se ven afectados, la muerte generalmente ocurre debido al colapso del sistema respiratorio. La debilidad muscular disminuye la capacidad de respirar. Durante la última etapa de la enfermedad, las personas pueden estar en el ventilador para ayudarles a respirar.

Varios factores, como los genéticos, virales y ambientales, desempeñan un papel importante en la causa del trastorno de las neuronas motoras. Los síntomas de la enfermedad son graduales y, a menudo, pasan desapercibidos hasta que los síntomas se vuelven prominentes. Una vez que la debilidad muscular o la atrofia se vuelven prominentes, el médico puede recomendar un diagnóstico diferencial para la ELA. Las personas diagnosticadas con ELA pueden vivir un máximo de 10 años. Los síntomas de la ELA se pueden observar en el brazo, la pierna, el cuello o el diafragma en forma de

Los síntomas aparecen cuando los individuos no estarán en condiciones de realizar actividades diarias como desabrocharse una camisa o escribir. No se afectan todas las partes del cuerpo a la vez. Por lo general, comienza con un brazo o una pierna. Las personas no podrán coordinar para levantar una cosa o caminar, ya que puede ser inadecuado dar una apariencia incómoda, las personas pueden caer mientras caminan o corren. Dependiendo de la parte afectada, la ALS se llama ALS de “inicio de extremidad” o ALS de “inicio de bulbar”. En la ALS de “inicio bulbar”, los cambios se notan primero al comer y hablar, a las personas les resultará difícil tragar y el discurso no será claro. Pronto, la debilidad de los músculos y la atrofia comienzan a extenderse a otras partes del cuerpo. La progresión de la enfermedad se caracteriza por problemas para tragar (disfagia), disartria (dificultad para hablar),

Cada individuo es diferente y de ahí la tasa de progresión de la enfermedad. A medida que avanza la enfermedad, a las personas les resultará difícil pararse o caminar y, en última instancia, pasar la mayor parte del tiempo sentados o acostados en la cama. Se vuelve difícil de usar las manos. El sistema metabólico se activa y, por lo tanto, tienden a perder peso. Comer y tragar será doloroso y hay un mayor riesgo de asfixia, por lo tanto, habrá una disminución en el peso de tales individuos. Necesitan una nutrición adecuada para compensar la escasez de alimentos y el aumento del metabolismo.

Es un trastorno del movimiento que no afecta el funcionamiento mental del cuerpo. Los individuos conservan su capacidad de pensar, recordar, comprender y resolver el problema. Su deterioro de las capacidades físicas será motivo de preocupación para ellos. Pero hay cada vez más pruebas de que las personas con ELA desarrollarán demencia. Durante un período pueden volverse ansiosos y deprimidos y necesitar ayuda médica. Las personas también pueden desarrollar neuropatía dolorosa y corren un mayor riesgo de desarrollar neumonía.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment