Período de recuperación de Moyamoya

Moyamoya es una enfermedad rara en la que se produce el estrechamiento de las arterias carótidas que conduce a la formación de vasos sanguíneos colaterales en el cerebro. Estos vasos tienen un aspecto nebuloso en el angiograma y, por lo tanto, se les da el nombre de moyamoya, lo que significa soplo de humo en japonés. Se caracteriza por estenosis u oclusión de los vasos que suministran sangre oxigenada al cerebro. Estos vasos que se forman para compensar el suministro de sangre son más débiles y se rompen y se filtran dentro del cerebro, lo que provoca accidentes cerebrovasculares isquémicos o hemorrágicos.

Table of Contents

Período de recuperación de Moyamoya

La recuperación de los pacientes depende de múltiples factores, como la edad del paciente, la progresión de la enfermedad, la extensión del bloqueo vascular y la gravedad de la discapacidad que produce el derrame cerebral. En algunos casos, la enfermedad progresa lentamente con pocos incidentes de AIT o accidentes cerebrovasculares, mientras que en otros puede haber un rápido deterioro de la salud del paciente. Si la condición del paciente es manejable, entonces la persona puede someterse a procedimientos quirúrgicos para desarrollar la circulación colateral. El resultado después de la cirugía es excelente y las posibilidades de recuperación son bastante buenas. En los pacientes que no reciben tratamiento, habrá progresión de la enfermedad y empeoramiento de los síntomas y la salud del paciente en casi el 50-65% de los casos.

La incidencia de accidente cerebrovascular en estas personas también es mayor incluso cuando no hay síntomas presentes. Una persona puede desarrollar deficiencias neurológicas si la enfermedad no se trata adecuadamente o si no se trata, y la discapacidad producida como resultado de los accidentes cerebrovasculares puede ser permanente. En estos pacientes, los programas de rehabilitación son útiles cuando se administra terapia del habla, física y ocupacional para ayudarlos a enfrentar la discapacidad y las limitaciones que se han producido como resultado de la enfermedad.

La causa exacta de la moyamoya no se conoce, pero se cree que está genéticamente predispuesta en al menos el 10% de los casos. También se encuentran asociados con varias enfermedades como el síndrome de Down, la neurofibromatosis y la enfermedad de células falciformes. Ocurre con mayor frecuencia en niños en el grupo de edad de 10 a 15 años y adultos de entre 30 y 50 años. Los síntomas que presentan los pacientes son dolor de cabeza, movimientos involuntarios, convulsiones, retraso en el desarrollo y pérdida del habla, accidentes cerebrovasculares que pueden provocar la pérdida de la función de ambas extremidades o parálisis de un lado del cuerpo (también conocido como ataques isquémicos transitorios). Los adultos son más propensos a sufrir accidentes cerebrovasculares hemorrágicos en comparación con los niños debido al desarrollo de hipertensión en la edad adulta.

Es importante identificar la enfermedad en las primeras etapas y obtener tratamiento lo antes posible. Cualquier síntoma que sugiera una patología isquémica o hemorrágica del cerebro debe comunicarse inmediatamente con el médico. Con base en la historia y ciertas pruebas se diagnostica la condición. Un neurocirujano aconsejará una tomografía computarizada y una angiografía por resonancia magnética para confirmar el diagnóstico de moyamoya donde se pueden ver claramente los vasos en el cerebro. El tratamiento médico se inicia sobre la base de los síntomas experimentados por el paciente.

El uso de la aspirina es de suma importancia para evitar que se formen coágulos de sangre que podrían obstruir los vasos que ya están estrechados en el cerebro. Se deben administrar medicamentos anticonvulsivos en pacientes que tengan convulsiones. Se administran bloqueadores de Ca para reducir los síntomas de cefalea y ataques isquémicos transitorios. Deben administrarse bajo la supervisión de un especialista capacitado, ya que pueden disminuir la presión arterial y aumentar el riesgo de desarrollar accidentes cerebrovasculares.

No existe ningún medicamento que pueda revertir o prevenir el estrechamiento o la estenosis de los vasos sanguíneos, por lo que la enfermedad de moyamoya continuará progresando incluso con el tratamiento. El objetivo principal es prevenir la aparición de un accidente cerebrovascular que puede llevar a complicaciones de salud irreversibles en el paciente. El tratamiento quirúrgico puede ayudar a prevenir la aparición de accidentes cerebrovasculares isquémicos y hemorrágicos por revascularización del cerebro afectado. Los procedimientos utilizados son la encefalomiosinangiosis, EDAS, sinangiosis pial, etc., donde ayudan a inducir el crecimiento de nuevos vasos en el cerebro.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment