¿Por qué quieres alimentos grasos cuando estás borracho?

Desde los tiempos más remotos, los seres humanos han tenido un fuerte deseo de consumir alimentos altos en grasa después de beber alcohol. Es una respuesta natural sentir que estás hambriento cuando estás ebrio. Este fenómeno también se conoce como los borrachos, o comúnmente solo como la ‘franquicia’. Los bocadillos borrachos se definen típicamente como el “deseo de consumir grandes cantidades de absorbentes después de beber de moderada a fuerte”. Sentirse vorazmente hambriento es la respuesta de tu cerebro. Pero, ¿por qué ansías los alimentos grasos cuando estás ebrio? Vamos a ver.

¿Por qué quieres alimentos grasos cuando estás borracho?

El cuerpo necesita alimentos grasos después de una noche de consumo moderado a intenso para disminuir la velocidad a la que el alcohol consumido se introduce en la sangre. El consumo excesivo de alcohol también te hace sentir flexible hasta el momento, haciendo que tu cerebro piense que te estás muriendo de hambre. Cuando experimenta los ‘drunchies’, es probable que tenga cualquier sabor bueno, como los alimentos salados, los alimentos grasos y los carbohidratos (en su mayoría carbohidratos poco saludables). Su cerebro no le permite pensar en todo el trabajo arduo que ha estado realizando para mantener su cuerpo y su dieta saludable. El alcohol disminuye el funcionamiento del cerebro más grande, externo y pensante, y permite que el cerebro interno, más pequeño y borracho tome las decisiones en ese momento.

¿Qué causa los ‘drunchies’?

A principios de 2018, se publicó un estudio en la revista Nature que trataba de explicar por qué el cerebro todavía piensa que el cuerpo tiene hambre a pesar de beber una sustancia rica en calorías como el alcohol.

El estudio examinó los cerebros de los ratones y descubrió que las neuronas AgRP (péptidos relacionados con Agouti) se activan durante la fase de desintoxicación. Las neuronas AgRP son las neuronas especiales que están presentes en la parte frontal del cerebro responsable del hambre, entre otras funciones. Por eso, mientras está bajo la influencia del alcohol, el cerebro piensa que se está muriendo de hambre.

Esta es la razón por la que se recomienda que los bebedores opten por la planificación previa a la fiesta, ya que no conservan los alimentos poco saludables y tentadores para que sea difícil comerlos cuando no estén disponibles en primer lugar. De esta manera, incluso si desea comer algo, al menos tendrá algunas opciones de alimentos más saludables disponibles.

Evitando los ‘Drunchies’

El primer paso para evitar comer en exceso la comida chatarra después de una sesión de bebida es eliminar los bocadillos no saludables y mantener los bocadillos saludables en la casa. La parte más obvia sería evitar emborracharse. Beber con moderación sin emborracharte y perder tu capacidad de pensamiento. Esto evitará los cambios en la química del cerebro que indican al cuerpo que cree que se está muriendo de hambre, lo que hace que se sobrecaliente.

Otra forma de manejar los ‘drunchies’ es beber suficiente cantidad de agua y mantenerse hidratado. Intente alternar cada bebida con un vaso de agua. Mantenerse hidratado lo ayudará a controlar qué alimentos puede elegir comer más adelante.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment