¿Puede la tomografía computarizada detectar una infección cerebral?

Las infecciones cerebrales son raras, pero tienen una mortalidad significativa y se asocian con un mal pronóstico. Si bien, la incidencia de infecciones cerebrales ha disminuido debido al avance terapéutico, siguen siendo un peligro para la salud de las personas en los países en desarrollo con saneamiento deficiente. El diagnóstico de un paciente con infección cerebral se basa en el historial médico, la presentación clínica, el análisis del líquido cefalorraquídeo y las imágenes. El análisis de LCR es el estándar de oro para detectar una infección cerebral en un paciente. Aunque las imágenes (tomografía computarizada, resonancia magnética) no siempre están indicadas en una fase aguda de emergencia de una infección cerebral, son de vital importancia en la mayoría de los casos, especialmente en presencia de signos neurológicos focales, en particular pacientes (como los pacientes inmunocomprometidos) diagnósticos Dificultad y dificultad de seguimiento durante el tratamiento.(1)

¿Puede la tomografía computarizada detectar una infección cerebral?

La punción lumbar y el análisis del LCR son el procedimiento de diagnóstico de elección, ya sea que la sintomatología de la encefalitis esté presente o no. La imagen suele ir precedida de una punción lumbar en casos de encefalitis para buscar signos de daño cerebral y signos de compromiso. La RM y la tomografía computarizada son las dos principales técnicas de imagen empleadas para el diagnóstico de infección cerebral. La RM se usa para un diagnóstico más confirmatorio de infección; mientras que, la tomografía computarizada se usa solo como una herramienta de investigación y un examen adicional. (1)

En caso de sospecha de meningitis bacteriana con conciencia nublada, se prefiere una tomografía computarizada inmediata antes de la punción lumbar para descartar las causas de inflamación que pueden causar una hernia. Es importante comenzar la terapia antimicrobiana antes de la tomografía computarizada o la punción lumbar. La fase temprana de la meningitis puede mostrar una tomografía computarizada normal; sin embargo, la TC con contraste puede mostrar el inicio de una mejora meníngea que se hace más pronunciada a medida que avanza la enfermedad. La tomografía computarizada es excelente para identificar patologías de la base del cráneo. La venografía por TC se puede utilizar para diagnosticar la trombosis del seno transverso y sagital que requiere intervención. Se debe considerar la repetición de la TC con signos de empeoramiento para descartar la hidrocefalia de reabsorción. (2)

Por lo general, la RM no se ordena de manera sistemática para la meningitis bacterianano complicada. Sin embargo, los casos complicados con convulsiones y signos focales en evolución requieren una RM, que es superior a la TC para la evaluación de lesiones parenquimatosas en la meningoencefalitis o complicaciones vasculíticas en las secuencias FLAIR (recuperación de inversión atenuada por líquido). Las lesiones del tronco encefálico y la ventricultis piógena son más sensibles a una RMN. La imagen de elección para el empiema epidural y subdural es una resonancia magnética, ya que una tomografía computarizada puede no ser útil para determinar la naturaleza de la lesión y su ubicación. Los abscesos cerebrales piógenos son un reto diagnóstico, ya que son difíciles de diagnosticar en una tomografía computarizada o una resonancia magnética; sin embargo, la RM realzada con Gd (para lesiones múltiples) y la biopsia (para lesiones individuales) son útiles. La tomografía computarizada es de poco valor para la médula espinal y la afectación meníngea, la meningoencefalitis viral y las infecciones por hongos. En estos casos, (2)

¿Cómo saber si hay una infección cerebral?

La infección del sistema nervioso central puede deberse a una vía hematológica, daño a las estructuras adyacentes y contigüidad, vía neural y contaminación directa (a través de cirugías y heridas craneales). Existen numerosas infecciones cerebrales y su sintomatología depende del agente causal (bacterias, virus, hongos, parásitos, micobacterias) y el tipo de paciente (inmunocomprometido, inmunocompetente, restauración inmunitaria, viajes). (1)

La presentación clínica puede ser en forma de meningitis, encefalitis o una combinación de ambas. Los síntomas de meningitis incluyen dolor de cabeza , fiebre, náuseas y vómitos y rigidez en el cuello . Los síntomas de la encefalitis abarcan convulsiones, signos neurológicos focales, trastornos del comportamiento y trastornos de la conciencia. Los signos de encefalitis persiguen complicaciones de un absceso, meningoencefalitis y meningitis bacteriana. Sin embargo, debido al tipo de bacterias y pacientes, estas presentaciones clínicas pueden ser difíciles de encontrar y causar dificultades en el diagnóstico. Por lo tanto, el proceso de diagnóstico se lleva a cabo sobre la base de la sintomatología al inicio de la enfermedad. (1)

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment