Qué es el síndrome del clavo amarillo: causas, signos, síntomas, tratamiento, complicaciones

¿Qué es el síndrome de las uñas amarillas?

El síndrome de las uñas amarillas es una afección médica rara que se asocia con uñas amarillas y derrame pleural. El síndrome de la uña amarilla afecta las uñas de las manos y las uñas de los pies y generalmente es un síntoma de una afección médica subyacente. Las personas que padecen este síndrome de uñas amarillas también tienen problemas respiratorios y problemas del sistema linfático con hinchazón en las partes inferiores del cuerpo. El síndrome de la uña amarilla puede ocurrir en cualquier persona, pero se observa con más frecuencia en personas mayores de 50 años.

El síndrome de la uña amarilla se caracteriza por hinchazón, que es una acumulación de linfa debajo del tejido blando de la piel. La linfa es un líquido incoloro que circula por el sistema linfático de su cuerpo, que es producido por los tejidos del cuerpo y viaja a través de las arterias del cuerpo y circula por los tejidos para limpiarlos.

Se ha observado en muchos estudios que Yellow Nail El síndrome ocurre con mayor frecuencia en individuos con ciertas formas de cáncer y otras afecciones / trastornos como síndromes de inmunodeficiencia, síndrome nefrítico, enfermedad tiroidea y artritis reumatoide .

¿Cuáles son las causas del síndrome de las uñas amarillas?

Etiología y edad desconocidas: La causa exacta del síndrome de las uñas amarillas sigue siendo desconocida hasta ahora. Los casos de síndrome de uñas amarillas ocurren esporádicamente; sin embargo, esta condición es más prevalente en personas mayores de cincuenta años.

Hereditario: En algún lugar de la literatura de investigación médica, el síndrome de la uña amarilla se identifica como un trastorno genético. La historia familiar se considera uno de los factores causantes importantes del síndrome de la uña amarilla. La transmisión del rasgo autosómico dominante es responsable de la transmisión de la enfermedad genéticamente. Cuando un solo gen, o un grupo de genes responsables de ciertos rasgos específicos se transfieren de un individuo a otro, da como resultado la transmisión de un rasgo específico de una generación a otra. El gen responsable de la transmisión de la fiebre amarilla puede transmitirse de padres a hijos o, también, puede ser el resultado de una mutación genética. La frecuencia y la posibilidad de que un gen sea transferido de padres a hijos es del 50%, independientemente del sexo del niño.

Otras afecciones médicas: Como se indicó anteriormente, se produce el síndrome de la uña amarilla con mayor frecuencia en individuos con ciertas formas de cáncer y otras afecciones / trastornos como síndromes de inmunodeficiencia, síndrome nefrítico, enfermedad tiroidea y artritis reumatoide .

Problemas con el sistema linfático: También es dijo que el síndrome de la uña amarilla en algún momento se produce debido a un mal funcionamiento del sistema linfático, que incluye uñas amarillas, edema linfático y anomalías respiratorias. Nuestro sistema linfático es una malla de vasos que transmite los fluidos de una parte del cuerpo a otra y también lo mantiene limpio. Cualquier anormalidad en el sistema linfático puede bloquear ciertos vasos linfáticos, lo que podría conducir a una hinchazón debajo del tejido blando de la piel que conduce a tales síntomas.

¿Cuáles son los signos y síntomas del síndrome de la uña amarilla?

Las características del Síndrome de la uña amarilla se menciona a continuación:

Cambio en la apariencia del clavo: Una apariencia característica de uña amarilla y engrosada en lugar de una uña normal es uno de los signos y síntomas más comunes de la uña amarilla síndrome. La uña cuando se ve afectada por este síndrome tendrá una curvatura excesiva. La pérdida de la tira de piel endurecida en la base y los lados de una uña o cutículas también puede ocurrir una vez que se haya afectado con el síndrome de la uña amarilla.

Crecimiento de las uñas: La uña deja de crecer cuando se afecta el síndrome de la uña amarilla .

Desarrollo de la onicólisis: La onicólisis es otra característica destacada del síndrome de la uña amarilla. En este caso, la uña se separará del lecho ungueal y podría comenzar a caerse en los peores casos.

Desarrollo de la paroniquia: En algunos casos, el lecho ungueal y el tejido blando también afectado. Todo el tejido blando o el tejido blando en el borde de las uñas se ve afectado en muchos casos. Y ambas uñas de los pies y de las uñas de los dedos se pueden ver afectadas por el Síndrome de las uñas amarillas. Esta afección se conoce como paroniquia.

Síntomas respiratorios: Las personas con síndrome de uñas amarillas pueden tener o no antecedentes de problemas respiratorios antes de desarrollar hallazgos característicos en las uñas. La presencia o ausencia de problemas respiratorios varía de un individuo a otro.

El síndrome de uñas amarillas también se encuentra presente en personas que sufren de derrame pleural. El derrame pleural es la acumulación de líquido en las membranas que rodean los pulmones y recubren la cavidad torácica. La ​​falta de aliento generalmente ocurre en el derrame pleural. Los problemas respiratorios adicionales que pueden ocurrir en el síndrome de las uñas amarillas son la infección crónica y la inflamación de las vías respiratorias principales, que se denominan bronquios (bronquitis), destrucción y ensanchamiento de las pequeñas vías aéreas que salen del pulmón (bronquiectasias), inflamación continua del membranas que recubren las cavidades sinusales o sinusitis y / o inflamación crónica o infección de los pulmones o neumonías recurrentes.

¿Cómo se diagnostica el síndrome de la uña amarilla?

El síndrome de la uña amarilla se diagnostica sobre la base de la presencia de dos de las tres manifestaciones clínicas clásicas, que incluyen cambios en las uñas, trastornos respiratorios y linfedema; O bien, se caracteriza por un cambio notable en la apariencia de la uña, ya que no es necesario que todos los signos mencionados estén presentes en un solo paciente al mismo tiempo para confirmar el Síndrome de la uña amarilla. Entonces, el diagnóstico también puede basarse en cambios notables en el tamaño y la forma de la uña.

Cuando el médico observa un cambio considerable en la forma y el tamaño de las uñas, también se sospechan otras enfermedades sistémicas. El síndrome de la uña amarilla también se asocia con enfermedades renales, diabetes e infecciones fúngicas. Todas estas condiciones deben ser tratadas por un médico después de la consulta adecuada. Otro signo es la aparición de enfermedades respiratorias o dificultades respiratorias cuando tiene el síndrome de las uñas amarillas. Cuando los signos mencionados anteriormente se observan en un individuo, el médico ordena pruebas pulmonares; se verifican las infecciones fúngicas y se toman las muestras.

¿Cómo se trata el síndrome de la uña amarilla?

No hay un tratamiento específico disponible para el síndrome de la uña amarilla. Los signos y síntomas subyacentes y la enfermedad asociada deben ser diagnosticados y tratados para tratar el síndrome de la uña amarilla. El médico proporcionará tratamientos específicos para enfermedades como derrame pleural, dificultad para respirar, síndromes de inmunodeficiencia, síndrome nefrítico, enfermedad tiroidea y artritis reumatoide. Se recomienda el drenaje linfático para tratar el linfedema.

Para tratar la uña afectada en el síndrome de la uña amarilla, el tratamiento mencionado a continuación es eficaz y se puede seguir:

  • Vitamina E tópica u oral para decolorar las uñas.
  • Corticosteroides para tratar la infección.
  • Tabletas orales de zinc.
  • Medicamentos antimicóticos para tratar la infección micótica.
  • Antibióticos en el caso de otras infecciones subyacentes.

¿Cuáles son las complicaciones del síndrome de uña amarilla?

Uno Una complicación que puede ocurrir si el síndrome de la uña amarilla no se trata es la bronquiectasia. En las bronquiectasias, las vías respiratorias pequeñas o los alvéolos de los pulmones se ensanchan anormalmente y se debilitan, y la mucosidad de las vías respiratorias no se mueve. El paciente tiene dificultad para respirar y producción crónica de tos y moco. Cuando no se trata, el paciente puede terminar desarrollando una neumonía pulmonar pulmonar.

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment