¿Qué es la anemia aplásica y cómo se trata?

¿Qué es la anemia aplásica?

Aplastic Anemia es una afección patológica en la que el cuerpo no produce suficientes glóbulos rojos necesarios para el funcionamiento normal del cuerpo, lo que da lugar a una variedad de síntomas incluida la fatiga persistente severa y hacer que un individuo sea propenso a varias infecciones. La anemia aplástica es bastante rara pero potencialmente una afección médica grave. Esto puede desarrollarse a cualquier edad. Puede desarrollarse repentinamente o desarrollarse gradualmente durante un período de tiempo y comenzar a empeorar con el tiempo.

El tratamiento para la anemia aplástica incluye el uso de ciertos medicamentos junto con transfusiones de sangre periódicas. El trasplante de células madre también ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de la anemia aplásica. Esta enfermedad generalmente se desarrolla debido a algún tipo de daño a la médula ósea. La médula ósea es un material en los huesos que es responsable de producir nuevos glóbulos rojos. Debido a este daño, hay una producción reducida o, incluso, en algunos casos, ausencia total de producción de glóbulos rojos que causa la anemia aplástica.

¿Qué causa la anemia aplásica?

Como se indicó, la anemia aplásica se desarrolla debido a algún tipo de daño a la médula ósea, que es un material rojo ubicado dentro de los huesos que es responsable de producir nuevos glóbulos rojos. La médula ósea también tiene células madre que son responsables de crear nuevas células y desempeña un papel importante en la producción de nuevos glóbulos rojos. En Anemia Aplastic hay muy pocas células sanguíneas en la médula ósea que no son suficientes para llevar a cabo todas las funciones corporales normalmente. Algunos de los factores que pueden dañar la médula ósea y afectar la producción de glóbulos rojos son:

Radiación y Quimioterapia Tratamientos: Estas terapias no solo matan las células cancerosas sino que también tienden a dañar las células sanas, de las cuales las células de la médula ósea son una y, por lo tanto, tales terapias pueden conducir a la Anemia Aplastica.

Exposición Tóxica: La exposición repetitiva a toxinas como pesticidas e insecticidas también puede dañar el médula ósea y resulta en anemia aplásica.

Medicamentos: Hay ciertas clases de medicamentos, como los que se usan para tratar trastornos inmunes como la artritis reumatoide, que han demostrado causar anemia aplásica

Trastornos autoinmunes: Hay ciertas enfermedades autoinmunes que también son responsables de dañar la médula ósea y causar anemia aplástica.

Infecciones virales: Cierta infección viral Los iones que afectan la médula ósea también pueden predisponer a un individuo a desarrollar anemia aplásica. Estas infecciones incluyen hepatitis, Epstein-Barr, citomegalovirus y VIH

Embarazo: El embarazo también es una de las causas de la anemia aplástica, ya que durante el embarazo el sistema inmunitario del cuerpo puede atacar los tejidos sanos y células del cuerpo que causan enfermedades como anemia aplásica.

¿Cuáles son los síntomas de la anemia aplásica?

Algunos de los síntomas de la anemia aplástica son:

  • Fatiga persistente y letargo
  • Dificultad para respirar con cualquier actividad extenuante
  • Frecuencia cardíaca irregular
  • Piel pálida
  • Infecciones frecuentes
  • Hematomas fáciles
  • Sangrado de encías
  • Erupción cutánea
  • Mareos
  • Dolores de cabeza .

¿Cómo se diagnostica la anemia aplásica?

Para diagnosticar definitivamente la Anemia Aplastica, el médico puede recomendar las siguientes pruebas después de descartar otras afecciones que puedan estar causando los síntomas. Estas pruebas son:

Extracciones de sangre: Se realizarán para controlar los niveles de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Si los niveles de estos tres niveles son muy bajos, prácticamente confirma el diagnóstico de anemia aplásica.

Biopsia de médula ósea: Esta es una prueba de confirmación para diagnosticar la anemia aplásica. Una biopsia de médula ósea se realiza sacando una muestra de la médula ósea y enviándola para su análisis. En los casos de anemia aplásica, habrá muy pocas células sanguíneas de lo que es el recuento normal.

Estas pruebas confirmarán de manera confirmatoria la anemia aplásica.

¿Cómo se trata la anemia aplásica?

Para los casos leves de anemia aplástica, la observación es el único tratamiento recomendado que busca un empeoramiento de la afección con análisis de sangre en serie y biopsias de médula ósea. Si la anemia aplástica es más grave en un individuo, entonces el individuo puede ser tratado con transfusiones de sangre y medicamentos. Para casos severos de Anemia Aplastica, el tratamiento más preferido es el trasplante de médula ósea. Un caso grave de anemia aplástica es potencialmente mortal y requiere intervención inmediata.

Transfusiones de sangre: Este modo de tratamiento se realiza para casos moderados de anemia aplásica. Esto también se hace para aliviar algunos de los síntomas de la Anemia Aplastic. Una transfusión de sangre puede incluir la transfusión de glóbulos rojos y plaquetas. Un individuo puede recibir cualquier cantidad de transfusiones, pero se ha visto que las transfusiones múltiples aumentan el riesgo de complicaciones, ya que el hierro presente en la sangre transfundida puede acumularse en el cuerpo y causar daño a los órganos. Otra posible complicación es que el cuerpo puede desarrollar anticuerpos contra la sangre transfundida y, por lo tanto, la sangre nueva que se transfundió ya no puede ser efectiva para aliviar los síntomas de la anemia aplásica.

Trasplante de células madre: La forma de tratamiento ha demostrado ser una gran promesa en el tratamiento de la Anemia Aplastic. Esto generalmente se realiza en personas con casos graves de anemia aplásica. En este procedimiento, la célula madre de un donante sano se trasplanta a la médula ósea del paciente de modo que la médula ósea comience a producir células sanas y, por lo tanto, trate la anemia aplástica. El modo de trasplante generalmente es infundir por vía intravenosa las células madre sanas en el paciente que lentamente encuentra su camino hacia la médula ósea. Este método conlleva sus propios riesgos inherentes, como que el cuerpo puede rechazar por completo la médula ósea y producir complicaciones graves.

Inmunosupresores: Este tratamiento puede usarse en personas que tienen anemia aplásica debido a trastornos autoinmunes y en quienes no son candidatos para el trasplante de células madre. Algunos de los medicamentos utilizados para la anemia aplásica son ciclosporina y timoglobulina.

Estimulantes de la médula ósea: Existen ciertos medicamentos que estimulan la médula ósea para producir glóbulos rojos sanos y así tratar la anemia aplástica. Estas drogas son Leukine, Neupogen, y Epogen o Procrit.

Si la Anemia Aplastica es causada por el embarazo, entonces el único modo de tratamiento para las mujeres embarazadas es transfusiones de sangre, pero en la mayoría de los casos la Anemia Aplastica mejora en las mujeres una vez que termina el embarazo .

¿Cuál es el pronóstico de la anemia aplásica?

Si no se trata, la anemia aplástica puede ser fatal. El trasplante de médula ósea ha tenido mucho éxito en la población más joven y puede ayudarlos a llevar una vida normal a pesar de tener una afección como anemia aplásica.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment