¿Qué es la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes y cómo se trata?

¿Qué es la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes?

La fonofobia es el nombre para el miedo a los ruidos fuertes. Hay varios otros términos que se usan para esto, incluyendo sonofobia, Ligyrophobia y acúusticophobia. Todos estos términos están relacionados con los términos “ruido fuerte, sonido o alarma”. Puede afectar a personas de todas las edades, desde niños hasta adultos.

Las alarmas se utilizan ampliamente en los sistemas de seguridad para notificar sobre cualquier acceso no autorizado o intrusos. Son parte de nuestra rutina ya que configuramos alarmas en relojes y móviles para despertar temprano. Para las personas normales, una alarma provoca un pánico temporal que no dura más de unos pocos segundos. En el caso de personas que sufren de fonofobia o miedo a los ruidos fuertes, el sonido puede volverlos locos y no pueden reaccionar adecuadamente a la situación.

Fonofobia o miedo a ruidos fuertes e hiperacusia

La fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes se refiere a una condición donde una persona muestra un miedo persistente e injustificado a los sonidos. Los sonidos son normales en nuestra rutina ya que los escuchamos en todas partes, incluida la cocina, los seminarios, el sonido de las puertas, etc., y ninguno amenaza. Sin embargo, las personas con fonofobia o miedo a los ruidos fuertes no pueden soportar estos ruidos fuertes. Algunos expertos también creen que esta situación también puede confundirse con la hiperacusia o incluso estar relacionada con ella, lo que se refiere a una reacción anormal extrema al sonido.

Fonofobia o miedo a ruidos fuertes y otros trastornos

Una persona que reacciona anormalmente al sonido también puede ser una indicación de algunos otros trastornos como la misofonía y la hiperacusia, que se deben a una mayor sensibilidad al ruido. Estas condiciones pueden surgir sin ninguna causa explicable o pueden ocurrir debido a Síndrome de Asperger o Enfermedad de Meniere . Por lo tanto, se recomienda encarecidamente ver a su médico y obtener su diagnóstico condicionado. El caso habitual de fonofobia o miedo a ruidos fuertes puede tratarse fácilmente, pero otras afecciones necesitarían cuidados especiales y otros tratamientos. Un médico debe trabajar en coordinación con un profesional de salud mental para determinar las mejores opciones de tratamiento en tales casos.

Fonofobia o miedo a ruidos fuertes en niños pequeños

Es común tener varios tipos de miedos durante la niñez y la mayoría de los miedos se van por sí solos a medida que el niño crece. El miedo a los ruidos fuertes solo es parte de otros miedos en los niños. Sin embargo, este miedo a veces puede convertirse en foofobia o miedo a los ruidos fuertes, incluso en el caso de niños pequeños que pueden perseguirlos durante toda la vida. Por lo tanto, es necesario referirse a un profesional de medicina mental si el miedo al sonido existe durante más de seis meses en los niños.

Fonofobia o miedo a los ruidos fuertes en adultos

El miedo al sonido puede sonar muy tonto y, por lo tanto, la mayoría de los adultos o adolescentes tienden a evitar compartir su condición para salvarse de la vergüenza. La fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes hace que sea más difícil para una persona disfrutar de un tiempo de calidad con amigos en el restaurante o bar, trabajar en entornos ruidosos o incluso caminar en una calle transitada. Los adolescentes pueden tener dificultades en sus estudios ya que no pueden concentrarse en clase y pasar tiempo con amigos en un ambiente ruidoso. Esto los obliga a permanecer aislados y alejados del ruido.

En el caso de algunas personas, la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes también pueden dificultar que una persona duerma y permanezca sola en la oscuridad, ya que incluso los pequeños ruidos pueden sentirse como muy perturbador y molesto.

Causas de fonofobia o miedo a ruidos fuertes

La fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes pueden ser causados ​​directamente o como un síntoma de una afección subyacente.

El miedo a los sonidos fuertes llega naturalmente a los seres humanos. Los sonidos fuertes y estridentes pueden desencadenar una reacción instantánea para protegerse del peligro. Las posibilidades de fonofobia o miedo a los ruidos fuertes son mayores en el caso de los niños en comparación con los adultos, ya que tienen una mayor sensibilidad al ruido, incluso cuando son bebés o en el útero. Si una persona experimenta un trauma como resultado de un sonido fuerte, todo el incidente se almacena en la mente de una persona. Cada vez que una persona se enfrenta a cualquier sonido fuerte, su mente inmediatamente lo relaciona con el incidente que conduce a una fobia. Es parte de una respuesta natural del cuerpo para protegerse.

La fonofobia se puede relacionar fácilmente con enfermedades graves como el trastorno de ansiedad, hiperacusia, misofonía, insuficiencia suprarrenal, etc. Hay otra condición llamada autismo, que es vinculado a la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes de cerca. Todos tienen su propio camino o reaccionan a los sonidos. Incluso los miembros que pertenecen a una misma familia pueden mostrar diferentes reacciones a los sonidos. Las reacciones pueden variar desde migrañas a trastornos de estrés postraumático incluyendo Ligyrophobia. Cada persona tiene una capacidad única para hacer frente al ruido y, por lo tanto, reacciona de manera diferente a la situación. Algunas personas pueden lidiar con sonidos fuertes de una mejor manera que otras y eso es lo que diferencia a una persona de otra.

Signos y síntomas de fonofobia o miedo a ruidos fuertes

El nivel de miedo al sonido puede variar de un paciente de fonofobia o miedo a ruidos fuertes a otro. Por lo tanto, diferentes pacientes mostrarían diferentes tipos de signos y síntomas que varían en naturaleza e intensidad. Algunos pueden mostrar una urgencia para escapar del entorno ruidoso, mientras que otros pueden revelar síntomas leves como sudoración, desmayos, etc. Las personas que sufren de fonofobia o miedo a los ruidos fuertes generalmente muestran reacciones extremas.

Una de las reacciones más comunes de los pacientes con fonofobia o miedo a ruidos fuertes es evitar tales eventos, lugares o entornos donde existe la posibilidad de producir un sonido fuerte. Esas situaciones y entornos pueden incluir mercados ruidosos, fuegos artificiales ruidosos, carreteras transitadas, cruces, ciudades abarrotadas, etc. Puede ser muy vergonzoso para las personas con fonofobia o miedo a los ruidos fuertes reaccionar torpemente entre la multitud, lo que les impide llevar una vida normal. vida. Esas personas no pueden concentrarse en su trabajo en el cargo y sienten inquietud inusual todo el tiempo. Por lo tanto, su condición tiene un impacto serio en sus vidas profesionales y personales.

La fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes puede obligar a los adolescentes a evitar participar en actividades deportivas o disfrutar de los deportes en un estadio ruidoso. Pueden fácilmente entrar en pánico o quedar traumatizados en tales situaciones y pueden verse cubriéndose los oídos para evitar tales situaciones. Esto obstaculiza su vida personal y les impide socializar con sus familiares y amigos. Incluso los miembros de la familia, incluidos los padres, pueden sentirse muy avergonzados por el comportamiento de sus hijos.

A continuación se enumeran algunos signos y síntomas comunes de fonofobia o miedo a los ruidos fuertes:

  • El ataque de pánico es una de las principales síntoma de fonofobia o miedo a ruidos fuertes.
  • Desmayos.
  • Urgencia de escapar.
  • Náuseas o mareos.
  • Oscilación extrema del humor en reacción al sonido fuerte.
  • Temo extremo a los sonidos fuertes.
  • Sudoración excesiva.
  • Latido irregular del corazón.

Factores de riesgo para Phonophobia o Miedo a ruidos fuertes

Los siguientes son algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de fonofobia o miedo a los ruidos fuertes:

  • La edad de una persona es un factor de riesgo. El riesgo de desarrollar fonofobia o miedo a ruidos fuertes es mayor en niños menores de 13 años. Los síntomas de la fonofobia pueden comenzar a aparecer en niños menores de 10 años.
  • La fobia puede ser fácilmente desaprobada por cualquiera de los miembros de la familia. Si alguien en la familia tiene alguna fobia a las serpientes, arañas, etc … entonces aumenta el riesgo de desarrollar fobia en los niños. Sucede porque los niños crecen viendo a esos miembros reaccionar torpemente a tales situaciones y también pueden adoptar lo mismo.
  • Su temperamento puede ser un factor de riesgo para la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes. La aparición de fonofobia o miedo a ruidos fuertes también puede depender de su temperamento o fortaleza mental para enfrentar sus miedos. Una persona sensible corre más riesgo de desarrollar fonofobia o miedo a los ruidos fuertes.
  • Un evento traumático en el pasado puede ser un factor de riesgo para la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes. La fobia también puede ser el resultado de un evento traumático que puede tener un efecto duradero en la mente. Los eventos pasados ​​pueden desarrollar un temor permanente en la mente transformándose en fobia.

Complicaciones en fonofobia o miedo a ruidos fuertes

Pasar por la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes puede ser una tontería para los espectadores, pero puede ser extremadamente difícil para la persona misma . Puede complicar varios aspectos de la vida de un individuo:

  • El aislamiento social es una complicación de la fonofobia o miedo a los ruidos fuertes. La tendencia natural de una persona a evitar a su familia y amigos o lugares específicos puede tener un serio impacto en su eficiencia académica y laboral. Tienden a llevar una vida aislada que les impide pasar una vida social de calidad y aprender habilidades necesarias.
  • La depresión es una complicación de la fonofobia o miedo a los ruidos fuertes. Es común entrar en depresión o desarrollar trastornos de ansiedad.
  • La soledad y el aislamiento los hace propensos al abuso de sustancias.
  • Algunos pacientes también pueden comenzar a tener pensamientos de suicidio.

Pruebas para diagnosticar la fonofobia o el miedo a Loud Noises

La fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes no pueden determinarse mediante ningún tipo de análisis de laboratorio. Existen pautas de diagnóstico específicas que incluyen entrevistas clínicas para detectar fonofobia o miedo a ruidos fuertes. La entrevista consiste en preguntas relacionadas con los síntomas y la historia clínica.

La fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes se diagnostica sobre la base de los criterios de diagnóstico establecidos por la Asociación Americana de Psiquiatría en el Manual Estadístico de Trastornos Mentales. El manual funciona como un estándar para ayudar a los médicos a determinar la condición de los pacientes. También es usado como estándar por compañías de seguros

¿Cómo se trata la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes?

La fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes se pueden tratar con terapias clínicas, como la terapia conductual cognitiva o la terapia cognitiva conductual. La terapia ayuda al paciente a aprender y tomar conciencia de su miedo al sonido y enfrentar sus miedos.

La terapia de exposición, que es una forma de TCC, también muestra buenos resultados en el tratamiento de la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes. En esta terapia, una persona está intencionalmente expuesta a su miedo bajo circunstancias controladas para ayudarlo a aprender a sobrellevarla.

La elección del tratamiento depende de varios factores, incluida la gravedad de la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes y la preferencia de los pacientes sobre qué los hace más cómodos. Las sesiones de asesoramiento con expertos pueden ayudar al profesional a comprender el origen de los temores, que pueden utilizarse para ayudarlo a enfrentar sus miedos. Algunos profesionales también recomiendan técnicas de autoayuda como hipnoterapia, relajación muscular o pasar tiempo con grupos de apoyo para aprender las mejores formas de enfrentar sus miedos. Self Talk es también una buena opción para motivarte contra los miedos.

  1. Programación Neurolingüística (NLP) para tratar la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes

    Neuro-Lingüística se relaciona con el hecho de que nuestra mente percibe las cosas como reales . En términos de PNL, los resultados de una fobia debido a algunos constructos crearon mi mente que realmente no existe en la realidad. La Programación Neurolingüística ayuda a reprogramar nuestra mente para diferenciar entre el mundo real y el mundo virtual y eliminar la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes. Es una técnica efectiva con resultados rápidos.

  2. Hipnoterapia para tratar la fonofobia o el miedo a ruidos fuertes

    La hipnoterapia puede ayudar a tratar la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes. La hipnoterapia se usa para profundizar en tu mente subconsciente para encontrar las posibles razones de miedo y luego tratar de quitar esos miedos de tu cerebro. Es una terapia efectiva que puede reducir significativamente los síntomas de fonofobia o miedo a ruidos fuertes. Sin embargo, algunos pacientes no están muy cómodos con la idea de permitir que alguien controle su mente.

Otro modo de tratamiento para la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes es la psicología de la energía

La Psicología de la Energía se está convirtiendo cada vez más en una terapia popular para tratar varios tipos de fobias, incluida la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes. Es una terapia efectiva y segura con efectos duraderos. Se ha establecido después de unos 2000 años de estudios y se basa en la misma base que la acupuntura. Sin embargo, no se usan agujas en esta terapia. Es como una terapia mental de acupuntura que trabaja directamente en su mente.

La psicología energética para la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes ofrece varias ventajas a los pacientes sin causar ningún tipo de efecto secundario. Algunos de ellos son los siguientes:

  • Puede experimentar un cambio rápido en su comportamiento.
  • Puede tener un mejor autocontrol.
  • Puede responder o tomar otras terapias de manera efectiva.
  • Puede ganar un mejor enfoque para abordar sus miedos.

Remedios caseros para la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes

El mejor remedio casero para la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes es garantizar que no existan tales fuentes o eventos en su entorno inmediato que pueden causar ruidos fuertes y provocar su miedo. También puede informar a sus amigos y familiares acerca de sus temores que pueden ayudarlo a crear un entorno feliz.

Cómo lidiar con la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes

El objetivo principal de los tratamientos profesionales es ayudarlo a manejar y tratar su fonofobia o miedo a los ruidos fuertes de manera efectiva para que no quede cautivado por sus temores. También puedes desarrollar algunas técnicas por tu cuenta para sobrellevar tus miedos.

  • No huyas de la fonofobia o el miedo a los ruidos fuertes. Intenta enfrentar tus miedos en lugar de evitarlos. Busque ayuda de sus amigos, familiares y médico.
  • Busque grupos de apoyo. Los grupos de apoyo te permiten conocer a otras personas que atraviesan la misma foofobia o miedo a los ruidos fuertes. Puede interactuar con ellos e intercambiar ideas y estrategias clave para sobrellevar los miedos.

Período de recuperación / tiempo de curación de la fonofobia o miedo a ruidos fuertes

Período de recuperación o tiempo de curación de su fonofobia o miedo a los ruidos fuertes puede variar de persona a persona Depende de varios factores, como la gravedad de los temores y el modo de tratamiento. Recomiende a su médico que sepa más sobre el tiempo de recuperación en su caso.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment