¿Qué puede pasar si tiene glaucoma?

Se le diagnostica glaucoma. Es una enfermedad ocular producida por un aumento de la presión intraocular y una condición del nervio óptico que puede conducir a la pérdida de la visión. Es una enfermedad grave, pero se puede estabilizar con un tratamiento adaptado, por eso es tan importante la detección temprana.

El glaucoma es una enfermedad que afecta la visión. No se conocen las causas exactas de la enfermedad, pero se sabe que la influencia genética y el riesgo de glaucoma son mucho mayores en una familia en la que ya se han presentado casos. Ambos ojos tienen la misma predisposición, aunque el glaucoma no necesariamente evoluciona de la misma manera en ambos lados.

¿Qué puede pasar si tiene glaucoma?

El glaucoma produce un deterioro lento y progresivo del nervio óptico. Este nervio transmite la información recibida por el ojo al cerebro. El ojo continúa viendo normalmente, pero la transmisión de información al cerebro se altera con el tiempo. Esta situación se debe, en general, al aumento de la presión ocular (presión ocular demasiado alta) asociada con un exceso de líquido (humor acuoso). En ausencia de tratamiento, el campo visual disminuye lentamente hasta que conduce a una posible pérdida de la visión.

¿Cuáles son las consecuencias para mi vida diaria?

Al principio, la visión no disminuirá. El ojo no percibe ciertas áreas o detalles del campo visual, pero el cerebro compensa el déficit. Como resultado, el glaucoma puede pasar desapercibido. En una etapa más avanzada, los trastornos de la visión pueden ser molestos, hasta el punto de que, por ejemplo, conducir un automóvil puede ser peligroso debido a la falta de un amplio campo de visión.

Con el tiempo y sin tratamiento, las áreas se expandirán y el cerebro no podrá compensar correctamente. Entonces es cuando te darás cuenta de las áreas “ciegas” de tu campo visual. Su vida puede verse afectada considerablemente. Tendrás que hacer esfuerzos, poco a poco, para mirar de lado.

¿Cuáles son las soluciones disponibles?

El tratamiento del glaucoma tiene como objetivo reducir la presión ocular. No puede recuperar la visión perdida, pero evita la aparición de daños adicionales. Por lo tanto, debe ser detectado tan pronto como sea posible. Los tratamientos recomendados pueden realizarse a cualquier edad si su salud general lo permite. Hay tres tipos:

Las gotas para los ojos (a la velocidad de una o varias gotas en momentos fijos en el ojo afectado) disminuyen la cantidad de líquido producido por el ojo y aumentan la cantidad evacuada. El tratamiento es de por vida.

El laser Esta intervención se realiza bajo anestesia local; Facilita la evacuación del líquido contenido en el ojo para disminuir la presión. Su efecto no está definido y, a veces, la intervención debe repetirse. Esta intervención es simple y no requiere hospitalización. A veces ambos ojos pueden tratarse al mismo tiempo. La visión comienza a mejorar a partir del día siguiente y se vuelve clara en varios días. Un tratamiento con gotas para los ojos debe seguirse durante varios días. Es posible sufrir irritaciones menores, pero estas desaparecerán rápidamente.

La cirugía (intervención bajo anestesia local en el hospital, en una clínica o en otro centro especializado) implica hacer una pequeña incisión en el ojo para disminuir la presión. La cirugía se utiliza cuando las gotas para los ojos o los tratamientos con láser no son eficaces. La intervención implica un deterioro físico temporal, por lo que es preferible tratar un ojo después del otro.

La intervención es rápida, pudiendo volver a casa muy pronto. La visión aún está alterada, pero es mejor que la visión que tenía sin las gafas antes de la operación. Mejorará rápidamente en el transcurso de la semana siguiente.

Conclusión

La consulta periódica del oftalmólogo de cierta edad, en el momento en que la vista comienza a cambiar, sirve para evitar complicaciones.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment