Trastorno de la función ejecutiva: tratamiento, estrategias, síntomas, causas

El trastorno de la función ejecutiva o la disfunción ejecutiva son términos que están asociados exclusivamente con la neurociencia y la psicología. Esto se refiere a la interrupción de la eficacia de un grupo de procedimientos cognitivos, conocidos como funciones ejecutivas. Estas funciones ejecutivas controlan, regulan y administran muchas otras habilidades, comportamientos y procesos cognitivos. Esta es una dificultad que es común entre los estudiantes que hace que sea bastante problemático para ellos iniciar, completar e incluso sintonizar el trabajo de clase y la tarea. Sin embargo, el Desorden de Funciones Ejecutivas a menudo se pasa por alto como mera negligencia, falta de atención e ignorancia deliberada de los estudiantes.

Función Ejecutiva:

Las funciones ejecutivas son las habilidades cognitivas que controlan y regulan el comportamiento y las habilidades dirigidas a objetivos . Estas capacidades cognitivas incluyen cambiar y monitorear comportamientos según la necesidad y la situación, iniciar y detener acciones y también planificar comportamientos futuros. Esta anticipación y adaptación a las situaciones está controlada por la función ejecutiva. La formación de conceptos y el pensamiento abstracto también son componentes de esta capacidad funcional cognitiva.

Definición de trastorno de función ejecutiva:

Cuando las funciones ejecutivas relacionadas con las decisiones conductuales y cognitivas dejan de funcionar correctamente, se conoce como trastorno de funciones ejecutivas.

Síntomas y problemas asociados con el trastorno de la función ejecutiva:

El trastorno de la función ejecutiva es una afección que afecta a muchas habilidades en el individuo o el niño que padece este trastorno. La mayoría de las veces, un niño con trastorno de función ejecutiva sufrirá dificultades de control de los impulsos, problemas para controlar las emociones, dificultad para mantener una buena memoria, problemas para planificar, iniciar y continuar el trabajo junto con completarlos. Para ser más específico, los signos y síntomas que tendrá su hijo, si tiene un trastorno de la función ejecutiva son:

  • Dificultad para hacer planes
  • Problemas o no poder controlar el tiempo
  • No se puede resolver problemas, incluso con información previamente aprendida
  • Problemas para comprender la necesidad de ayuda
  • No se puede aplicar información o buscar más información cuando sea necesario
  • Dificultad para analizar ideas
  • Establecer o identificar objetivos
  • Problemas en iniciar o detener trabajos, hacer frente a su ritmo y ajustarse a la tasa de producción
  • Problema en la multitarea y cambiar de un trabajo a otro
  • Desorganizarse y desorientarse la mayor parte del tiempo
  • Crear y trabajar con un calendario poco realista
  • Elija recompensas a corto y largo plazo a largo plazo y grandes recompensas
  • Deja la mayoría de las tareas a medio camino, sin terminar
  • Problemas en la toma de decisiones
  • Un tren de pensamientos que pasa en su mente yg Se pierde si se interrumpe.

Uno de los aspectos más cruciales del trastorno de función ejecutiva es que los síntomas cambian junto con el tiempo, ya que el cerebro también se desarrolla y cambia. Por lo tanto, es muy importante que consulte a un profesional para una intervención temprana, si usted nota que alguno de estos signos y síntomas está presente en su hijo. Aunque, ciertamente será perturbador y deprimente que todos estos signos estén presentes en su hijo, pero ciertamente es una posibilidad.

Causas del trastorno de la función ejecutiva:

Por qué los niños tienen un trastorno de la función ejecutiva es un problema todavía no está claro para los científicos. Sin embargo, lo que podría contribuir a las posibilidades son –

  1. Desórdenes de Funciones Ejecutivas Causados ​​por Diferencias Cerebrales: La corteza prefrontal es la parte del cerebro que controla principalmente las funciones ejecutivas. Aquellos que tienen lesiones, enfermedades o incluso otros trastornos en esta parte del cerebro, pueden tener problemas con el funcionamiento ejecutivo. Los estudios aún deben demostrar que la corteza prefrontal en niños con trastorno de funciones ejecutivas funciona de manera diferente que aquellos que no tienen este trastorno.
  2. Desórdenes de funciones ejecutivas causadas por genes y herencia: Los genes y la herencia controlan rendimiento de un niño al usar sus habilidades ejecutivas en funciones ejecutivas. Por lo tanto, la herencia puede ser una causa de que su hijo tenga un trastorno de la función ejecutiva en él o ella, si alguien más en la familia lo ha tenido.
  3. Otras enfermedades y trastornos como causa del trastorno de la función ejecutiva: Cuando el niño padece otras enfermedades y trastornos, principalmente trastornos del estado de ánimo, afecciones neurológicas, lesión cerebral adquirida y autismo existe una alta probabilidad de que el trastorno funcional ejecutivo también esté presente en el individuo.

Comorbilidad:

La mayoría de las veces, se considera que los niños con el Desorden de Funciones Ejecutivas padecen otros problemas de salud, trastornos y enfermedades. La presencia exclusiva de este trastorno, sin la influencia de ningún otro problema de salud, es inusual. Algunas veces, el Desorden Ejecutivo de Función es mal diagnosticado, marcado por alguna otra enfermedad y algunas veces no se diagnostica en absoluto. Los otros trastornos que se encuentran presentes junto con este trastorno son:

  1. TDAH o trastorno por déficit de atención con hiperactividad: Uno de los trastornos cerebrales más comunes en la infancia, TDAH se encuentra en la mayoría personas que tienen un trastorno funcional ejecutivo. En esta condición, el control de los impulsos, los niveles de actividad y la atención se ven afectados. Esto afecta al niño en el aprendizaje y en los estudios. Problemas de aprendizaje y trastornos son también problemas similares que el trastorno de función ejecutiva tiene síntomas.
  2. Síndrome de alcoholismo fetal: La mayoría de las funciones ejecutivas como aprendizaje y memoria se ven afectadas en niños, que están expuestos a alcohol antes del nacimiento. FAS tiene un trastorno de función ejecutiva como un signo importante de esta condición médica.
  3. Tratamiento del cáncer: Cuando se usa la radioterapia o quimioterapia en niños para tratar su leucemia y cerebro tumores el trastorno de la función ejecutiva se vuelve prominente y un signo importante.

Tratamientos para el trastorno de la función ejecutiva:

Algunos enfoques conductuales y estrategias educativas pueden ayudar eficazmente a los niños con trastorno de la función ejecutiva. Estos pueden ayudar a los niños a sortear sus debilidades y superar sus dificultades. Las terapias y tratamientos para el trastorno de la función ejecutiva incluyen:

  1. Terapia cognitivo conductual para tratar el trastorno de la función ejecutiva:

    Los psicólogos y profesionales ayudarán a los niños con diferentes tipos de terapia cognitiva conductual o CBT. Aunque la TCC es una terapia extensa que se usa para tratar a muchos pacientes y personas con diferentes trastornos y problemas mentales, este trastorno tiene su propio conjunto de terapias para ayudar a los niños con sus problemas. Estos generalmente incluyen terapia de lectura, terapia del habla, terapia ocupacional y muchos más. Los niños que sufren de trastorno de la función ejecutiva también cuentan con algunas herramientas que les ayudan a autocontrolar su comportamiento y sus pensamientos. También se les apoya con la comprensión y el aprendizaje de las formas adecuadas de responder a las situaciones sociales.

  2. Programa de Respuesta a la Intervención:

    Cuando el niño está rezagado en las esferas educativas, algunas escuelas las acomodan y les proporcionan programas especiales de intervención que ayudan a los estudiantes a sobrellevar sus estudios. Si no captan esta instrucción especial en grupos pequeños, también reciben instrucciones individuales.

    El apoyo y las terapias son las únicas formas de tratar el trastorno de la función ejecutiva. Si se asocia con alguna otra enfermedad o trastorno, es importante tratarlos al principio y luego pasar al tratamiento del trastorno funcional ejecutivo.

Estrategias para ayudar a sobrellevar el trastorno de la función ejecutiva:

Junto con las terapias, el niño también debe obtener ayuda y apoyo de amigos, familiares y maestros para enfrentar el trastorno de la función ejecutiva. Ciertamente es molesto y difícil aceptar este hecho de que su hijo no puede hacer frente a sus estudios en la escuela ni a ninguna otra función ejecutiva. Los maestros deben comprender que el niño tiene dificultades para hacer frente a un horario regular y puede retrasarse o mantenerse avanzado en las obras. En el hogar, los padres deben brindar algunos cuidados de apoyo como:

  • Hacer listas de verificación para cada tarea, incluidas listas de verificación de qué hacer en la escuela y en el hogar, y cómo hacerlo. Esto ayudará al niño con trastorno de función ejecutiva a recordar lo que se supone que debe hacer cuando se olvida o se distrae.
  • El uso de un planificador o un calendario para su hijo que padece trastorno de función ejecutiva también será útil para él o ella. Mantenga un registro de lo que se supone que deben hacer. También puede optar por utilizar un gran calendario o planificador familiar para incluir las tareas de todos los demás miembros de la familia y hacer que su hijo con este trastorno se sienta uno con los demás y no recluido. Aumentará su espíritu.
  • Establezca el tiempo para que el niño con trastorno de función ejecutiva comience y complete cada tarea, lo que les ayudará a entender cómo lidiar con la administración del tiempo.
  • No siempre es necesario que el método de hacer una tarea de su hijo debe ser incorrecta. Escucharlo acerca de por qué él / ella ha elegido este método es importante. No es necesario que su forma de hacer una tarea tenga sentido para usted o que sea igual con su método. Si presentan con éxito algunos métodos innovadores, será mejor para ellos y para usted también.

Con la atención y las terapias adecuadas, el niño con trastorno de función ejecutiva superará la mayoría de sus dificultades. Mantenerse positivo y reunirse con padres de niños con trastorno de función ejecutiva lo ayudará a saber que no está solo. Cuando proporciona terapia de comportamiento para su hijo, también debe elegir un entrenamiento para padres y planificación estratégica para usted, de modo que pueda guiarlos mejor.

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment