¿Cómo afecta el tumor de Wilms al riñón?

El tumor de Wilms, también conocido como nefroblastoma, es un cáncer maligno en las células de los riñones. Es más común en bebés y niños pequeños menores de cuatro años. Sin embargo, eso no significa que los niños mayores de cinco años o más, o incluso los adultos no pueden tener la condición, pero es muy raro. El nefroblastoma representa aproximadamente el 6% de todos los cánceres infantiles y, aunque en la mayoría de los casos el riñón suele estar afectado, aproximadamente el 5-10% de los niños con cáncer tienen ambos riñones afectados. El tumor de Wilms tiene mayor supervivencia que otros tipos de cáncer porque la mayoría de los niños generalmente se curan de la enfermedad. Los diferentes niños tendrán diferentes pronósticos y supervivencias, por lo que el resultado puede no ser el mismo para todos los niños con tumor de Wilms. [1]

¿Cómo afecta el tumor de Wilms al riñón?

Al igual que cualquier otro tipo de cáncer, el tumor de Wilms afectará de una forma u otra al riñón o los riñones involucrados. Es importante establecer primero que el cáncer de riñón en adultos no está relacionado con el tumor de Wilms. Esto significa simplemente que ambas son condiciones totalmente diferentes y que el tumor de Wilms no produce cáncer de riñón a cualquier costo. Continuando, algunos niños que han sido tratados por el tumor de Wilms pueden desarrollar complicaciones en su vida posterior. Los riñones son órganos importantes en el cuerpo. Realizan varias tareas, incluido el filtrado de la sangre para eliminar el exceso de agua, sal y productos de desecho, así como controlar la presión arterial y garantizar que el cuerpo tenga suficientes glóbulos rojos.

Como una forma de curar el cáncer, el plan de tratamiento puede incluir cirugía, donde se extirpa parte o todo el riñón, así como cualquier otra estructura involucrada. Esto significa que el niño tendrá que vivir sin un riñón. Además de eso, los tratamientos de quimioterapia, nefrectomía y radiación pueden provocar efectos secundarios y, en el peor de los casos, el cáncer puede reaparecer o puede desarrollarse una segunda neoplasia maligna. El plan de tratamiento del tumor de Wilms tiene una tasa de éxito del 90%, y se espera que los planes de tratamiento puedan afectar la funcionalidad del riñón afectado a largo plazo.

Algunas de las formas en que se afecta el riñón afectado incluyen: reducción severa en la tasa de filtración glomerular, enfermedad renal crónica después de la extirpación del riñón y enfermedad renal en etapa terminal, que es poco frecuente. Además, los niños que desarrollan una enfermedad renal crónica probablemente desarrollen una enfermedad cardiovascular y, en el peor de los casos, la muerte. Los controles constantes después de la supervivencia del tumor de Wilms son necesarios para controlar no solo la funcionalidad del riñón restante, sino también la tasa de filtración glomerular, la excreción de albúmina en la orina y el análisis de sedimentos en la orina para detectar anomalías. Todos los sobrevivientes de tumores de Wilms tienen un mayor riesgo de lesión renal aguda, y cualquier deficiencia en la función renal puede resultar en hipertensión. [1] [4]

Entendiendo el Tumor de Wilms

El tumor de Wilms a menudo es unilateral, lo que significa que solo un riñón está afectado. Sin embargo, alrededor del 5-10% de los niños con tumor de Wilms tienen enfermedad bilateral, donde ambos riñones se ven afectados al mismo tiempo. En términos de tamaño, la masa cancerosa puede llegar a ser bastante grande, y eso puede suceder incluso antes de que se haya diagnosticado la afección. De hecho, la masa en el momento del descubrimiento suele ser muchas veces más grande que el riñón. A pesar de ser muy grande, en la mayoría de los casos, el tumor no se ha propagado a otros órganos, lo que facilita la curación del cáncer .

Se considera que el tumor de Wilms ocurre esporádicamente, es decir, por casualidad. Pero se asocia con mutaciones genéticas que interfieren con el crecimiento celular en los riñones. Las complicaciones de las mutaciones genéticas generalmente surgen después del nacimiento, pero puede ser que el niño haya nacido con una alteración genética, lo que aumenta su probabilidad de desarrollar cáncer. Estas alteraciones genéticas pueden involucrar síndromes como el síndrome de Denys-Drash, el síndrome de Beckwith-Wiedemann y el síndrome de WAGR. [2] [3]

Conclusión

El tumor de Wilms puede afectar al riñón de maneras asociadas con la funcionalidad y el desarrollo de otras afecciones que duran toda la vida. Las incidencias y las causas de la disfunción renal variarán según la representación clínica del tumor. Aunque se extrae un riñón, el niño puede continuar con la vida tan normalmente como sea posible, ya que un riñón puede actuar en lugar del otro. Sin embargo, es importante que los chequeos regulares hagan un seguimiento del progreso del niño, la funcionalidad de los riñones y cualquier complicación que surja.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment