¿Cuál es el mejor tratamiento para el neuroblastoma?

Varias opciones de tratamiento están disponibles para el neuroblastoma. La opción de tratamiento se elige en función de la gravedad de la enfermedad y el mejor tratamiento es el que proporciona el máximo beneficio con menos efectos secundarios.

¿Cuál es el mejor tratamiento para el neuroblastoma?

El tratamiento para el neuroblastoma se realiza en función de la gravedad de la enfermedad y el riesgo de enfermedad en la que se clasifica al paciente. Si la enfermedad no es metastatizada, la extirpación quirúrgica del tumor es suficiente en la mayoría de los casos. Si el tumor se metastatiza, se implementa el enfoque de tratamiento combinatorio que comprende el uso de varias opciones de tratamiento, como quimioterapia, radioterapia, cirugía e inmunoterapia. En pacientes con neuroblastoma de alto riesgo, la terapia con retinoides se usa para prevenir la recurrencia después del trasplante de células madre y la quimioterapia de dosis alta.

El tratamiento del neuroblastoma se realiza en función de la gravedad de la enfermedad y la extensión de la propagación del tumor a diversos tejidos corporales. Las siguientes son las opciones de tratamiento convencionales disponibles para el neuroblastoma:

Quimioterapia : debido a los avances en esta terapia, la tasa de supervivencia en el neuroblastoma aumenta. Los medicamentos utilizados en la quimioterapia incluyen etopósido, cisplatino, vincristina y ciclofosfamida 3 .

Radioterapia: la radioterapia se usa a veces junto con la cirugía. Sin embargo, debido a sus efectos secundarios en los niños, se usa solo cuando su uso es esencial.

Cirugía: si la enfermedad no es metastatizada, la cirugía sola es útil en la mayoría de los casos. Los ganglios linfáticos cercanos también se evalúan para detectar cáncer durante la cirugía.

Terapia con retinoides: la terapia con retinoides se usa para reducir el riesgo de recurrencia después de la quimioterapia de alta dosis y el trasplante de células madre 4.

Inmunoterapia: la inmunoterapia incluye el uso de anticuerpos monoclonales para atacar específicamente las células cancerosas.

Diagnóstico de neuroblastoma

El diagnóstico de neuroblastoma es difícil en las primeras etapas, principalmente por dos razones. Primero, en más del 90% de los casos, la afección ocurre en bebés que no pueden expresar los síntomas de manera bien definida y, por lo tanto, los padres y los médicos no pueden entender la situación por la que atraviesa el niño. En segundo lugar, los síntomas iniciales del neuroblastoma son irritabilidad, fiebre y falta de apetito. Estos síntomas no son exclusivos del neuroblastoma y pueden ocurrir debido a la enfermedad común que experimenta el paciente en la infancia. En la mayoría de los casos, el diagnóstico de la enfermedad solo se puede hacer después de que aparezcan los síntomas que indican un neuroblastoma.

En casos raros, el neuroblastoma se diagnostica incluso en la etapa fetal durante una ecografía, que se realiza para detectar defectos de nacimiento, identificar la edad fetal o evaluar el día del parto. Las siguientes son algunas de las técnicas de diagnóstico utilizadas para el neuroblastoma:

Evaluación física: El médico realizará una evaluación física del niño. Se les puede hacer a los padres las preguntas sobre el comportamiento del niño 1 y si hay pérdida de apetito. El médico también puede buscar cualquier inflamación abdominal o cualquier crecimiento o tumor que pueda estar presente en la piel.

Pruebas de sangre y orina: muchas células en el cuerpo segregan catecolaminas. Sin embargo, la concentración de estos productos químicos no es alta y, por lo tanto, no se puede detectar en la orina o la sangre. Sin embargo, las células de neuroblastoma secretan una cantidad excesiva de catecolaminas y pueden detectarse a través de pruebas de orina o de sangre 2 . Otras pruebas de sangre incluyen el recuento total de células sanguíneas, pruebas de función renal y pruebas de función hepática.

Técnicas de imágenes: se utilizan varias técnicas de imágenes para detectar la presencia y el grado de diseminación del tumor. La ecografía se realiza para detectar la presencia de un tumor durante el examen preliminar y proporciona información valiosa, especialmente si el tumor está presente en la región abdominal. Mientras que la RM es beneficiosa en el tumor del cerebro y la médula espinal , la tomografía computarizada se usa para detectar la presencia de tumor en el abdomen, el tórax y la región pélvica.

Biopsia: se toma tejido del tumor y se analiza la presencia de células cancerosas. La evaluación del tejido tumoral para detectar cáncer es una evidencia concluyente de la presencia de cáncer.

Conclusión

El tratamiento para el neuroblastoma incluye quimioterapia, radioterapia, cirugía, terapia con retinoides e inmunoterapia. La opción se elige en función de la categorización del paciente en un grupo de riesgo particular.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment