¿El linfoma no Hodgkin regresa?

El linfoma no Hodgkin se define como un cáncer de los linfocitos que son un tipo de glóbulos blancos. Los glóbulos blancos son una parte del sistema inmunológico del cuerpo y, por lo tanto, el mecanismo de defensa del cuerpo está comprometido. Comienza cuando el cuerpo produce exceso de linfocitos anormales. Normalmente, los glóbulos blancos pasan por un ciclo en el que las células viejas mueren y el mecanismo de defensa del cuerpo produce nuevos para reemplazarlos. En el linfoma no Hodgkin, los linfocitos viejos no mueren, sino que continúan multiplicándose descontroladamente, formando glóbulos blancos inmaduros que no pueden combatir la infección.

El plan de tratamiento para el linfoma puede ser riguroso, especialmente para un tumor agresivo. En la mayoría de los casos, el linfoma no vuelve después del tratamiento. Pero en pocos casos, incluso después del tratamiento, el linfoma reaparece, lo que se conoce como recurrencia. Para estas personas, se requieren tratamientos regulares con quimioterapia, y de vez en cuando se requiere radioterapia para mantener bajo control el linfoma no Hodgkin y aliviar los síntomas. Es necesario un seguimiento regular con el médico, ya que existen diferentes tipos de linfoma no Hodgkin que requieren diferentes tratamientos. Incluso después de que se realiza el tratamiento, se requiere una estrecha vigilancia para detectar cualquier síntoma recurrente. A veces, los efectos secundarios del tratamiento duran mucho tiempo y pueden no aparecer hasta años, incluso después de que el tratamiento haya terminado. Por lo tanto,

Exámenes y pruebas para el linfoma no Hodgkin recurrente

Durante las visitas de seguimiento, el médico le pregunta acerca de cualquier síntoma que pueda estar sufriendo después de la terapia. Después de ese examen de los ganglios linfáticos es necesario buscar signos de infección y análisis de sangre para asegurar el rango normal de glóbulos blancos o linfocitos. Las pruebas de imagen se realizan en función del tipo, la ubicación y el estadio del linfoma. Las tomografías computarizadas o las tomografías PET / TC se realizan para controlar el tamaño de cualquier tumor remanente que aún pueda existir o cualquier tumor nuevo que se haya desarrollado.

Se pueden requerir exámenes de sangre frecuentes para buscar posibles signos de recurrencia del linfoma. En ocasiones, los recuentos sanguíneos también pueden mostrar algunas anomalías debido a una enfermedad ósea conocida como displasia mielodisplásica que puede provocar leucemia. También es posible que una persona desarrolle leucemia unos pocos después de haber sido tratada por un linfoma no Hodgkin.

Síntomas del linfoma no Hodgkin recurrente

Los síntomas varían de persona a persona y los síntomas comunes del linfoma no Hodgkin incluyen fiebre inexplicable, inflamación de los ganglios linfáticos del cuello, axilas e ingle, sudores nocturnos con o sin escalofríos, fatiga persistente, letargo o sensación de cansancio. El tiempo, la pérdida de apetito, las náuseas y los vómitos, la pérdida de peso que no se puede explicar, el dolor en el abdomen o la hinchazón o una sensación de plenitud, sequedad o picazón en la piel (prurito), tos con dificultad para respirar y dolor en el pecho. .

Las visitas de seguimiento con sus oncólogos son importantes para detectar temprano cualquier cáncer recurrente. La mayoría de las recidivas del linfoma no Hodgkin se producen dentro de los dos años de tratamiento. La recurrencia del linfoma no Hodgkin varía de persona a persona según el tipo, el estadio, la edad y el estado general del paciente.

Tratamiento para el linfoma no Hodgkin recidivante

Cuando el linfoma no Hodgkin regresa, el tratamiento suele ser más intensivo que el primer ciclo de tratamiento. Se realiza un tipo diferente de quimioterapia junto con el trasplante de células madre si una persona está lo suficientemente en forma. Los medicamentos más nuevos disponibles se usan para tratar el linfoma para el linfoma recidivante y refractario.

Se puede usar una variedad de regímenes de quimioterapia, incluidos los medicamentos con gemcitabina o platino (cisplatino). GEM-P (gemcitabina, cisplatino y metilprednisolona), ICE (ifosfamida, carboplatino y etopósido), DHAP (dexametasona, citarabina en altas dosis y cisplatino, platinol) se utilizan como regímenes de quimioterapia.

Cuando la quimioterapia funciona, se ofrece una alta dosis de quimioterapia junto con el trasplante de células madre para darle la mejor oportunidad de permanecer en remisión. Las dosis más altas de tratamiento funcionan bien, pero también pueden causar daño a su médula ósea, por lo que se requieren cuidados y supervisión especiales.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment