¿Es el ataque de ansiedad lo mismo que el ataque de pánico?

La ansiedad y el ataque de pánico son parte de la emoción humana normal y son experimentados por casi todos en algún momento u otro. Es un fenómeno normal hacer frente a la crisis emocional. Sin embargo, si ocurren con frecuencia y fuera de proporción, puede ser un motivo de preocupación y puede requerir ayuda profesional. Es necesario comprender si un ataque de ansiedad es lo mismo que un ataque de pánico.

Es muy común usar indistintamente los términos ansiedad y ataque de pánico. Sin embargo, es importante tener en cuenta que la ansiedad y el ataque de pánico no implican el mismo problema y son dos condiciones diferentes. Se sabe que los ataques de ansiedad y pánico tienen diferentes características y los utilizan los especialistas en salud del comportamiento, psicólogos y psiquiatras para denotar los síntomas de diferentes afecciones.

La ansiedad a menudo se asocia con preocupaciones excesivas o estrés excesivo. Un ataque de pánico está relacionado con un repentino estallido de miedo. Esta es la principal diferencia a tener en cuenta al considerar si un ataque de ansiedad es lo mismo que un ataque de pánico. Si bien algunos de los síntomas que se observan con estas dos condiciones son similares, hay pocos síntomas únicos que los distinguen entre sí. La patología central o las causas entre estos dos son diferentes. Es necesario comprender las causas para poder apreciar que un ataque de ansiedad no es lo mismo que un ataque de pánico.

Diferencia clínica entre el ataque de ansiedad y el ataque de pánico

Los profesionales que lidian con la ansiedad y el ataque de pánico utilizan el método DSM-5 para diferenciar los dos. Las características entre ambas son superpuestas y las pautas del DSM-5 las diferencian claramente. Es importante diferenciar las ansiedades de los ataques de pánico, ya que la ansiedad se asocia con afecciones graves como el trastorno relacionado con el estrés, el trastorno obsesivo-compulsivo , un trastorno relacionado con el trauma, etc. Estas afecciones no muestran ataques de pánico. Un ataque de pánico se asocia con otros trastornos psiquiátricos y, a veces, el ataque de pánico aparece por sí solo sin ninguna asociación con ninguna otra condición.

La ansiedad y el ataque de pánico también se diferencian según la intensidad o la duración de los síntomas provocados por ellos. Los síntomas asociados con estas dos condiciones se explican a continuación:

Ataque de pánico:

Un ataque de pánico se define como una condición caracterizada por un sentimiento repentino de terror, temor, temor o nerviosismo. Los síntomas asociados con un ataque de pánico son tan intensos que pueden interferir con las funciones de la vida diaria. El ataque de pánico generalmente ocurre repentinamente sin ninguna señal de advertencia. 1

Sin embargo, en el caso de desencadenantes / factores de estrés conocidos (como una fobia definida), se puede anticipar un ataque de pánico al exponerse al desencadenante. Un episodio de ataque de pánico dura aproximadamente 10 minutos y luego se apaga. En algunos casos, pueden ocurrir múltiples episodios de ataques de pánico. La persona afectada generalmente se siente estresada y preocupada durante la mayor parte del día después del ataque.

Los síntomas más comunes asociados con un ataque de pánico son:

  • Latido acelerado, palpitaciones, palpitaciones.
  • Sudoración profusa
  • Temblores o sacudidas
  • Falta de aire por la respiración
  • Dificultad para respirar con sentimientos de ahogo.
  • Mareo
  • Aturdimiento
  • Des-realización o sentimientos de irrealidad.
  • Despersonalización o sensación de desprendimiento de uno mismo.
  • Enloqueciendo o miedo a perder.
  • Miedo a morir
  • Sofocos o sensaciones de hormigueo

Ataques de ansiedad:

La ansiedad se desarrolla durante un período de tiempo (no repentinamente en comparación con un ataque de pánico). Se desarrolla debido a preocupaciones excesivas (que pueden ser reales o percibidas). El trastorno de ansiedad es un sentimiento constante de preocupación, que a menudo es una preocupación persistente, excesiva y poco realista por las cosas cotidianas. 2 La preocupación se acumula hasta un nivel donde es abrumador y se siente como un ataque. El trastorno de ansiedad generalizada se diagnostica cuando este sentimiento de preocupación excesiva ha durado por lo menos seis meses.

Los síntomas más comunes asociados con el ataque de ansiedad se enumeran a continuación:

  • Trastornos del sueño
  • Tension muscular
  • Cansancio o fatiga
  • Dificultad para enfocar o concentrar
  • Inquietud
  • Irritabilidad
  • Falta de aliento
  • Mareo
  • Aumento de la frecuencia cardíaca.

Algunos de los síntomas asociados con los ataques de ansiedad son bastante similares a los ataques de pánico; sin embargo, la intensidad de los síntomas en la ansiedad es bastante alta en comparación con el ataque de pánico. Un ataque de ansiedad puede durar días, semanas y, a veces, incluso meses.

Manejo y tratamiento del ataque de ansiedad y ataque de pánico

A menudo es necesario diferenciar entre los ataques de ansiedad y los ataques de pánico para proporcionar un tratamiento adecuado. Saber si un ataque de ansiedad es lo mismo que un ataque de pánico ayuda a identificar la condición y planificar las acciones apropiadas. La evaluación y el diagnóstico adecuados también ayudan a identificar otras afecciones asociadas u otras causas subyacentes.

Según la causa real de la afección y la presencia de otras afecciones, el plan de tratamiento puede incluir medicamentos recetados, terapia y estrategias de autoayuda. 
Estos se pueden hacer solos o en combinación.

Medicamentos recetados: los medicamentos son recetados por psiquiatras para controlar la condición. En algunos casos, estos medicamentos se recetan solo por un corto período de tiempo, mientras que en otros casos los medicamentos deben tomarse durante toda la vida.

Terapia para la ansiedad y ataques de pánico: la terapia proporcionada por psicólogos o terapeutas conductuales puede ayudar a controlar mejor los síntomas y sobrellevar el estrés y otros factores desencadenantes. Ayudan a la persona a obtener una perspectiva positiva y una perspectiva más clara del futuro.

Estrategia de autoayuda: las técnicas simples de manejo del estrés, como los ejercicios de respiración, la meditación y la desensibilización pueden ayudar a controlar mejor los síntomas y obtener una mayor claridad.

Conclusión

Si se está preguntando si un ataque de ansiedad es lo mismo que un ataque de pánico o no, es necesario tener en cuenta que los ataques de ansiedad y el ataque de pánico son dos problemas diferentes. Aunque hay síntomas similares entre los dos, son dos condiciones diferentes. Los síntomas que se observan en la ansiedad suelen ser más intensos y la afección se intensifica con el tiempo. Un ataque de pánico llega repentinamente y se apaga en 10 minutos. Pero ambas condiciones pueden indicar la presencia de otras condiciones graves y, por lo tanto, es muy importante comprenderlas más de cerca.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment