¿Las enzimas hepáticas elevadas pueden ser cáncer?

Sí, el cáncer puede causar enzimas hepáticas elevadas, pero existen otras afecciones y enfermedades en las que las enzimas hepáticas pueden elevarse. Además, las enzimas elevadas no son los únicos criterios para confirmar el diagnóstico de cáncer. Hay otros factores y condiciones que deben descartarse primero para confirmar el diagnóstico de cáncer.

Hay dos tipos de enzimas hepáticas que se encuentran comúnmente; Aspartato aminotransferasa sérica (ALT o SGOT) y alanina aminotransferasa sérica (AST o SGPT). La ALT se encuentra principalmente en el hígado que ayuda en el metabolismo de las proteínas. Los niveles de ALT normalmente serán bajos en el cuerpo, pero en caso de daño, sus niveles aumentan en el torrente sanguíneo; mientras que, AST ayuda con el metabolismo del aminoácido alanina. El nivel de AST generalmente se encuentra en altas concentraciones, pero un nivel más alto que el normal también indica daño o enfermedad hepática. El nivel normal de enzima para ALT en hombres adultos es de 7 a 55 unidades por litro, mientras que para AST es de 8 a 48 unidades por litro. Los niveles normales pueden diferir ligeramente para las mujeres y los niños.

Las causas más comunes de la elevación de las enzimas hepáticas son el abuso de alcohol, medicamentos como analgésicos, medicamentos para las convulsiones, antibióticos y medicamentos para reducir los niveles de colesterol, medicamentos antidepresivos, niacina y medicamentos cardiovasculares. Un sobrepeso o un hígado graso también puede hacer que las enzimas hepáticas se eleven. El exceso de grasa en el hígado inflama el hígado y finalmente conduce a la cirrosis del hígado. Otras causas comunes incluyen hepatitis A, hepatitis B, hepatitis C y obesidad. Las enzimas hepáticas también pueden elevarse en el cáncer de hígado , hipotiroidismo , hepatitis alcohólica, infección por CMV, enfermedades del corazón, pancreatitis , polimiositis, enfermedad celíaca , inflamación de la vesícula biliar y cirrosis hepática.

Diagnóstico de cáncer de hígado

El cáncer primario de hígado más común es el cáncer hepatocelular, que es un cáncer que se origina en el hígado; sin embargo, toda la sangre pasa a través del hígado, por lo que las células cancerosas también pasan junto con la sangre que conduce a muchos cánceres secundarios en el hígado que causan metástasis. Es importante descartar otras afecciones para confirmar el diagnóstico de cáncer de hígado.

El primer paso es llevar un historial completo del paciente, ya que la mayoría de las afecciones pueden causar síntomas similares a los del cáncer de hígado. La historia personal también es muy importante e incluye el historial de tabaquismo, la infección con el virus de la hepatitis B o C, el consumo de grandes cantidades de alcohol, el historial familiar de cáncer de hígado u otros tipos de cáncer. Luego se realiza un examen físico del abdomen para buscar cualquier organomegalia o acumulación de líquido, ojos y piel en busca de alguna decoloración amarillenta e hinchazón en las piernas y los pies (edema). El siguiente paso importante es hacerse las pruebas de función hepática. No confirmarán el diagnóstico de cáncer de hígado, pero indicarán un problema en el hígado.

La albúmina disminuye en caso de daño hepático, ya que las células hepáticas que producen esta proteína están dañadas.

La bilirrubina aumenta cuando el hígado no funciona correctamente, indica un exceso de degradación de los glóbulos rojos. El exceso de bilirrubina en el cuerpo causará ictericia .

  • El tiempo de protrombina disminuye por daño hepático o enfermedad.
  • El nivel de glucosa en sangre disminuye en la enfermedad hepática.
  • El nivel de fosfatasa alacalina aumenta en el daño hepático.
  • El nivel de alanina aminotransferasa aumenta en la enfermedad hepática.
  • El nivel de aspartato aminotransferasa también se incrementa en la enfermedad hepática.

En una ecografía , si el hígado es más grande de lo normal, muestra un crecimiento engrosado o quiste en el hígado. La tomografía computarizada proporciona imágenes detalladas del hígado, sus tejidos y vasos. Proporciona información sobre el tamaño, la forma y la ubicación de los tumores y su propagación a los tejidos u órganos cercanos. También ayuda al médico a decidir si el tumor se puede extirpar mediante cirugía. La RM también muestra imágenes detalladas de cáncer primario y su propagación. La biopsia confirma el diagnóstico de cáncer de hígado.

Tratamiento del cáncer de hígado

Se realiza según la etapa, la función hepática y la cantidad de cicatrices en el hígado, ya sea que se pueda extirpar o no mediante cirugía. La resección hepática y el trasplante de hígado son las cirugías realizadas.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment