¿Se puede obtener la sepsis de la mastitis?

Mastitis es un término usado para denotar hinchazón localizada e inflamación del tejido mamario, que afecta más comúnmente a un solo seno. Las mujeres que amamantan se ven afectadas principalmente por mastitis, generalmente durante los primeros seis meses después del nacimiento de un niño. En general, afecta a las mujeres dentro de los primeros tres meses después del parto; sin embargo, también puede afectar a mujeres que no están amamantando. No necesariamente se asocia con una infección bacteriana, pero cuando está presente, las bacterias más comúnmente involucradas son Staphylococcus aureus; y, con menor frecuencia, estreptococos betahemolíticos y Escherichia coli.

¿Cuáles son los síntomas de la mastitis?

Cuando la mastitis es secundaria a la lactancia materna, se denomina lactancia / mastitis puerperal y cuando se presenta en mujeres que no están amamantando, se conoce como mastitis periductal. Los síntomas de la mastitis se localizan en el área de la mama afectada; sin embargo, los síntomas generales como fiebre, escalofríos, fatiga y dolores también pueden perseguir.

El seno afectado puede sentirse enrojecido e inflamado, que generalmente está presente en la parte superior y externa del seno. Esta área puede ser caliente y dolorosa al tocarla o amamantar. También se puede sentir la dureza de los senos o un bulto en los senos. El dolor y el enrojecimiento pueden irradiar a toda la mama. En algunas ocasiones, el pezón blanco descargado puede observarse con vetas de sangre en él.

Cuando los síntomas de la mastitis se pasan por alto y se asocian con una infección bacteriana, puede conducir a un absceso localizado en la mama afectada. Sin embargo, esta incidencia es muy poco frecuente, con una tasa de incidencia del 3%. Este absceso mamario puede volverse maligno y convertirse en una sepsis completa en pacientes inmunocomprometidos (como los pacientes con VIH ) o en pacientes con antecedentes de prótesis mamarias. En general, la septicemia es extremadamente rara en pacientes inmunocompetentes.

Factores de riesgo asociados con la mastitis

Los factores de riesgo asociados con la mastitis incluyen una historia previa de mastitis. Las mujeres que amamantan generalmente desarrollan mastitis debido a la estasis de la leche dentro de la mama y una salida reducida de la leche. Esto puede deberse a un drenaje incompleto de la leche materna que puede ser secundario al mal posicionamiento del bebé o al acoplamiento del bebé, el bebé que nace con una lengüeta y experimenta problemas de succión y falta de alimentación, intervalos más largos entre comidas y / o bruscos / destete rapido. También puede ocurrir debido a un suministro excesivo de leche crónica o un pecho congestionado. Otras posibles razones para la mastitis son la ropa ajustada que puede causar presión externa en el área de los senos, traumatismo en los senos o el pezón como consecuencia de perforaciones y / o fatiga, estrés, desnutrición y mala salud en general.

Los factores de riesgo asociados con el absceso mamario incluyen infección bacteriana superpuesta, destete repentino en el momento de la mastitis aguda y / o mastitis tratada de forma incompleta. Los factores de riesgo que pueden conducir a la sepsis en la mastitis incluyen el estado inmunocomprometido de la madre o la madre con antecedentes de implantes mamarios.

Manejo de la mastitis

El manejo adecuado de la mastitis incluye el diagnóstico oportuno de la enfermedad. El diagnóstico se basa en los signos y síntomas y en la evaluación clínica. Si los signos de mastitis son graves o no, se pueden llevar a cabo otras investigaciones, como el cultivo de senos, el CBC, la PCR o la mamografía.

El manejo de la mastitis no presenta complicaciones y una vez que se reconoce, los síntomas se pueden tratar fácilmente. Las medidas de autoayuda ayudan mucho a tratar y evitar la mastitis en un futuro cercano. Es importante tener en cuenta que la lactancia materna no debe interrumpirse durante la mastitis, ya que esto empeoraría los síntomas. Para prevenir las complicaciones de la mastitis, es necesario amamantar de manera regular y / o expresar para mantener un drenaje adecuado de la leche.

Los síntomas del dolor y la fiebre pueden reducirse con la ingesta de paracetamol y los signos de inflamación pueden aliviarse tomando ibuprofeno u otros AINE. Si los signos no mejoran dentro de las 12 a 24 horas, se pueden prescribir antibióticos.

Si la madre desarrolla un absceso mamario, se debe realizar una ecografía de confirmación y, si es positiva para el absceso, además de la terapia con antibióticos, puede requerirse aspiración con aguja o drenaje quirúrgico. Se requiere una estrecha vigilancia y la lactancia debe continuar a pesar del absceso.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment