¿Qué es la morfea en el pecho?

La morfea o esclerodermia localizada se caracteriza por el engrosamiento y el endurecimiento de la piel y los tejidos subyacentes debido a la deposición excesiva de colágeno por la actividad de los fibroblastos. En los Estados Unidos 3 de cada 1 millón de individuos están afectados por esto. Es tres veces más común en mujeres que en hombres y en caucásicos; sin embargo, es igualmente frecuente en niños y adultos.

Table of Contents

¿Qué es la morfea en el pecho?

La morfea localizada se presenta como una a varias placas duras y gruesas, que en su mayoría son superficiales, pero también pueden ser profundas. En su mayoría están presentes en el área del tronco y los senos son comúnmente afectados, en los cuales los pezones se salvan de manera uniforme. La morfea asociada a la mama se encuentra comúnmente en pacientes irradiados con cáncer de mama y tiene una incidencia de 1 en cada 500. Aunque la morfea se observa principalmente en el sitio de la irradiación, pero no es infrecuente que ocurra lejos del sitio de la radiación.

La fibrosis post irradiación es más común que la mama asociada a la morfea. La fibrosis es una fibrosis fascial y subcutánea profunda, que puede o no estar asociada con infiltrado inflamatorio. En contraste, la morfea inducida por radiación es una esclerodermia localizada que afecta principalmente a la capa dérmica causada por la alteración del sistema inmunitario, el metabolismo del colágeno y el sistema vascular debido a la radioterapia. La morfea consiste en una fase inflamatoria al principio, que posteriormente conduce al endurecimiento y engrosamiento del tejido fibrótico que conduce a la pigmentación del tejido mamario.

No existe una correlación entre las edades del paciente, la dosis de radiación o la dosis por fracción que representan un factor de riesgo para desarrollar morfea inducida por radiación. Sin embargo, la esclerodermia sistémica es un factor de riesgo potencial que puede llevar a una fibrosis post-irradiación exagerada en pacientes con antecedentes de esclerodermia sistémica. La patogénesis detrás de la morfea inducida por radiación es la formación de neoantígenos debido a la irritación de los tejidos por la radioterapia, que conduce a la transformación de la secreción del factor de crecimiento beta. El factor de crecimiento transformante beta está asociado con la activación de los fibroblastos, que a su vez sintetizan el colágeno y, por tanto, la fibrosis. La morfea inducida por radiación puede ser una condición que ocurre lentamente o una respuesta retardada a la irradiación,

La morfea de la mama puede simular trastornos inflamatorios de la mama, tanto benignos como malignos. Alrededor del 75% de estos casos se diagnosticaron erróneamente con cáncer de mama inflamatorio o infecciones mamarias. Por lo tanto, si no hay factores predisponentes, como la irradiación al sitio, entonces es razonable obtener una biopsia tisular temprana en pacientes con eritema mamario con una causa inexplicable. Esto puede ayudar a alcanzar un diagnóstico definitivo que lo guiará hacia las opciones de tratamiento posteriores.

Aunque la morfea asociada a la mama tiene un resultado y pronóstico positivos sin ninguna morbilidad o limitación significativa, se ha observado hiperpigmentación y deformidad de la mama en niñas jóvenes. Esta deformidad de los senos a una edad tan tierna podría tener un impacto psicológico y social grave. Por lo tanto, es importante que los proveedores de atención médica estén al tanto de la condición y la reconozcan lo antes posible, a fin de reducir el trauma asociado y tratarla en sus primeras etapas.

No existe un tratamiento comprobado para la morfea inducida por radiación una vez que ha progresado. Sin embargo, se pueden usar varias opciones de tratamiento, como esteroides tópicos, intralesionales o sistémicos, colchicina, metotrexato, azatioprina, ciclofosfamida, ciclosporina, fotoféresis extracorpórea, plasmaféresis y D-penicilamina con diversos grados de beneficio. También se utiliza PUVA que ha mostrado alivio en la picazón, la tensión, el endurecimiento y la pigmentación de la piel afectada por la reducción en el factor de crecimiento transformante que tiene un efecto estimulante sobre los fibroblastos. Es importante no esperar a que la enfermedad desaparezca por sí sola, especialmente en pacientes jóvenes. El mejor resultado se logra cuando el tratamiento se inicia temprano ya que, aunque la PUVA es muy eficaz, no revierte la fibrosis y la atrofia una vez que la morfea ha progresado. En los pacientes,

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment