Queloides, Diferencias entre cicatrices y queloides, Causas, Tratamiento

El queloide es una cicatriz que continúa creciendo y acumulándose a diferencia de una cicatriz normal. El queloide también se eleva de la piel circundante . El queloide es de color púrpura o rosado, tiene una textura algo dura con una parte superior lisa. Tienen forma irregular y tienden a crecer de forma progresiva. La principal diferencia entre una cicatriz normal y una cicatriz queloide o queloide es que las cicatrices normales se desvanecen con el tiempo y los queloides no. Los queloides comúnmente se desarrollan en los ches hombros espalda y lóbulos de las orejas. También pueden desarrollarse en la línea de la mandíbula y raramente en la cara.

El tratamiento se compone de inyecciones de esteroides, terapia con láser, radiación, inyecciones de interferón, inyecciones de fluorouracilo y crioterapia .

Causas de queloides

La causa exacta de por qué los queloides se forman en algunas personas / situaciones y no se forman en otros no está del todo clara. Según un experto, los cambios en las señales de las células que son responsables de la proliferación y el control del crecimiento pueden ser responsables de la formación de un queloide. Sin embargo, nada ha sido probado de manera concluyente. Los queloides pueden formarse después de lesiones menores, como la perforación del cuerpo. Sin embargo, la perforación no siempre conduce a la formación de queloides. Los queloides también tienden a ser hereditarios.

Diferencia entre cicatrices y queloides

Después de cualquier lesión en la piel, se cura al dejar una cicatriz plana. En algunos pacientes, la cicatriz puede engrosarse o hipertrofiarse; sin embargo, está limitado a los márgenes de la herida. Las cicatrices que son hipertróficas son más rojas y tienden a desaparecer por sí solas en un período de un año o más. Las inyecciones de cortisona ayudan a acelerar el proceso de curación.

Los queloides, por otro lado, comienzan a desarrollarse en algún momento después de que se produjo la lesión e van más allá del sitio de la herida o se extienden más allá de los márgenes de la herida. Esta tendencia a migrar hacia las áreas circundantes distintas del sitio real de la herida es lo que diferencia a los queloides de las cicatrices hipertróficas. Los queloides se desarrollan comúnmente después de cualquier lesión o cirugía, pero también pueden desarrollarse después de cualquier inflamación leve, como granos, etc. y lesiones menores, como piercings, quemaduras, etc.

Signos y síntomas de los queloides

  • Los queloides son brillantes y tienen forma de cúpula.
  • Son como cicatrices agrandadas y se levantan sobre la piel.
  • Pueden ser de color rosa, morado o rojo.
  • A veces, los queloides pueden llegar a ser muy grandes en tamaño y pueden ser bastante embarazosos para el paciente.
  • Pueden picar y ser sensibles al tacto.
  • El paciente también puede experimentar dolor al tocarlo.

Factores de riesgo para los queloides

  • Los queloides son más comunes en adultos que en niños y ancianos.
  • Las mujeres tienden a tener un riesgo ligeramente mayor de formación de queloides debido a la perforación de las orejas, etc.
  • Las personas con piel más oscura tienen un mayor riesgo de desarrollar queloides.
  • Los queloides también pueden ser hereditarios, por lo que tener un historial familiar de queloides aumenta el riesgo.

Tratamiento para los queloides

El tratamiento para los queloides es importante, especialmente si son dolorosos, pican o causan desfiguración y son una fuente de vergüenza para el paciente. Cuanto más grande es el queloide, más difícil es tratarlo. El tratamiento de los queloides consiste en:

  • Las inyecciones de cortisona administradas en las lesiones son bastante seguras y son beneficiosas. Las inyecciones se administran una vez al mes hasta que los queloides se aplanan tanto como sea posible. El efecto secundario de las inyecciones de cortisona es que los queloides pueden tener un aspecto más rojo debido a la formación de vasos sanguíneos superficiales. Sin embargo, incluso después de un tratamiento exitoso, queda una cicatriz que se ve diferente a la piel circundante.
  • La cirugía puede realizarse, pero es bastante arriesgada, ya que cortar el queloide puede desencadenar la formación de queloides más grandes o del mismo tamaño. La aplicación de presión y la inyección de esteroides en el sitio de la herida después de extirpar el queloide puede ser beneficiosa. También se puede realizar radioterapia después de la escisión quirúrgica.
  • El tratamiento con láser o el láser de colorante pulsado es bastante eficaz para aplanar los queloides y reducir su enrojecimiento. Este es un tratamiento seguro; sin embargo, el paciente puede necesitar muchas sesiones de este tratamiento para lograr resultados completos. Los tratamientos con láser son costosos ya que la mayoría de las veces no están cubiertos por el seguro.
  • Las láminas de gel de silicona aplicadas sobre la región afectada durante muchas horas y durante muchas semanas o meses pueden dar resultados variables.
  • La crioterapia, que es la congelación de queloides con nitrógeno líquido, ayuda a aplanar los queloides, pero oscurece el área de tratamiento.
  • Las inyecciones de interferón han demostrado disminuir el tamaño de los queloides. Sin embargo, no está probado si esto tiene un efecto duradero o no, ya que la investigación todavía se está llevando a cabo.
  • Las inyecciones de fluorouracilo, que es un medicamento de quimioterapia, se pueden administrar solas o en combinación con esteroides para tratar los queloides.
  • La radiación también es útil en el tratamiento de los queloides.

Prevención de los queloides

La prevención es el mejor tratamiento. Si una persona es propensa a la formación de queloides, debe evitar procedimientos cosméticos o procedimientos electivos / cirugías en la piel, como la perforación.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment