Nervios

Síndrome de dolor regional complejo (SDRC): tipos, causas, factores de riesgo, signos, síntomas, tratamiento

El síndrome de dolor regional complejo o SDRC es una condición de dolor crónico que se cree que es causada por una disfunción del sistema nervioso central o periférico. Las características típicas del síndrome de dolor regional complejo (CRPS) son cambios drásticos en la temperatura y el color de la piel en el área afectada junto con intenso dolor ardiente, sudoración, sensibilidad cutánea e hinchazón.

Algunos de los términos más antiguos utilizados para el síndrome de dolor regional complejo (CRPS) son síndrome de distrofia simpática refleja y causalgia que se utilizó por primera vez durante la Guerra Civil.

CRPS puede afecta a un individuo a cualquier edad. Afecta tanto a hombres como a mujeres, aunque se cree que las mujeres jóvenes son más propensas a ello.

Clasificación y tipos de síndrome de dolor regional complejo (CRPS)

El síndrome de dolor regional complejo (CRPS) se puede clasificar en dos tipos:

  • CRPS tipo I: Anteriormente se lo conocía como síndrome de distrofia simpática refleja. La causa más común de esto es la lesión de los tejidos blandos, como esguinces, distensiones, desgarros, quemaduras, bursitis tendinitis, etc. No existe una lesión definitiva del nervio definible como causa subyacente. Esto generalmente es causado después de una lesión leve del nervio debido a un trauma simple de una caída o esguince, lesión de una bala o cuchillo, fractura especialmente de muñeca y tobillo cirugía, lesiones espinales , problemas cardíacos, infecciones lesiones por estrés repetitivo, síndrome del túnel carpiano, síndrome del túnel del tarso, inyecciones y alguna lesión por parálisis parcial.
  • CRPS Tipo II: Anteriormente se lo conocía como Causalgia. La causa de esto es una lesión definible del nervio mayor. Lesiones graves como huesos rotos o algunas cirugías mayores son la causa principal de esto. Otras causas pueden incluir una infección grave. Existe evidencia clara de daño nervioso en todos los casos.

Epidemiología del síndrome de dolor regional complejo (CRPS)

Hay millones de hombres, mujeres y niños en todo el país afectados con CRPS. Se estima que Estados Unidos solo tiene entre 1,5 y 3 millones de personas afectadas con el síndrome de dolor regional complejo (CRPS). Las mujeres se ven afectadas más que los hombres. Se estima que aproximadamente el 75% de las víctimas son mujeres. La mayoría de los individuos desarrollan la enfermedad en los grupos de edad de 30 y 40 años, pero puede afectar a todos los grupos de edad. Se observa que en los últimos años, cada vez más personas en su adolescencia parecen estar desarrollando esta enfermedad.

Fisiopatología del síndrome de dolor regional complejo (CRPS)

La fisiopatología del síndrome de dolor regional complejo (SDRC) puede ser multifactorial, pero se desconoce exactamente. Los nervios periféricos mixtos tienen fibras nerviosas nociceptivas sensibles al dolor. Cualquier tipo de disfunción en estas fibras da como resultado una mayor capacidad de respuesta a estímulos periféricos, umbrales de dolor disminuidos y cambios en el SNC que intensifican y extienden los síntomas, también llamada sensibilización central. La sensibilización central da como resultado una mayor capacidad de respuesta al estímulo mecánico generalmente muy leve y la propagación del dolor en áreas que no están involucradas. Aunque el CRPS tipo 1 no tiene una lesión identificable del nervio como causa, se han detectado anormalidades de fibras pequeñas en “A Delta” y “fibras C” en las biopsias. Sin embargo, es diferente de CRPS tipo 2 en cuyo caso la lesión nerviosa ocurre en un nervio específico definido.

Se cree que tanto las disfunciones nerviosas autónomas periféricas como centrales tienen cambios pseudomotores, vasomotores y tróficos subyacentes que varían en horas o días. La presencia de aumento de la temperatura de la piel junto con eritema y edema durante los primeros seis meses es común con una disminución gradual a partir de entonces junto con cianosis y adelgazamiento de la piel.

Algunas de estas características pueden ser secundarias a la inflamación neurogénica. La activación de nociceptores da como resultado la liberación de neuropéptidos en los bordes. Esto da lugar a inflamación neurogénica y posterior extravasación de proteínas, vasodilatación y edema.

Puede haber otros cambios en el sistema nervioso central que pueden ocurrir. Esto explica los hallazgos motores, la disfunción simpática cutánea, la hiperreflexia y el potencial terapéutico de la estimulación de la corteza motora. Se ha demostrado que la corteza motora está implicada en la fisiopatología del dolor crónico.

Causas y factores de riesgo en el síndrome de dolor regional complejo (SDRC)

No hay causa conocida para el síndrome de dolor regional complejo (CRPS). El sistema nervioso simpático juega un papel importante en la retención del dolor en algunos de los casos. Teorías más recientes sugieren que los receptores del dolor en la parte afectada del cuerpo responden a una familia de mensajeros del sistema nervioso conocidos como catecolaminas. Se cree que la importancia del sistema nervioso simpático depende de la etapa de la enfermedad.

Otra teoría propuesta es que el CRPS II es causado por el desencadenante de la respuesta inmune, que conduce a los síntomas inflamatorios característicos de calor, enrojecimiento e hinchazón en el área afectada. Por lo tanto, CRPS puede representar una interrupción del proceso de curación. El síndrome de dolor regional complejo (SDRC) no tiene una sola causa, pero es bastante multifactorial y produce síntomas similares.

Signos y síntomas del síndrome de dolor regional complejo (CRPS)

El síntoma principal del síndrome de dolor regional complejo (SDRC) es un dolor continuo e intenso que no guarda proporción con la gravedad de la lesión, que continúa empeorando en lugar de mejorar durante un período de tiempo.

Complejo El Síndrome Regional del Dolor (SDRC) con mayor frecuencia afecta una de las extremidades de los brazos, piernas, manos o pies y se acompaña de los siguientes síntomas:

  • Dolor ardiente .
  • Cambios en la temperatura de la piel.
  • Cambios en el color de la piel.
  • Mayor sensibilidad.
  • Cambios en la textura de la piel, a veces excesivamente sudorosos.
  • Cambios en los patrones de crecimiento de la uña y el cabello.
  • Rigidez e hinchazón en las articulaciones afectadas
  • Discapacidad motriz o disminución de la capacidad para mover la parte del cuerpo afectada.
  • Dolor que se extiende para incluir todo el brazo o la pierna, aunque la lesión inicial solo sea en un dedo de la mano o del pie. El dolor a veces puede viajar a la extremidad opuesta. El estrés emocional también puede aumentar el dolor.

Los síntomas del síndrome de dolor regional complejo (CRPS) pueden variar en duración y gravedad. Se cree que hay tres etapas asociadas con el SDRC, marcadas por cambios progresivos en la piel músculos, ligamentos, huesos y las articulaciones del área afectada.

Etapa uno generalmente dura de uno a tres meses y se caracteriza por dolor intenso y ardiente, junto con rigidez en las articulaciones, espasmos musculares, crecimiento rápido del vello y alteraciones en los vasos sanguíneos que hacen que la piel cambie la temperatura y el color.

dos duran entre tres y seis meses y se caracterizan por hinchazón, dolor intensivo, disminución del crecimiento del cabello, uñas quebradizas, acanaladas, agrietadas o manchadas, articulaciones rígidas, huesos ablandados y tono muscular débil.

Con la etapa tres, el síndrome progresa hasta el punto en que los cambios en los huesos y la piel se vuelven irreversibles. El dolor se vuelve intransigente y puede afectar a toda la extremidad o al área afectada. Puede haber movilidad severamente limitada, atrofia muscular marcada y contracciones involuntarias de los músculos y tendones que flexionan las articulaciones. La extremidad afectada puede contorsionarse.

Tratamiento para el síndrome de dolor regional complejo (CRPS)

El tratamiento está principalmente dirigido a aliviar los síntomas dolorosos ya que no hay cura para el síndrome de dolor regional complejo (CRPS).

Las terapias de uso común para el síndrome de dolor regional complejo (CRPS) son:

  • Terapia física (PT) : Un programa de ejercicio que aumenta gradualmente para mantener la extremidad dolorosa o la parte del cuerpo en movimiento puede ayudar restaurar el rango de movimiento y función.
  • Psicoterapia: CRPS la mayoría de las veces tiene un profundo efecto psicológico en los individuos y sus familias. Las víctimas de CRPS pueden sufrir ansiedad, depresión o trastorno de estrés postraumático que aumentan la percepción del dolor y generan dificultades con los esfuerzos de rehabilitación.
  • Bloqueo nervioso simpático: Los bloqueos nerviosos simpáticos proporcionan un alivio significativo del dolor a algunas víctimas. Los bloqueos comprensivos se pueden hacer de diferentes maneras. Una de las técnicas implica la administración intravenosa de fentolamina que bloquea los receptores simpáticos. Otra técnica consiste en colocar un anestésico justo al lado de la columna vertebral para bloquear directamente los nervios simpáticos.
  • Medicamentos: Se usan muchos medicamentos diferentes, incluidos los analgésicos tópicos que actúan localmente en los nervios dolorosos músculos y piel, antidepresivos fármacos antiepilépticos, opioides y corticosteroides . Sin embargo, ningún medicamento o combinación de medicamentos puede producir una mejoría duradera de los síntomas.
  • Simpatectomía quirúrgica: La simpatectomía quirúrgica es una técnica que destruye los nervios implicados en el SDRC, pero esto es controvertido. Se cree que la simpatectomía quirúrgica puede empeorar el SDRC, pero algunos informan un resultado favorable. La simpatectomía solo debe usarse en pacientes cuyo dolor se alivia de forma espectacular aunque temporalmente mediante bloqueos simpáticos selectivos.
  • Estimulación de la médula espinal: Se colocan electrodos estimulantes junto a la médula espinal para proporcionar una agradable sensación de hormigueo en la zona dolorida. Esto ayuda a muchos pacientes con el dolor.
  • Bombas intratecales: Las bombas intratecales administran fármacos directamente en el líquido espinal para que los agentes anestésicos locales y los opioides puedan administrarse a los objetivos de señalización del dolor en la médula espinal. Esto se dosifica mucho más bajo que los de administración oral. Esta técnica disminuye los efectos secundarios y aumenta la eficacia del fármaco.

Investigaciones para el síndrome de dolor regional complejo (CRPS)

Puede ser difícil hacer un diagnóstico firme de SDRC temprano en el curso del trastorno debido a que muchas otras afecciones tienen síntomas similares. El diagnóstico puede complicarse aún más porque algunos individuos tienden a mejorar gradualmente con el tiempo sin ningún tratamiento.

A pesar de todo, el CRPS solo se puede diagnosticar mediante la observación cuidadosa de los signos y síntomas.

Debido a la ausencia de una prueba diagnóstica específica para CRPS, la única opción que queda fuera es descartar otras condiciones. Algunas veces, los escaneos óseos trifásicos se usan para identificar cambios en el hueso y en la circulación sanguínea.

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment