Dolor de espalda

Vínculo entre el dolor de espalda y la depresión

La salud física y mental está interrelacionada y la angustia en uno puede causar angustia en otros. El dolor crónico de espalda y la depresión es un ejemplo de uno de esos casos. Vivir una vida con dolor de espalda crónico es pesado y frustrante. Experimentar depresión junto con dolor de espalda, actúa como una sal en la llaga. El dolor de espalda crónico es un tipo que dura más de 6 meses o incluso años juntos. Puede haber razones específicas para la causa del dolor de espalda, como una lesión o trauma, uso excesivo, envejecimiento o una enfermedad o trastorno grave. Sin embargo, a veces puede suceder sin una causa definida.

¿Cómo el dolor de espalda puede causar depresión?

Las personas que sufren de dolor de espalda crónico pueden tener anomalías hormonales, poca energía, cambios de humor o trastornos, habilidades físicas y mentales alteradas y dolor muscular. Los pacientes con dolor de espalda a menudo tienen dificultad para dormir y despertares frecuentes que les producen somnolencia o fatiga durante el día y, por lo tanto, reducen su productividad. Esto, a su vez, junto con el dolor continuo aumenta la irritación, lo que dificulta el trato con las personas de todo el mundo. Los sentimientos abrumadores pueden causar depresión con síntomas como mal humor, pérdida de interés en las actividades, incapacidad para experimentar placer en actividades que alguna vez fueron placenteras. Curiosamente, la depresión en sí misma podría empeorar el dolor crónico creando un círculo vicioso que es difícil de lograr. La situación empeora si tiene un hijo a cargo o un trabajo de tiempo completo.

Tipo de depresión y sus síntomas relacionados con el dolor de espalda

El tipo de depresión que generalmente se asocia con el dolor de espalda crónico es el trastorno depresivo mayor (TDM), que comúnmente se conoce como depresión clínica o depresión mayor. Generalmente se caracteriza por síntomas como:

  • Estado de ánimo deprimido la mayoría de los días
  • Aumento o pérdida de apetito
  • Perdida o aumento de peso
  • Pérdida de placer en actividades diarias
  • Disminución del deseo sexual
  • Sentirse sin valor o sin esperanza
  • Dificultad para concentrarse
  • Mala memoria
  • Pensamientos suicidas o pensamientos de estar muerto
  • Sensaciones somáticas.

Resultados de la investigación – Estudios para apoyar el vínculo entre el dolor de espalda y la depresión y su correlación estadística

Los estudios realizados por Sullivan et. Alabama. (1992) encontraron que el riesgo de depresión mayor en pacientes con dolor crónico es cuatro veces mayor que en la población general. Siel et. Alabama. (1996) encontraron que entre el 32 y el 82 por ciento de las personas que toman un tratamiento en una clínica de dolor muestran síntomas de depresión. Una investigación interesante realizada por un equipo del Centro médico de la Universidad de Saint Louis confirmó que incluso las drogas recetadas por los médicos para aliviar el dolor también pueden desencadenar la depresión. El estudio concluyó que los pacientes que usan drogas opioides durante 90-180 días tienen un mayor riesgo de desarrollar depresión en un 25%, mientras que aquellos que usan las drogas durante 180 o más días tienen un 53% más de riesgo de desarrollar el trastorno depresivo mayor.

Tratamiento para el dolor de espalda y la depresión relacionados con el dolor de espalda

A menudo, la depresión en pacientes con dolor de espalda crónico permanece sin diagnosticar y, por lo tanto, no se trata. El dolor físico y sus quejas siguen siendo la principal preocupación en cada visita a los médicos. El resultado es la falta de sueño adecuado, la pérdida de apetito, la disminución de la actividad física debido al dolor de espalda y la depresión, y lo peor de la depresión aumenta el dolor. Por lo tanto, se requiere un enfoque integrador y de colaboración para tratar el dolor de espalda y la depresión asociados con el dolor de espalda.

Tratamiento para el dolor de espalda

  • Tratamiento no invasivo no farmacológico del dolor de espalda: Estos incluyen terapias físicas como ejercicio, terapia acuática, ejercicio aeróbico, estiramientos, etc .; Terapia manual aplicando presión sobre las áreas afectadas; uso de paquetes fríos y calientes; Electroterapia, más comúnmente TENS, ultrasonido o tratamientos con láser.
  • Manejo farmacológico no invasivo del dolor de espalda: Los tipos más comunes incluyen
    • Analgésicos para reducir el dolor
    • Antidepresivos y anticonvulsivos para tratar el dolor neuropático
    • Medicamentos neuromoduladores para tratar el dolor muscular y neuropático
    • Fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para reducir la inflamación
    • Relajantes musculares para calmar o liberar los espasmos musculares causados ​​por el dolor prolongado.
  • Tratamiento invasivo del dolor de espalda: Este tipo de plan de manejo incluye lo siguiente:
    • Inyecciones: Con este tipo, los esteroides o analgésicos se inyectan directamente en los ligamentos, músculos o articulaciones para dar un alivio temporal del dolor.
    • Radiofrecuencia de radioablación: Esto involucra pinchando un nervio doloroso con una pequeña aguja precalentada para amortiguarlo. Por lo general, brinda un alivio durante meses o años.
    • Implantes quirúrgicos de dispositivos de electroterapia: Estos incluyen la implantación quirúrgica de un estimulador de la médula espinal o un estimulador de nervios periféricos. Por lo general, se considera que es útil para el dolor de manos y piernas, pero no para el dolor relacionado con la médula espinal.

Tratamiento para la depresión relacionada con el dolor de espalda

  • Antidepresivos para tratar la depresión inducida por el dolor de espalda: Dependiendo del nivel de depresión, el psiquiatra puede recetarle antidepresivos para reducir los síntomas de la depresión. Los antidepresivos también ayudan a reducir el dolor de espalda crónico.
  • Orientación: Ayuda a los pacientes a describir su estado emocional actual, las dificultades que enfrentan en las socializaciones debido a dolor de espalda, etc.
  • Terapia conductual cognitiva para tratar la depresión inducida por dolor de espalda: Es un tipo de psicoterapia que se usa para tratar el dolor y la depresión. La atención se centra en los procesos de pensamiento que tienden a maximizar o minimizar un dolor. Se intenta modificar los errores o pensamientos negativos o un bloque de pensamiento, lo que ayuda a cambiar la percepción del presente problema.
  • Técnicas de relajación para tratar la depresión inducida por el dolor de espalda: Ayuda a relajar la mente y el cuerpo, incluidos los músculos, ayuda a reducir la depresión y aliviar el dolor en gran medida. Las técnicas incluidas son ejercicios de respiración, terapia progresiva de relajación muscular, meditación, etc.
  • Terapias Alternativas: Las terapias alternativas incluyen acupuntura masaje shiatsu, yoga terapia de movimiento de baile.

Autoayuda y prevención de dolor de espalda y depresión

  • Ejercicio: Un ejercicio regular mantiene la mente y el cuerpo frescos, vivos, fortalece los músculos de la espalda, reduce los espasmos de la espalda y aumenta la flexibilidad de la columna vertebral, lo que ayuda a superar y prevenir el dolor de espalda. Aumenta y profundiza la conexión entre la mente y el cuerpo.
  • Estar activo: Mantenerse activo y participar en actividades ayuda a mantener alejado el dolor de espalda y la depresión. Mantiene al individuo involucrado socialmente evitando así el aislamiento debido al dolor de espalda.
  • Dieta: Una dieta saludable proporciona todas las proteínas, vitaminas, fibras y minerales necesarios que ayudan a tratar ambas afecciones. Las personas con dolor crónico de espalda y depresión deben tratar de evitar o limitar el consumo de cafeína y alcohol. Ciertos alimentos que se cree que aumentan la inflamación o los problemas musculoesqueléticos son productos lácteos, gluten y alimentos ricos en almidón como las papas, los tomates, las berenjenas, etc., por lo que la ingesta debe ser limitada. Sin embargo, consulte al médico antes de planificar una dieta ya que puede haber deficiencias específicas en el cuerpo que deban controlarse de antemano.
  • Dormir: Un sueño bueno y sano es la clave para una buena salud. Relaja el cuerpo de la mejor manera posible y reduce los síntomas de dolor y depresión.
  • Vida sin estrés: Vivir una vida sin estrés es difícil en el mundo de hoy, sin embargo, encontrar formas de reducirlo es muy importante cuando la vida está rodeada de dolor y depresión. Identificar los factores de estrés puede ayudar mucho a descubrir qué es lo que agrava el dolor en la espalda y la depresión relacionada con el dolor de espalda. Las técnicas de relajación pueden hacer maravillas para reducir el estrés y eliminar la depresión inducida por el dolor de espalda.
  • Comunicando: Es muy importante hablar con el médico sobre los síntomas de la depresión. Si la depresión no se trata, muchas veces el tratamiento dirigido al dolor solo puede no ayudar a aliviar, ya que la depresión también aumenta el dolor de espalda. Por lo tanto, para obtener un tratamiento efectivo, el médico necesita un conocimiento detallado de los problemas experimentados. Por otra parte, la comunicación a familiares y amigos también es importante para mantenerse fresco y saludable emocionalmente. También podría ayudar si otros pueden manejar parte de su trabajo y puede descansar un poco más, lo cual es necesario para su proceso de curación efectivo.

El dolor de espalda crónico junto con la depresión a menudo es demasiado difícil de tratar y generalmente requiere una mucho tiempo para ser tratado completamente. Sin embargo, si se descuidan los síntomas de la depresión y se cree que disminuiría si el dolor de espalda disminuye, entonces la situación podría empeorar. Por lo tanto, para obtener el tratamiento más efectivo y el máximo alivio, comuníquese con el médico y actualícelo con todos los detalles que observe y asegure un plan de tratamiento integrador que lo ayudará a vivir mejor y felizmente.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment