Dolor pélvico, inguinal y glúteo

Bursitis Isquioglútea o Bursitis Isquial: Causas, Síntomas, Tratamiento, Ejercicios

La bursitis isquioglútea también se conoce como bursitis isquial.

bursitis isquiatica

La bursitis se podría explicar como una inflamación de la bolsa que es un saco lleno de líquido adyacente a las articulaciones que actúa como un cojín para la articulación.

un saco que está lleno de líquido lubricante situado entre tejidos como músculos, tendones, piel y huesos que disminuye la irritación y la fricción entre los tejidos. La bursa causa dolor cuando se somete a un trauma continuo que resulta en hinchazón e inflamación. Esto podría afectar fuertemente a atletas como corredores, futbolistas y jugadores de fútbol.

La bolsa isquioglútea está situada en la base de la pelvis, a nivel de la prominencia ósea llamada tuberosidad isquiática.

La bursitis isquioglútea es una condición que resulta en glúteo doloroso y se caracteriza por inflamación y daño tisular a la bolsa isquioglútea.

Los músculos isquiotibiales comienzan desde la pelvis, es decir, desde la tuberosidad isquiática y entran en el lado superior de los huesos inferiores de la pierna. Los músculos isquiotibiales conectan la pelvis a través del tendón del tendón de la corva. La bolsa isquioglútea es una bursa que se encuentra entre el hueso pélvico, es decir, la tuberosidad isquiática y el tendón isquiotibial.

Los músculos isquiotibiales ayudan mientras doblan la rodilla y enderezan la cadera mientras realizan actividades y deportes como saltar, patear y correr.

El estrés se coloca a través del tendón isquiotibial cuando los isquiotibiales se contraen, lo que se traduce secuencialmente en la colocación de fricción en la bolsa isquioglútea. El estrés también se puede colocar en la bolsa isquioglútea mientras se está sentado. Las fuerzas excesivas como la repetición excesiva y las fuerzas de alto impacto a menudo resultan en inflamación e irritación de la bolsa isquioglútea. Esta condición se llama bursitis isquioglútea.

Causas y factores de riesgo de la bursitis isquioglútea

La bursitis isquioglútea es causada por la realización de actividades prolongadas y repetitivas que ejercen estrés sobre la bolsa isquioglútea. La bursitis isquioglútea se produce con frecuencia debido a una sesión prolongada, específicamente en superficies duras y al practicar deportes que implican saltos repetitivos, patadas y carreras en las que se aplica tensión en la bolsa isquioglútea a través del tendón isquiotibial. En algunos casos, los individuos también pueden desarrollar una bursitis isquioglútea repentinamente seguida de un golpe directo en la bolsa isquioglútea, como caer sobre una superficie dura.

Otras causas pueden incluir:

  • Entrenamiento inapropiado y excesivo.
  • Pobre estabilidad del núcleo .
  • Rigidez de la articulación, específicamente de la cadera.
  • Debilidad muscular particularmente los glúteos y los isquiotibiales.
  • Gota crónica y dolor isquial (También lea: Beneficios de la discapacidad para la gota
  • Hermeticidad nerviosa.
  • Biomecánica deficiente como la longitud excesiva de la zancada.
  • Hermeticidad muscular específicamente los glúteos e isquiotibiales.
  • Rehabilitación inadecuada seguida de una lesión anterior en la nalga.
  • Longitud de la pierna discrepancia .
  • Calentamiento inadecuado.

Signos y síntomas de la bursitis isquioglútea

Los síntomas de la bursitis isquioglútea son más o menos similares a los síntomas causados ​​por la inflamación del tendón de la corva. Los síntomas comunes incluyen:

  • Sensibilidad y dolor en la tuberosidad isquiática.
  • Se experimenta dolor al estirar el tendón de la corva.
  • Se experimenta dolor al flexionar la rodilla contra la resistencia.
  • Agravación del dolor al sentarse.
  • Exacerbación del dolor al realizar actividades como correr, caminar, saltar, patear, subir escaleras y sentarse excesivamente, particularmente en superficies duras.
  • En casos más severos, los síntomas también pueden restringir los deportes y las actividades regulares.
  • Se experimenta dolor en tocar firmemente el tendón isquiotibial y la bolsa isquioglútea.
  • En algunos casos, también se puede experimentar debilidad en la extremidad inferior, específicamente al intentar acelerar durante la carrera. [PocospacientespuedendarantecedentesdegotaaunquebursitisdeataqueconjuntoporlagotaescomúnquelabursitisdeIschiaglutealBursa
  • Se experimenta dolor al tocar firmemente el tendón de la corva y la bolsa de isquioglúteo.
  • En algunos casos, También se puede experimentar la eyaculación en la extremidad inferior, específicamente al intentar acelerar durante la carrera.

Tratamiento de la bursitis isquioglútea

  • Rest.
  • La terapia de frío ayuda a reducir la inflamación y el dolor.
  • Evita las actividades que agravan los síntomas.
  • Evita el masaje.
  • Inyecciones de corticosteroides, donde se inyecta la medicación en la bolsa, no solo ayuda a reducir la inflamación sino que también alivia los síntomas.

Terapia física: La terapia física para la bursitis isquioglútea es importante para acelerar el proceso de curación. La terapia física también disminuye la probabilidad de recurrencias en el futuro. La fisioterapia puede incluir:

  • Aplicación de calor y hielo.
  • Electroterapia como TENS y ultrasonido.
  • Masaje de tejidos blandos.
  • Estiramientos.
  • Aguja seca.
  • Movilización conjunta.
  • Uso de muletas.
  • Corrección de la biomecánica anormal como el uso de ortesis.
  • Consejo antiinflamatorio.
  • Ejercicios para mejorar la fuerza, flexibilidad y estabilidad del núcleo.
  • Modificación de la actividad y entrenamiento.
  • Adecuado plan para volver a la actividad.

Ejercicios para bursitis isquioglútea

Estiramiento de isquiotibiales para bursitis isquioglútea:

Este ejercicio se realiza manteniendo el pie sobre una silla o un escalón. Ahora, manteniendo la rodilla y la espalda en una posición recta, inclínese gradualmente hacia delante, hacia las caderas, hasta que sienta un estiramiento leve a moderado sin dolor en la parte posterior de la nalga, la rodilla o el muslo. Mantenga la posición durante unos 15 segundos y suelte. Repita cuatro veces para asegurarse de que no hay exacerbación del dolor.

Estiramiento glúteo para la bursitis isquioglútea:

Este ejercicio se realiza acostándose sobre la espalda. Con la ayuda de las manos, lleve la rodilla hacia el hombro opuesto hasta que sienta un estiramiento leve a moderado sin dolor a lo largo de las nalgas o en el lado frontal de la cadera. Mantenga la posición durante unos 15 segundos y suelte. Repita cuatro veces para asegurarse de que no haya una exacerbación de dolor.

Investigaciones para la bursitis isquioglútea

En general, se realiza un examen físico y subjetivo completo para diagnosticar la bursitis isquioglútea. Otras pruebas que ayudan a diagnosticar y evaluar la gravedad pueden incluir:

  • Rayos X.
  • Resonancia magnética.
  • Tomografía computarizada.
  • Ultrasonido.

¿Puede calificarse la Bursitis isquioglútea para los beneficios por discapacidad?

El paciente con Bursitis Isquioglútea puede no ser elegible para los beneficios por discapacidad de la seguridad social a menos que sufra de enfermedades crónicas adicionales, como gota o artritis grave de la cadera.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment