¿Cómo se produce la fibrosis hepática?

La fibrosis hepática es la cicatrización excesiva del tejido hepático, que se debe a la inflamación progresiva del hígado y la muerte de las células hepáticas en las enfermedades crónicas del hígado. La fibrosis hepática ocurre cuando el hígado intenta reparar sus células dañadas a través del depósito de nuevas fibras de colágeno. Esta deposición de tejido reparado da como resultado tejido cicatrizado o formación de tejido fibroso. Esta respuesta exagerada de cicatrización de la herida interfiere con la función normal del hígado.

La fibrosis hepática se produce debido al daño repetido causado por varios fármacos o por trastornos. Los hepatocitos / las células hepáticas funcionales se dañan debido a un traumatismo, consumo excesivo de alcohol, toxinas o virus como la hepatitis B o la hepatitis C, obstrucción biliar, hepatitis autoinmune, enfermedad hepática grasa no alcohólica (NAFL) y enfermedad hepática alcohólica ( ALD). Sin embargo, muy raramente la fibrosis hepática es el problema principal, principalmente es secundario a alguna otra enfermedad hepática como la cirrosis hepática. Las personas con riesgo de desarrollar fibrosis hepática son personas mayores de 50 años, pacientes inmunocomprometidos, hígado graso (esteatosis), resistencia a la insulina y que están infectados con el virus de la hepatitis B o C. También se cree que la fibrosis ocurre más rápidamente en hombres que en mujeres.

Se sabe que el virus de la hepatitis C da como resultado el 60-70% de los casos y casi el 75% de los casos de hepatitis aguda se convierten en hepatitis crónica. La hepatitis B se presenta principalmente como una coinfección con hepatitis D y contribuye al 5-10% de los casos. Un 90% de los recién nacidos que padecen hepatitis aguda progresan a hepatitis crónica y el 25-50% también progresa a casos crónicos en niños pequeños.

El hígado graso se presenta principalmente en personas obesas, diabéticas con niveles anormales de colesterol y grasas en la sangre. Estas condiciones conducirán a la síntesis de más grasa y, en última instancia, la acumulación dentro de las células hepáticas que causan el hígado graso. Este hígado graso causa inflamación crónica y cirrosis hepática.

La hepatitis alcohólica ocurre en personas que han estado bebiendo mucho durante muchos años. Esto conduce a la inflamación y destrucción generalizada de las células hepáticas.

Los medicamentos que conducen a la hepatitis crónica son la isoniazida, la metildopa y la nitrofurantoína cuando se toman durante un largo período de tiempo.

Otras causas de la hepatitis crónica incluyen la deficiencia de alfa-1 antitripsina (un trastorno hereditario, enfermedad celíaca y hemocromatosis. Todos a su vez conducen a fibrosis hepática y, si no se tratan, cirrosis hepática.

Etapas de la fibrosis hepática

Las etapas determinan el grado de daño afectado al hígado. La actividad o la predicción de cómo progresa la fibrosis se realiza en base a un sistema de puntuación popular denominado sistema de puntuación METAVIR. El grado de actividad varía de A0 a A3, ya que A0 no tiene actividad, A1 muestra actividad leve, A2 muestra actividad moderada y A3 muestra actividad severa.

El rango de etapas de fibrosis de F0 a F4:

F0: no muestra evidencia de fibrosis.

F1: muestra fibrosis portal sin formación de septa.

F2: muestra fibrosis portal con poca formación de septa.

F3: muestra varios septos sin cirrosis.

F4: muestra fibrosis hepática.

La forma más severa incluye F3 y F4.

Síntomas de la fibrosis hepática

En general, la fibrosis hepática no se diagnostica en etapas de leves a moderadas, ya que los síntomas no suelen aparecer hasta que se produce un daño hepático grave. Los síntomas incluyen pérdida de apetito , fatiga , letargo, ictericia , náuseas , vómitos , pérdida de peso, acumulación de líquido en las piernas y el estómago, confusión mental, somnolencia excesiva y coma. En su mayoría, los síntomas son los de la cirrosis hepática. La función cerebral se deteriora debido a la incapacidad de las células hepáticas dañadas para filtrar sustancias tóxicas de la sangre, que a su vez se acumulan en la sangre y llegan al cerebro.

Manejo de la fibrosis hepática

El diagnóstico se realiza basándose en el examen físico, los síntomas, los análisis de sangre, las pruebas de función hepática (midiendo el nivel de enzimas hepáticas y determinando la función hepática y la presencia de daño hepático). Otras pruebas utilizadas son elastografía por ultrasonido , tomografía computarizada , elastografía por resonancia magnética y biopsia de hígado.

El tratamiento apunta a curar la causa subyacente y el tratamiento paliativo, como la abstinencia del alcohol en casos de abuso de alcohol, reducción de peso en casos de hígado graso y medicamentos antivirales, y terapia con interferón en casos de hepatitis B y hepatitis C.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment