¿Cuál es la causa del leiomiosarcoma?

Aunque los expertos no saben la razón exacta de la causa del leiomiosarcoma (que es una enfermedad muy rara), se están realizando algunas investigaciones para determinar las causas, las opciones disponibles para evitar la enfermedad, diagnosticar usando otras técnicas de imagen y mejores opciones de tratamiento Que no causan más efectos secundarios.

Un factor de riesgo es todo lo que influye en la probabilidad de contraer una enfermedad, como el leiomiosarcoma. Existen diferentes tipos de factores de riesgo. Algunos no se pueden cambiar, como la edad o la raza. Otros factores pueden asociarse con elecciones personales como fumar, beber o hacer dieta. Poseer un factor de riesgo, o incluso varios, no significa que una persona sufra de leiomiosarcoma. Del mismo modo, si un paciente no presenta ningún factor de riesgo, esto no significa que no padecerá la enfermedad. Se sabe que estos factores afectan el riesgo de leiomiosarcoma de una mujer.

La radioterapia pélvica podría causar leiomiosarcoma

La radiación de alta energía (ionizante), que se usa para tratar algunos tipos de cánceres, puede dañar el ADN de las células, lo que aumenta el riesgo de un segundo tipo de cáncer. Si ha recibido radiación pélvica, tiene un mayor riesgo de desarrollar sarcoma uterino. Comúnmente, estos cánceres se diagnostican de 5 a 25 años después de haber estado expuesto a la radiación.

La raza es un factor de riesgo para el leiomiosarcoma

Los sarcomas uterinos ocurren con más frecuencia en mujeres negras que en mujeres blancas o asiáticas. La razón es desconocida.

Cambios en el gen de RB pueden causar leiomiosarcoma

Las mujeres que han tenido un tipo de cáncer ocular llamado retinoblastoma debido a una anomalía congénita de una copia del gen RB tienen un mayor riesgo de desarrollar leiomiosarcomas.

Los profesionales de la salud no saben exactamente qué causa la mayoría de los sarcomas uterinos, aunque se han establecido ciertos factores de riesgo. Las investigaciones están ayudando a entender esta enfermedad infrecuente.

Por ejemplo, los científicos han descubierto cambios en el ADN de ciertos genes que se producen cuando las células uterinas normales se convierten en leiomiosarcomas.

Su comprensión de cómo los cambios en moléculas específicas pueden hacer que las células normales se conviertan en leiomiosarcoma ha mejorado gracias a investigaciones recientes. Los investigadores ahora tienen una idea clara de cómo las mutaciones genéticas pueden afectar los crecimientos celulares normales, lo que a su vez puede conducir a una condición como el leiomiosarcoma. Un área de la investigación activa son los estudios de imagen para diagnosticar con mayor precisión los leiomiosarcomas. Las opciones de tratamiento dependen de si un tumor uterino es un leiomiosarcoma o no, por ejemplo, podría ser un leiomioma o un fibroma. Esta información ayudaría a saber si se necesita cirugía y, de ser así, permitiría a los médicos aplicar la mejor técnica quirúrgica para extirpar el tumor. Para saber más acerca de estos tumores poco comunes, los investigadores han considerado que las imágenes mejoradas son una herramienta de diagnóstico para que puedan comprender mejor cómo usar la quimioterapia después de la cirugía y cuáles pueden ser las posibilidades de un resultado positivo posterior al tratamiento. Se está estudiando la tomografía por emisión de positrones (PET), así como la resonancia magnética (IRM) mejorada con agentes de contraste. Además, los investigadores continúan encontrando nuevas formas de diagnosticar el leiomiosarcoma además de las técnicas de imagen estándar con la ayuda de los análisis de sangre para determinar los niveles de LDH, el peso corporal del paciente y el tamaño del tumor.

Tratamiento

La cirugía es el tratamiento de primera línea para esta condición. Para evitar cualquier posibilidad de recurrencia, los médicos también recurren a la quimioterapia junto con radiación o incluso sin ella después de la cirugía.

La terapia hormonal también ha demostrado ser bastante eficaz para tratar y controlar algunos tipos de sarcomas uterinos. Los investigadores intentan descubrir si los medicamentos que controlan el estrógeno podrían ayudar a retrasar o incluso prevenir que estos cánceres regresen después de la cirugía. También determinan si es necesario extirpar los ovarios durante el curso del tratamiento en todas las mujeres con sarcoma uterino, o si es seguro preservarlos, más en mujeres jóvenes con estadio temprano de cáncer.

Los profesionales de la salud también están tratando de analizar las inmunoterapias y otras terapias dirigidas como modo de tratamiento para el leiomiosarcoma. Es posible que estos medicamentos no tengan el mismo mecanismo de trabajo que los medicamentos de quimioterapia, pero han demostrado ser efectivos cuando la quimioterapia no tiene efecto en el paciente o hay una recurrencia de leiomiosarcoma después del tratamiento.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment