Hipertensión pulmonar del grupo II por enfermedad cardíaca izquierda

Según la OMS, la hipertensión pulmonar (HP) se clasifica en cinco grupos principales. La hipertensión pulmonar debida a una enfermedad cardíaca izquierda se coloca en el grupo II. Es una de las enfermedades devastadoras y complejas asociadas con una alta tasa de mortalidad. Afecta el lado izquierdo del corazón causando disfunción miocárdica, enfermedad valvular y fracción de eyección deficiente (insuficiencia cardíaca sistólica). La característica hemodinámica más importante (dinámica del flujo sanguíneo) que distingue a la hipertensión pulmonar del grupo II de otras es la presión de enclavamiento capilar pulmonar elevada, es decir, mayor de 15 mmHg (el nivel normal es menor o igual a 15 mmHg).

Fisiopatologia

Los individuos afectados de hipertensión pulmonar del grupo II posiblemente presenten un alto nivel de presión arterial pulmonar (PAP). A veces, los pacientes pueden desarrollar una etapa de PH sensible, con un aumento en el gradiente transpulmonar y resistencia vascular pulmonar. Esto a menudo se describe como un grupo precapilar o mixto. El mecanismo preciso de la causa de esta enfermedad del grupo II en el paciente no se comprende completamente. Pero el experto identificó que el aumento de la presión o el edema pulmonar es la causa del deterioro localizado. La metaloproteinasa, la endotelina y la activación de la angiotensina II causan modificaciones tisulares y vasoconstricción. Esto también media la proliferación de fibroblastos, lo que resulta en la alteración vascular permanente.

Grupo II asociado a condiciones comórbidas

PH debido a la enfermedad cardíaca izquierda a menudo se asocia con otra enfermedad. Esta condición se refiere médicamente como un estado comórbido, que puede aumentar los síntomas de las disfunciones del miocardio y la enfermedad renal crónica. La cardiopatía isquémica, la hipertensión arterial, el síndrome obstructivo pulmonar, la apnea del sueño y la diabetes mellitus están asociadas al grupo II y pueden aumentar el riesgo de mortalidad.

Importancia de las medidas de diagnóstico

La medición de la presión pulmonar es el procedimiento ideal para la evaluación. Además, el ecocardiograma puede medir sin esfuerzo las anomalías miocárdicas o valvulares. La función diastólica del ventrículo izquierdo a menudo se deja fuera en los pacientes del grupo II. Es la razón principal de la causa de la insuficiencia cardíaca en muchos casos. El diagnóstico precoz de la disfunción diastólica a menudo puede revertir los trastornos de la válvula mitral.

La cateterización del corazón derecho es el método estándar para identificar PH y PH precapilar debido a las PVD de la insuficiencia cardíaca del lado izquierdo. La HP relacionada con la insuficiencia cardíaca sistólica con más frecuencia termina en la muerte. Es el principal obstáculo para el trasplante de corazón en pacientes con insuficiencia cardíaca terminal, con la excepción de que solo los casos de HP son reversibles.

Uno de los enfoques más interesantes para medir la HP es mediante la utilización de la prueba de ejercicio. La ergometría en bicicleta propensa es una forma vigorosa de ejercicio, que ayuda en la evaluación de las modificaciones en las presiones de llenado del ventrículo izquierdo y pulmonar. También es útil para evaluar el aumento del gasto cardíaco. Los datos obtenidos de la prueba de ejercicio hacen que los expertos identifiquen la hipertensión pulmonar durante las etapas iniciales y diferencien la enfermedad ventricular izquierda de la EVP.

Tratamientos para el Grupo II

El diagnóstico inicial y el tratamiento de los síntomas pueden reducir la morbilidad como las enfermedades de las válvulas o del miocardio. El control de la presión arterial, el tratamiento de la apnea del sueño, el mantenimiento de un peso óptimo, el tratamiento de las enfermedades cardíacas valvulares y el tratamiento de la CAD según las pautas de la American College of Cardiology (ACC) y la American Heart Association deben considerarse antes de tratar la HP. La PH puede resolverse significativamente en muchos casos una vez que el volumen del paciente se ha normalizado. La PH puede elevar el nivel de lesión local, especialmente en pacientes con cardiopatía valvular. En tales casos, si la terapia vasodilatadora se inicia antes del inicio de la enfermedad valvular, debido al riesgo de efectos adversos de la administración del fármaco, puede conducir a insuficiencia cardíaca.

La insuficiencia cardíaca sistólica debe tratarse con bloqueos neurohormonales, como bloqueadores beta, inhibidores de la ECA, bloqueadores de los receptores de angiotensina y antagonistas de la aldosterona.

Un inhibidor de la neprilisina llamado Sacubitril es una forma bastante efectiva de reducir el riesgo de muerte por insuficiencia cardíaca cuando se usa en combinación con los bloqueadores de los receptores de angiotensina. Es un tratamiento prometedor para los pacientes con insuficiencia cardíaca sistólica. De manera similar, el manejo mediante el uso de medicamentos de sildenafil es eficaz para mejorar el flujo sanguíneo (hemodinámica) además de una reducción de los síntomas relacionados con la insuficiencia cardíaca. La prostaglandina y la milrinona también se identifican como efectivas para la HP.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment