¿Por qué se utiliza la lactulosa para la encefalopatía hepática?

La encefalopatía hepática es una condición médica que se caracteriza por trastornos mentales en pacientes con enfermedades hepáticas crónicas o hipertensión portal. En la encefalopatía hepática hay una acumulación de toxinas en el cerebro, lo que conduce a síntomas neurológicos y psicológicos en pacientes que padecen esta afección. Esto podría atribuirse a una función hepática deficiente debida a diversas causas, como cirrosis, hipertensión portal, insuficiencia hepática, enfermedad de Reye, infección, hipovolemia o deshidratación , estreñimiento , desequilibrio electrolítico debido a diuréticos que causan hipopotasemia o hiponatremia, sedantes como barbitúricos o benzodiazepinas. Sobrecarga de nitrógeno en el intestino o insuficiencia renal.

Los síntomas de la encefalopatía hepática varían de leves a graves según las causas subyacentes anteriores. Estos incluyen trastornos del sueño, confusión, falta de memoria, cambios de humor, problemas de memoria, letargo, dificultad para hablar, deterioro de las habilidades motoras como escribir o conducir, temblores, cambios en la personalidad y el comportamiento, irritabilidad, apatía, desorientación, estupor, somnolencia, coma y incluso la muerte si la enfermedad subyacente no se maneja a tiempo.

¿Por qué se utiliza la lactulosa para la encefalopatía hepática?

El objetivo del tratamiento de la encefalopatía hepática implica la atención de apoyo al paciente, la identificación y eliminación de los factores desencadenantes, la reducción de la carga nitrogenada de los intestinos y la eliminación del amoníaco del cerebro y la sangre sistémica.

Atención de apoyo: es necesario vigilar el estado mental de la cama de un paciente con encefalopatía hepática. Los pacientes comatosos deben tener intubación endotraqueal y / o ingresados ​​en la UCI. La ingesta de proteínas en la dieta debe controlarse restringiendo temporalmente la proteína, pero no debe prolongarse, ya que podría conducir a la desnutrición. La ingesta de alimentos debe ser restaurada, ya sea por boca o por alimentación nasogástrica, lo antes posible.

Identificación y eliminación de factores desencadenantes: los factores desencadenantes deben identificarse antes de que empeoren los síntomas de la encefalopatía hepática. Los factores precipitantes más comúnmente encontrados en la cirrosis hepática incluyen sangrado gastrointestinal, infecciones como neumonía o peritonitis bacteriana, medicamentos como sedantes, benzodiacepinas, narcóticos o diuréticos, deshidratación, insuficiencia renal, hipopotasemia, estreñimiento y derivación portosistémica intrahepática intrahepática (TIPS).

Reducción de desechos nitrogenados intestinales: los desechos nitrogenados de los intestinos se reducen con catárticos o antibióticos. Por lo tanto, la lactulosa juega un papel importante en la catarsis (limpieza) del intestino. La lactulosa, que es un disacárido no absorbible, se ha utilizado durante décadas. Las bacterias intestinales lo metabolizan a ácido láctico y otros ácidos orgánicos. El metabolismo de la lactulosa a ácidos aumenta la acidez del intestino, favoreciendo así la conversión de amonio a amoniaco. La acidificación intestinal también promueve el crecimiento de bacterias buenas y reduce la carga bacteriana perjudicial. La lactulosa se administra por vía oral en forma de 30-40 ml dos veces al día y los pacientes con encefalopatía hepática grave pueden recibir dosis altas (hasta 30 ml cada 2 a 4 horas), ya sea por vía oral o a través del tubo nasal.

En pacientes comatosos, se puede administrar como enema (300 ml de lactulosa y 700 ml de agua) cada 4 horas, según sea necesario. Puede haber algunos efectos secundarios de la lactulosa, como diarrea , calambres abdominales o distensión abdominal. En casos de sobredosis, el paciente puede tener síntomas de diarrea severa, hipovolemia y desequilibrio electrolítico, que pueden desencadenar síntomas de encefalopatía, por lo que debe evitarse la sobredosis. Antibióticos como la rifaximina a una dosis de 400 mg tres veces al día y 550 mg dos veces al día, metronidazol a una dosis de 250 mg tres veces al día y 500 mg tres veces al día y neomicina a una dosis de 250 mg 2 a 4 veces al día. La combinación de lactulosa y rifaximina ha demostrado mejorar la calidad de vida de los pacientes con encefalopatía hepática en comparación con el uso de lactulosa sola.

Eliminación del amoníaco de la circulación sistémica: la mayoría de los pacientes con encefalopatía hepática tienen niveles séricos bajos de zinc. Se ha demostrado que la terapia con zinc reduce los niveles de amoníaco en la sangre junto con los síntomas de encefalopatía hepática en comparación con la terapia estándar. Se necesitan más estudios para verificar el uso de zinc. Prebióticos, probióticos y simbióticos también se han utilizado para la estimulación y el equilibrio de la microflora del intestino.

Los pacientes con cirrosis corren el riesgo de desarrollar episodios nuevos y recurrentes de encefalopatía hepática, por lo que su dieta y nutrición deben controlarse a largo plazo para evitar el desarrollo de factores precipitantes. El trasplante de hígado se considera en casos de insuficiencia hepática.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment