Prueba de bomba de dolor intratecal y sus contraindicaciones

Prueba de bomba de dolor intratecal

La cirugía de bomba de dolor intratecal se realiza por un especialista en dolor, un neurocirujano o un cirujano ortopédico. El paciente es evaluado cuidadosamente para la colocación intratecal de la bomba de dolor. Una vez que se selecciona al paciente para la colocación de la bomba de dolor intratecal, el paciente es evaluado cuidadosamente para detectar un trastorno de dolor psicológico. Luego de una evaluación psicológica por parte del psiquiatra, se considerará al paciente para el ensayo de analgésicos intratecales.

Criterios de selección para la bomba de dolor intratecal

Los pacientes son seleccionados para la bomba de dolor intratecal si se observan uno o más de los siguientes factores:

  • El dolor crónico no maligno que no responde a los opioides orales y todas las demás opciones de tratamiento han fallado o no están disponibles.
  • Dolor maligno de cáncer en paciente terminal.
  • Inapetencia inadecuada con altas dosis de opioides orales
  • Efectos secundarios como somnolencia, somnolencia y apnea del sueño con opiáceos orales.
  • Dependencia de opioides
  •  Adicción a los opiáceos

Contraindicaciones para la bomba de dolor intratecal

  • Dolor psicológico – El dolor es subjetivo, un dolor psicológico no responderá a los opioides intratecales.
  • Coagulopatía – Trastorno hemorrágico puede dar como resultado hematoma epidural o hemorragia intratecal que puede causar síntomas de presión en la médula espinal.
  • Infección – La infección preexistente está contraindicada para la cirugía.
  •  Efectos secundarios opioides – El paciente no debe ser considerado para terapia opioide intratecal si el paciente presenta efectos secundarios como náuseas, vómitos, mareos y confusión con los medicamentos opiáceos orales.

Prueba de medicamentos opioides administrados por vía intratecal Pain Pump

El ensayo se realiza inyectando opioides en el espacio epidural o el espacio intratecal para evaluar los efectos secundarios y la eficacia del opioide como analgésico.

  • Ensayo de opioides epidurales – Se coloca un catéter epidural temporal para la dosis de prueba de opioides en el espacio epidural lumbar. El extremo distal del catéter colocado en el espacio epidural está debajo de la piel y conectado a una bomba externa. El procedimiento se realiza bajo anestesia local en el centro quirúrgico. El paciente es dado de alta a casa con instrucciones. La dosis epidural de opiáceo aumenta una o dos veces al día. Se evalúa la dosis de opioide epidural necesaria para lograr un alivio del dolor óptimo del 50%. El catéter puede dejarse en el espacio epidural durante 7 a 10 días.
  • Ensayo de opioides intratecal – Se coloca un catéter intratecal temporal para la dosis de prueba de los opioides en el líquido cefalorraquídeo intratecal lumbar. El extremo distal del catéter se tuneliza debajo de la piel y se conecta a una bomba externa programable. El procedimiento se realiza bajo anestesia local en el centro quirúrgico. La dosificación intratecal de opiáceos necesaria para aliviar el dolor es mucho menor que los opiáceos epidurales. El alivio del dolor se valora cuidadosamente con la dosificación de opioides. El catéter es monitoreado por hemorragia y infección diariamente.
  • Monitoreo de pacientes – El paciente es dado de alta a casa con instrucciones. La bomba utilizada para la administración de medicamentos epidurales y espinales es diferente. El volumen y la dosificación necesarios para aliviar el dolor en un ensayo epidural es de 6 a 10 veces más que la prueba intratecal de medicamentos opioides. El coordinador de dolor (enfermera) o el médico deben estar accesibles para el paciente y parientes cercanos durante 24 horas hasta que se retire el catéter y se complete la prueba. El coordinador de dolor controlará la función del dispositivo, los efectos secundarios de medicamentos y estará disponible para cualquier problema con la bomba externa. La enfermera y / o el médico verán al paciente a diario para detectar infección y seguimiento. El paciente es monitoreado de cerca por un 50% o más de alivio del dolor mientras recibe medicación opiácea epidural o intratecal. La dosificación de opiáceos intratecales para lograr 50% o más de dolor es mucho menor que la dosis epidural.
  • Elección de la medicación de prueba – La medicación para el dolor que se usa para el ensayo es morfina o hidromorfona. La dosis de prueba intratecal de hidromorfona o morfina necesaria para reducir el dolor en un 50% o más en un paciente promedio es de entre 0,2 mg / d a 0,75 mg por día. El paciente que toma altas dosis de opioides por vía oral puede necesitar hasta 2 mg / 24 horas o más de morfina intratecal o hidromorfona. El paciente que sufre de dolor maligno durante varios meses antes del ensayo y toma varios cientos de mg de opioides puede necesitar una dosis intratecal de hidromorfona o morfina cercana a 5 mg o más.
  • Epidural Opioids Medications – Dosis epidural de opioide para lograr un alivio del dolor del 50% puede ser de 2 por día a 20 mg por día dependiendo de la dosis de opioides orales, la gravedad del dolor, la resistencia o tolerancia a los opioides.

Selección del paciente para colocación permanente de la bomba de dolor intratecal

Prueba de opioides intratecales se lleva a cabo de 2 a 7 días. El ensayo durante 7 días puede provocar infección ya que el catéter está expuesto a la atmósfera. El alivio del dolor del 50% o más se considera adecuado para considerar al paciente para la cirugía a fin de insertar la bomba y el catéter. Las actividades del paciente son monitoreadas durante el período de prueba. La mejora en las actividades es uno de los objetivos que se lograrán después del tratamiento con opioides intratecales. Se alienta al paciente a estar activo durante el juicio. El paciente se selecciona para la colocación permanente de catéter y bomba de dolor intratecal después de un alivio exitoso del dolor durante el período de prueba.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment