¿Tener demasiada carne puede ser perjudicial para su salud?

¿Tener demasiada carne puede ser perjudicial para su salud?

El consumo de carne no es necesariamente malo para ti. Sin embargo, depende más de la cantidad de carne que consuma, así como también de la calidad de la carne que consume. Muchos expertos sugieren que la porción ideal de carne que debe tener no debe ser más grande que el tamaño de la palma de su mano. Esto se traduce aproximadamente en alrededor de tres onzas.

El problema surge cuando empiezas a consumir demasiada carne. Por ejemplo, cuando sales a restaurantes, las personas tienden a no notar el gran tamaño de las porciones que consumen. En tales situaciones, también tenderá a comer más de lo normal en una sola sesión.

¿Qué sucede cuando comes demasiada carne?

Entonces, ¿qué pasa cuando comes demasiada carne? Aquí hay algunas formas sorprendentes en las que el consumo excesivo de carne afecta al cuerpo:

Demasiada carne causa deshidratación: un estudio de investigación realizado por la Universidad de Connecticut ha demostrado que una dieta rica en proteínas tiene la posibilidad de hacer que los riñones produzcan orina mucho más concentrada, lo que puede causar deshidratación. La deshidratación afecta cada faceta de tu gusto. Ya sean sus niveles de energía, para su piel, e incluso aumentar el deseo de ciertos alimentos. Los calambres musculares y la sensación de irritación también son signos de deshidratación. Por lo tanto, si observa que ocurren tales signos, debe optar por reducir su consumo diario de carne.

Demasiada carne puede causar pérdida de la visión: el consumo regular de carne en forma regular aumenta el riesgo de degeneración macular relacionada con la edad, que se sabe que causa ceguera en las personas mayores. ¿Por qué pasó esto? ¿Cómo es posible que el consumo de carne pueda aumentar su riesgo de pérdida de visión? La razón detrás de esto es que existe un vínculo entre la grasa saturada presente en la carne. Esta grasa saturada se considera dañina para los vasos sanguíneos presentes en sus ojos. Existen ciertos químicos, conocidos como nitrosaminas, que dañan estos vasos sanguíneos en los ojos.

Olor corporal y tener demasiada carne: un estudio de investigación publicado en el Journal Chemical Senses ha demostrado que las personas que consumen una dieta que no contiene carne pueden tener un olor corporal más “atractivo” o agradable. El estudio mostró que los consumidores frecuentes de carne tendrán un olor corporal más intenso en comparación con aquellos que han eliminado la carne de su dieta.

Tener demasiada carne puede darte un dolor de cabeza: tener demasiada carne puede causar un dolor de cabeza porque la carne se está deshidratando. Además, el cerebro necesita carbohidratos para producir energía y cuando terminamos consumiendo demasiada carne y no suficientes carbohidratos, esto causa una degradación en sus funciones mentales y también provoca dolores de cabeza.

Demasiada carne puede causar estreñimiento: comer demasiada carne en lugar de carbohidratos causará estreñimiento . Esto se debe a que la carne no le proporciona la cantidad necesaria de fibra que su cuerpo necesita. Si desea aliviar el estreñimiento, debe reducir el consumo de carne y aumentar el consumo de carbohidratos complejos, como cereales integrales, vegetales con almidón, etc. Además, aumente el consumo de frutas y verduras si nota que su cuerpo el olor ha cambiado

Demasiada carne debilita sus huesos: Tener niveles muy altos de proteínas en su dieta provoca una pérdida de calcio junto con la orina. La pérdida urinaria de calcio causa daño a la salud de sus huesos, ya que el calcio es el mineral primario que se requiere para formar huesos fuertes. Puede prevenir esta pérdida de calcio aumentando su consumo de calcio o también puede reducir su consumo de carne. Este es uno de los principales factores que las personas que tienen dietas ricas en proteínas desconocen hasta que sus huesos se vuelven débiles y quebradizos.

Demasiada carne puede causar mal aliento: su dieta puede ser la razón por la que regularmente tiene mal aliento . Una dieta que contiene cantidades demasiado altas de proteínas y grasas, con menos carbohidratos, hace que el cuerpo produzca un compuesto conocido como cetonas. Según una investigación realizada en la Universidad Estatal de Missouri, estas cetonas se liberan a través de la respiración, lo que le da un olor a acetona. Aumentar la cantidad de carbohidratos en su dieta puede ayudar a contrarrestar este problema.

Demasiada carne puede alterar las bacterias intestinales: hay una gran cantidad de bacterias naturales presentes en nuestro intestino. Las bacterias intestinales tienen un gran impacto en nuestra salud, por lo que es importante que comamos alimentos que garanticen que las bacterias de los alimentos superen en número a las malas. Las bacterias intestinales requieren que los carbohidratos complejos prosperen, mientras que los granos y la fibra de las frutas y verduras son particularmente necesarios para mantener el intestino sano. Por lo tanto, cuando regularmente consumimos una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos, las bacterias intestinales malas prosperan en lugar de las buenas. Esto puede causar muchos problemas de salud relacionados con la diversidad desequilibrada en nuestras bacterias intestinales.

Mayor riesgo de cáncer: muchos estudios han demostrado que una dieta que contiene demasiada proteína aumenta el riesgo de contraer cáncer. Esto sucede debido al alto consumo de proteínas basadas únicamente en la carne. Comer demasiada carne está relacionado con el cáncer de mama, colon y próstata. De hecho, al hacer lo inverso a esto también es correcto, los estudios han demostrado que las personas que no comen carne tienen un riesgo mucho menor de cáncer. Los expertos sugieren que esto se debe probablemente a que en la actualidad existen muchos tipos de hormonas, grasas y compuestos cancerígenos agregados en muchos tipos de carne.

Sustituir la carne con otras fuentes de proteínas

No es necesario que obtenga su ingesta de proteínas solo de la carne. También existen otras opciones más saludables que no solo le proporcionarán la cantidad necesaria de proteínas, sino que también ayudarán a reducir estos riesgos asociados con la carne y sus efectos de dieta ricos en proteínas. Algunas de las fuentes saludables de proteínas incluyen:

  • Nueces
  • Pez
  • Legumbres
  • Granos integrales
  • Carnes magras y aves de corral pastadas (preferiblemente alimentadas con pasto)

Al evitar las carnes que son altas en grasa, no solo podrá tener una dieta más saludable, sino que también podrá evitar todos los efectos secundarios mencionados anteriormente.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment