Endocrina

¿Qué es la tiroiditis linfocítica crónica y cómo se trata ?: Causas, síntomas y pronóstico de la tiroiditis linfocítica crónica

¿Qué es la tiroiditis linfocítica crónica?

La glándula tiroides está situada en la base de la porción frontal del cuello y es responsable de producir hormonas que controlan el metabolismo del cuerpo, como la frecuencia cardíaca, la quema de calorías, etc. La tiroiditis se refiere a grupo de trastornos inflamatorios.

La tiroiditis linfocítica crónica es un trastorno autoinmune en el que las células inmunes del cuerpo atacan el tejido tiroideo, causando la inflamación de la tiroides. Esto a su vez afecta la capacidad de la tiroides para producir la hormona tiroidea. Si la tiroides se destruye hasta el punto en que no puede producir suficiente hormona tiroidea para que el cuerpo funcione correctamente, se desarrolla hipotiroidismo . En otros casos, la tiroides se inflama y agranda tanto que se desarrolla un bocio. La tiroiditis linfocítica crónica también se conoce como Tiroiditis de Hashimoto llamada así por el cirujano japonés que la descubrió en 1912.

Causas de la tiroiditis linfocítica crónica

La tiroiditis linfocítica crónica se produce cuando una gran cantidad de linfocitos dañados invaden la glándula tiroides. Cuando estas células ingresan a la tiroides, destruyen las células, los tejidos y los vasos sanguíneos de la glándula. Todavía no está claro por qué las células tutelares del cuerpo chocan contra los tejidos sanos del cuerpo. La investigación aún está en curso, pero algunos de los factores que pueden causar la tiroiditis linfocítica crónica son:

Los genes responsables de causar la tiroiditis linfocítica crónica:

Las personas que tienen familiares que han tenido este trastorno tienen más probabilidades de desarrollar tiroiditis linfocítica crónica.

Tiroiditis linfocítica crónica causada por hormonas:

La investigación dice que la tiroiditis linfocítica crónica es siete veces más común en mujeres que en hombres. Esto sugiere que la hormona sexual juega un papel importante en el desarrollo de la tiroiditis linfocítica crónica. Además, algunas mujeres tienen problemas con la tiroides antes y después de tener un bebé. Aunque el problema desaparece, hasta un 20% de estas mujeres desarrollan este trastorno.

Iodo excesivo que causa la tiroiditis linfocítica crónica:

Ciertas drogas y demasiado yodo también desencadenan el trastorno tiroideo en personas susceptibles.

Exposición a la radiación como causa de tiroiditis linfocítica crónica:

La exposición a ciertas radiaciones como las radiaciones después del bombardeo atómico en Japón, el accidente nuclear de Chernobyl y otras exposiciones a la radiación pueden conducir a tiroiditis linfocítica crónica.

Signos y síntomas de la tiroiditis linfocítica crónica

La tiroiditis linfocítica crónica es leve en el comienzo y puede llevar años desarrollarse. El síntoma más evidente de la tiroiditis linfocítica crónica es la aparición de un bocio firme, irregular y no sensible. Al principio, el bulto puede ser indoloro, pero ejerce presión sobre la parte inferior del cuello. En etapas avanzadas, el bocio puede interferir con la respiración y la deglución.

Otros síntomas de la tiroiditis linfocítica crónica pueden incluir los siguientes:

  • Fatiga
  • Aumento de peso
  • Palidez o hinchazón de la cara
  • Sensación de frío
  • Articulación y dolor muscular
  • Constipación
  • Sequedad y adelgazamiento del cabello
  • Períodos menstruales abundantes o irregulares
  • Depresión
  • Trastorno de pánico
  • Corazón lento tasa
  • Problemas para quedar embarazada y mantenerla.

Epidemiología de la tiroiditis linfocítica crónica

Las personas que desarrollan tiroiditis linfocítica crónica a menudo tienen familiares que han tenido tiroides o algún otro trastorno autoinmune. Aunque la tiroiditis linfocítica crónica puede afectar a personas de cualquier grupo de edad, se manifiesta principalmente en personas de mediana edad, generalmente entre los 30 y los 50 años, y es siete veces más común en mujeres que en hombres. Afecta a aproximadamente el 5% de la población en algún momento de su vida y de 1 a 1.5 en 1000 personas tienen este trastorno en cualquier momento.

Los incidentes de tiroiditis linfocítica crónica han crecido exponencialmente en los últimos 50 años y esto el aumento puede estar relacionado con el contenido creciente de yodo en la dieta regular. Una complicación rara pero grave de la tiroiditis linfocítica crónica es el linfoma tiroideo, que tiende a ocurrir en mujeres del grupo de edad de 50 a 80 años y por lo general se limita a la glándula tiroides.

Diagnóstico de tiroiditis linfocítica crónica

El diagnóstico de tiroiditis linfocítica crónica se basa en los signos y síntomas del paciente. Los hallazgos físicos varían según el grado de hipotiroidismo, como hinchazón facial, edema periorbitario, piel fría y seca, edema periférico sin fóvea, uñas engrosadas y debilitadas, bradicardia, presión arterial elevada, habla lenta, ataxia, etc. La indicación más evidente de la enfermedad sería la presencia de hormona estimulante de la tiroides, T3 y T4 libres, y autoanticuerpos específicos de la tiroides en el suero. Esto, junto con la medición de los niveles séricos de tiroglobulina, son necesarios para confirmar el diagnóstico. La ecografía es otra herramienta de diagnóstico mediante la cual se puede observar una glándula tiroides agrandada con un patrón hipoecogénico. Esta imagen es útil para evaluar el tamaño de la tiroides, la textura y la ubicación de los nódulos. Se puede realizar una aspiración con aguja fina y una biopsia para excluir malignidad.

Tratamiento de la tiroiditis linfocítica crónica

No existe una cura como tal para la tiroiditis linfocítica crónica; sin embargo, reemplazar las hormonas con medicamentos puede regular los niveles de hormonas y restaurar el metabolismo normal del cuerpo. La tiroiditis linfocítica crónica se puede tratar con levotiroxina, independientemente de si el hipotiroidismo está presente o no. Los agentes de reemplazo tiroideo como la levotiroxina, la triyodotironina o la extracción de tiroides disecada también se usan para tratar este trastorno.

Se debe tener en cuenta el monitoreo de la ingesta de hormonas sintéticas ya que cantidades excesivas de tiroides pueden acelerar la degradación ósea, lo que puede ocasionar osteoporosis . El exceso de tratamiento con levotiroxina también puede causar trastornos del ritmo cardíaco (por ejemplo, arritmias).

No se conoce una forma de prevenir la tiroiditis linfocítica crónica. Conocer los factores de riesgo puede permitir un diagnóstico y tratamiento más precoz.

Pronóstico de la tiroiditis linfocítica crónica

La tiroiditis linfocítica crónica no progresa durante años. Sin embargo, si progresa lentamente al hipotiroidismo, la afección puede tratarse fácilmente con terapia de reemplazo de la hormona tiroidea.

Conclusión

La tiroiditis linfocítica crónica es una afección que afecta la glándula tiroides y con frecuencia se diagnostica de forma insuficiente debido a su amplio espectro de manifestaciones clínicas. Más comúnmente, podría estar presente como bocio multinodular, bocio difuso o nódulo solitario junto con características de hipertiroidismo o estado eutiroideo. Según las estadísticas, las mujeres son más propensas a desarrollar tiroiditis linfocítica crónica. El diagnóstico se puede hacer mediante títulos positivos de anticuerpos o histopatología final. El tratamiento para la tiroiditis linfocítica crónica incluye terapia de reemplazo de tiroxina o terapia de supresión donde rara vez se requiere cirugía. Los bocios difusos responden bastante bien al manejo medicinal en comparación con los bocios multinodulares.

La clasificación citológica de la tiroiditis linfocítica crónica ayuda a evaluar la gravedad de la enfermedad y puede predecir el estado funcional de la tiroides. Los casos de hipotiroidismo asintomático y subclínico se asocian con tiroiditis linfocítica crónica de grado I y II en la citología, mientras que los casos hipotiroideos se asocian con tiroiditis linfocítica crónica de grados II y III. Un enfoque combinado de la clasificación citológica de la tiroiditis linfocítica crónica junto con la ecografía y los niveles bioquímicos puede detestar el estado hipotiroideo subclínico y proporcionar una guía para la terapia.

Lea también:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment