10 pruebas para evaluar su riesgo de cáncer

Las pruebas de detección de cáncer se realizan para detectar la presencia de cáncer en personas sanas o personas sin síntomas de cáncer. Las pruebas de detección de cáncer también están diseñadas para detectar el cáncer en una etapa temprana cuando son más tratables. Algunas pruebas de detección de cáncer han demostrado ser útiles para reducir la tasa de mortalidad de ciertos cánceres. Algunas de estas pruebas de detección de cáncer se recomiendan solo para las personas que tienen un alto riesgo de desarrollar cáncer.

Las 10 formas y pruebas para evaluar sus riesgos de cáncer son:

  1. Enema de bario para evaluar su riesgo de cáncer

    El bario es un medio de contraste, es decir, una sustancia que puede aclarar las imágenes del interior del cuerpo. Un enema de bario es una radiografía del recto y el colon. Estos órganos forman el intestino grueso, que ayuda al cuerpo a procesar los desechos. Un enema de bario ayuda a los médicos a detectar problemas de salud en el colon y el recto, como inflamación, pólipos y cáncer.

  2. Exploración ósea para evaluar su riesgo de cáncer

    Una gammagrafía ósea es una prueba de medicina nuclear y es una prueba de detección de cáncer, que ayuda a detectar cáncer en los huesos. Una gammagrafía ósea utiliza una cantidad muy pequeña de una sustancia radioactiva llamada marcador, que se inyecta en una vena. Las áreas donde el cuerpo ha absorbido muy poco o demasiado trazador pueden indicar cáncer. Normalmente, todo el cuerpo se escanea durante este procedimiento. Una gammagrafía ósea también puede ayudar a controlar la respuesta del cuerpo al tratamiento del cáncer.

  3. Aspiración y biopsia de médula ósea para evaluar su riesgo de cáncer

    Médula óseaEs el tejido graso esponjoso presente dentro de los huesos más grandes. La médula ósea es responsable de producir glóbulos rojos y blancos, y plaquetas en el cuerpo. A veces, los médicos necesitan examinar el desarrollo y la función de estas células y, por lo tanto, solicitar una biopsia y aspiración de médula ósea. Una aspiración de médula ósea es un procedimiento en el que el médico toma una muestra de la porción líquida de la médula ósea, mientras que una biopsia de médula ósea consiste en extraer una pequeña porción sólida de médula ósea. En ambos procedimientos, la médula ósea a menudo se toma del hueso pélvico. Estas dos pruebas de detección se realizan principalmente al mismo tiempo, y esto se conoce como examen de médula ósea. Estas pruebas de detección no solo ayudan a evaluar el riesgo de cáncer, sino que también pueden ayudar a los médicos a identificar afecciones como trastornos de células madre, enfermedades genéticas raras y cáncer de sangre.

  4. Evaluación del riesgo de cáncer con diferentes tipos de endoscopia

    La endoscopia es un procedimiento que le permite a un médico ver el interior del cuerpo de un individuo. En este procedimiento, una herramienta llamada endoscopio se inserta en el cuerpo de una persona. Los endoscopios son en su mayoría tubos delgados con una luz potente y una cámara diminuta al final. Ayudan al médico a ver el cuerpo interno, recoger tejidos o proporcionar tratamiento. Originalmente, esta prueba solo se usaba en el estómago, el esófago y el colon, pero ahora la endoscopia también se usa para diagnosticar enfermedades del corazón, vías urinarias, nariz, oído, garganta, articulaciones y abdomen. El médico puede recomendar una endoscopia para detectar y prevenir el cáncer. Por ejemplo, una colonoscopia es un tipo de endoscopia, que se realiza para detectar anomalías en el intestino grueso, como el cáncer colorrectal.

  5. Tomografía computarizada (TC) para evaluar su riesgo de cáncer

    Una tomografía computarizada (TC) , también conocida como TAC, es una de las pruebas de detección de cáncer más populares para evaluar el riesgo de cáncer y se usa para diagnosticar el cáncer. En la prueba de tomografía computarizada, se usa una máquina de rayos X para crear una imagen tridimensional del interior del cuerpo y luego una computadora combina estas imágenes en una vista detallada que muestra anomalías o tumores. Las áreas que comúnmente se escanean incluyen el cuello, la cabeza, el abdomen, el pecho, las extremidades y la pelvis. Con frecuencia, se utiliza una tomografía computarizada corporal total para la estadificación del cáncer.

  6. Evaluación del riesgo de cáncer con el examen rectal digital (DRE)

    Un examen rectal digital (DRE, por sus siglas en inglés) es un examen para hombres y mujeres, que le permite a un médico examinar la pelvis, el recto inferior y la parte inferior del abdomen para detectar cánceres como el cáncer de próstata, el cáncer de útero o el ovario . Un DRE se puede realizar como parte de un examen médico de rutina, o se puede realizar si una persona tiene síntomas como sangrado rectal, secreción o sangrado uretral, o un cambio en los hábitos intestinales o en el flujo de orina.

  7. Mamografía para evaluar su riesgo de cáncer de mama

    La mamografía es una prueba de detección, que detecta el cáncer de mama y evalúa el riesgo de cáncer de mama en las mujeres. La mamografía produce imágenes conocidas como mamografías, que pueden mostrar pequeños tumores que de otra manera no se pueden palpar. Las mamografías también pueden detectar otras irregularidades en los senos. Los 2 tipos principales de mamografías son la mamografía de detección y la mamografía de diagnóstico. Lo primero se hace para detectar el cáncer de mama en mujeres sin síntomas. La mamografía es una prueba de detección de cáncer, que también ayuda a detectar el cáncer temprano cuando es más tratable.

  8. Prueba de FISH para evaluar el riesgo de cáncer

    La fluorescencia en hibridación in situ (FISH) es una prueba de detección que “mapea” el material genético en células humanas, incluidos genes específicos o partes de genes. Dado que las anormalidades genéticas asociadas con el cáncer se pueden detectar mediante una prueba FISH, puede ser útil para diagnosticar algunos tipos de la enfermedad, como el cáncer de mama.

  9. Prueba CEA para evaluar su riesgo de cáncer

    Un antígeno es una sustancia producida por células tumorales cancerosas que se libera en el torrente sanguíneo. Una prueba de antígeno carcinoembrionario (CEA, por sus siglas en inglés) es una prueba de sangre que se usa para diagnosticar y tratar ciertos tipos de cáncer, especialmente para los cánceres de recto e intestino grueso. Básicamente mide la cantidad de antígeno carcinoembrionario en la sangre. El médico también puede usar la prueba de CEA para determinar si un tratamiento contra el cáncer está funcionando o no.

  10. Prueba de Papanicolaou y prueba de Papilomavirus humano (VPH) para evaluar el riesgo de cáncer

    Estas pruebas de detección se usan para identificar células anormales y tratarlas antes de que se vuelvan cancerosas. También ayudan a reducir las muertes por cáncer cervical. Se recomienda a las personas que comiencen a realizar esta prueba a partir de los 21 años, hasta los 65 años, siempre que los resultados recientes sean normales.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment