¿Es curable el cáncer de mieloma múltiple?

El mieloma múltiple es un cáncer que conduce a una proliferación anormal de células plasmáticas. Las células plasmáticas son de linajes de glóbulos blancos que son responsables de la producción de inmunoglobulina (anticuerpos). La proliferación maligna de células plasmáticas conduce a la producción de proteínas anormales e inmunoglobulinas. Estos se depositan en diversos órganos y sistemas, incluido el sistema renal que causa daños junto con la supresión del sistema inmunológico. La transformación maligna de las células plasmáticas tiene un impacto negativo en otras células sanguíneas, lo que lleva a la disminución de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Debido a la afectación de la médula ósea, existen mayores posibilidades de patología ósea e hipercalcemia debido al aumento de la actividad osteoclástica.

Los diversos signos y síntomas asociados con el proceso de la enfermedad son fatiga, debilidad, anemia, sangrado, equimosis (debida a trombocitopenia), infecciones (debidas a leucopenia), fracturas patológicas, dolor óseo, síndrome del túnel carpiano , macroglosia, lesiones cutáneas, cálculos renales , insuficiencia renal , hepatoesplenomegalia, cardiomegalia , miopatía, neuropatía , pad de hombro, diarrea , estreñimiento , parestesias, disestesias de extremidades inferiores, debilidad muscular, parálisis de las extremidades, visión brumosa, confusión, convulsiones, náuseas y dolores de cabeza .

¿Es curable el cáncer de mieloma múltiple?

El mieloma múltiple no tiene cura hasta la fecha; sin embargo, el pronóstico y el resultado han mejorado drásticamente en los pacientes con mieloma múltiple. Aunque el mieloma múltiple no es curable en los últimos tiempos, hay investigaciones en curso dirigidas a encontrar terapias para curar esta enfermedad. Hay muchos ensayos clínicos y estudios sobre la terapia con células CAR-T en casos de mieloma múltiple. Los resultados en el ensayo clínico han mostrado resultados positivos en la eliminación casi completa del cáncer. Las técnicas de detección sensible también se correlacionaron con el hallazgo de casi eliminar las células mieloides, que mostraron solo rastros de células malignas por 100,000 células normales. Es un hallazgo alentador con respecto a la selección de los pacientes, ya que todos los pacientes seleccionados tuvieron múltiples recaídas y tuvieron un promedio de siete tratamientos anteriores. A pesar de que,(1)

Si se aprueba y se usa en el futuro, esta innovación tendrá implicaciones positivas en el tratamiento temprano del mieloma múltiple y quien sepa, una posible cura para la enfermedad está a la vuelta de la esquina. Sin embargo, se requieren más estudios e investigaciones en este campo y pasarán años antes de que se logre un resultado innovador. Los principales desafíos detrás de la terapia con células CAR-T es la naturaleza extremadamente complicada del tratamiento, la tormenta de citoquinas y otros efectos secundarios que amenazan la vida y la naturaleza extremadamente costosa del tratamiento.

Aunque, hasta la fecha, no existe cura para el mieloma múltiple, existe una mejora significativa en la tasa de supervivencia de los pacientes que padecen esta afección. Los pacientes ahora pueden vivir hasta 10 años y más, con una tasa de supervivencia media de 3 años y una tasa de supervivencia de 5 años del 46,6%. Los avances recientes en el tratamiento con altas dosis de quimioterapia y trasplante de células madre han aumentado la tasa de supervivencia a 5 años a más del 50%.

El plan de tratamiento actual del mieloma múltiple incluye terapia de inducción, consolidación y terapia de mantenimiento. Esto se puede lograr con medicamentos, trasplante de células madre, radioterapia e intervención quirúrgica junto con cuidados paliativos. Los medicamentos sistémicos para destruir las células mieloides incluyen quimioterapia, terapia dirigida e inmunoterapia.

Los fármacos quimioterapéuticos destruyen las células cancerosas al atenuar su crecimiento y replicación. Los medicamentos comunes utilizados son ciclofosfamida, doxorubicina, melfalán, etopósido, carmustina y cisplatino. Estos medicamentos pueden usarse junto con esteroides o terapia dirigida.

La terapia dirigida se usa para identificar genes específicos del cáncer, proteínas y el medio ambiente para el crecimiento y la supervivencia del cáncer. Los medicamentos utilizados son bortezomib, elotuzumab, lenalidomida, carfilzomib, ixazomib, daratumumab, pomalidomida, talidomida y panobinostat.

La inmunoterapia está dirigida a aumentar la inmunidad natural del cuerpo para combatir el cáncer. Los fármacos utilizados son la talidomida, la lenalidomida y la pomalidomida. (2)

Además, también se administran medicamentos modificadores de los huesos, como los bifosfonatos y el denosumab, para reducir el riesgo de fractura patológica y dolor asociado. Prednisona y dexametasona también se administran en combinación con quimioterapia y terapia dirigida.

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment