¿Puede una infección del corazón causar un ataque al corazón?

¿Puede una infección cardíaca causar un ataque cardíaco?

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en los países desarrollados. Representan el 20% de la mortalidad mundial en el mundo. La intervención sobre los factores de riesgo tradicionales y el tratamiento clásico de cardiopatía isquémica no han logrado revertir las dramáticas consecuencias de esta enfermedad. En los últimos años, la investigación se ha centrado en la etiopatogenia (término médico que se refiere al origen de una enfermedad y sus mecanismos) de la aterosclerosis (es una alteración vascular caracterizada por endurecimiento, aumento del grosor y pérdida de elasticidad de las paredes arteriales) con el fin para encontrar nuevos objetivos terapéuticos que nos ayuden a mejorar el control de la enfermedad aterosclerótica.

Se sabe desde hace mucho tiempo que los factores de riesgo clásicos de la cardiopatía isquémica (sexo, edad, tabaquismo hipercolesterolemia, hipertensión y diabetes mellitus ) representan solo el 50% de los casos clínicamente aparentes de aterosclerosis. Los pacientes con niveles similares de riesgo cardiovascular experimentan diferentes cursos de la enfermedad y también se sabe que las tasas de infarto de miocardio y muerte súbita aumentan en invierno y después de epidemias de gripe. Todos estos hallazgos han respaldado la hipótesis de que las infecciones podrían condicionar un mayor riesgo de aterosclerosis .

Además de todas estas consideraciones, debemos tener en cuenta que la variabilidad de cada individuo puede condicionar una respuesta diferente a estas agresiones.

De acuerdo con la respuesta inflamatoria que desencadena el individuo, junto con la respuesta inmune a los diferentes patógenos, habrá una mayor o menor susceptibilidad a la formación de aterosclerosis debido a un estímulo infeccioso.

En el génesis de la aterosclerosis, se han involucrado diferentes microorganismos. De todos ellos, Citomegalovirus, Chlamydia pneumoniae y Helicobacter pylori son los que tienen mayor evidencia.

Aterosclerosis y Helicobacter pylori

Esta bacteria reside en las células de la mucosa gástrica y se transmite por un mecanismo fecal-oral. Está presente en prácticamente el 100% de las úlceras duodenales y en el 60% de las úlceras gástricas. La infección por H. pylori generalmente se adquiere en la infancia y los anticuerpos contra esta persistirán hasta más tarde en la vida, por lo que la prevalencia de anticuerpos contra Helicobacter en la población general es muy alta, alrededor del 40% a los 50 años.

Numerosos estudios han confirmado una asociación entre la serología positiva contra H. pylori y la enfermedad aterosclerótica. La mayoría de ellos se han realizado en pacientes con cardiopatía isquémica clásica y algunos en aterosclerosis cerebral.

Aterosclerosis y Citomegalovirus

Los primeros agentes infecciosos relacionados con la aterosclerosis fueron los virus, y de todos ellos, la familia de los herpesvirus.

Se puede transmitir por vía fecal-oral, oral-oral o parenteral. Se cree que su hábitat natural son los leucocitos, aunque esto no está bien establecido. La infección en individuos inmunocompetentes permanece en estado latente durante toda la vida, aunque puede reactivarse, siendo asintomática en la mayoría de los casos. La prevalencia en la población general es muy alta; más del 50% de la población mayor de 35 años tiene anticuerpos contra el virus y, a medida que aumenta la edad, estas cifras aumentan al 70% en los mayores de 70 años. La infección por CMV se correlaciona con un bajo nivel socioeconómico, con estados de inmunosupresión y con la edad.

La mayoría de los estudios muestran una asociación positiva entre la infección por CMV y la aterosclerosis.

Aterosclerosis y Chlamydia pneumoniae

Esta bacteria se transmite a través de secreciones respiratorias y se cree que persiste dentro de los macrófagos alveolares. Es el segundo patógeno causante de neumonías atípicas, responsable del 10% de los casos. La infección primaria por C. pneumoniae generalmente ocurre a edades tempranas de la vida y las reinfecciones son extraordinariamente frecuentes. Aproximadamente el 50% de los mayores de 50 años tienen serología positiva contra C. pneumoniae y su prevalencia se correlaciona con la edad, el nivel socioeconómico, el hábito de fumar y las epidemias periódicas.

Los resultados de los estudios epidemiológicos muestran una fuerte asociación entre la serología positiva contra C. pneumoniae y aterosclerosis.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment