Corazon

¿Qué puede empeorar la pericarditis?

La pericarditis es la inflamación del revestimiento del saco, pericardio, que rodea el corazón. La función del pericardio es mantener el corazón en su lugar cuando el cuerpo está en movimiento o en reposo.

La etiología de la pericarditis es principalmente idiopática, otras causas incluyen virus, bacterias u hongos. También se puede encontrar en enfermedades cardíacas, ataques cardíacos artritis reumatoide lupus eritematoso sistémico esclerodermia espondilitis anquilosante IBS insuficiencia renal, traumatismo en el pecho, leucemia y radioterapia y también debido a algunos medicamentos. La pericarditis puede ser aguda y crónica. La pericarditis aguda es la que ocurre repentinamente y no dura mucho, se resuelve en 2-6 semanas. La pericarditis crónica se desarrolla con el tiempo y lleva más tiempo para resolverse y los síntomas duran más de 3 meses. La pericarditis crónica también puede ser recurrente, significa que reaparece después de ser tratada.

Síntomas de pericarditis

El síntoma clásico de la pericarditis es dolor agudo en el pecho, en raras ocasiones también puede ser aburrido en la naturaleza. El dolor generalmente se origina en el medio del pecho y puede irradiarse al cuello, la parte superior de la espalda y los hombros. El dolor de pecho empeora cuando se acuesta, respira profundamente, tose y traga. Se siente aliviado al sentarse erguido. La pericarditis también puede presentarse con fiebre, escalofríos, dificultad para respirar, fatiga, debilidad. Si uno tiene síntomas de dolor en el pecho junto con uno u otros síntomas, uno debe llamar a la ayuda de emergencia sin demora. El médico examinará al paciente clínicamente y lo diagnosticará aún más con la ayuda de la auscultación del corazón, el tórax radiografía electrocardiograma y ecocardiograma y en ocasiones, CT corazón y corazón ultrasonido .

Tratamiento de la pericarditis

La pericarditis se trata principalmente por dolor de pecho y síntomas inflamatorios. El tratamiento incluye principalmente analgésicos y medicamentos antiinflamatorios como los antiinflamatorios no esteroideos, que incluyen ibuprofeno, aspirina, indometacina y naproxeno. En ocasiones, también puede estar indicado el tratamiento con colchicina o esteroides. Los casos graves de pericarditis pueden requerir pericardiocentesis o pericardiectomía.

¿Qué puede empeorar la pericarditis?

La pericarditis, como cualquier otra enfermedad, necesita un tratamiento adecuado y la finalización del curso de tratamiento. Con el tratamiento adecuado, los síntomas de la pericarditis mejorarán gradualmente, pero si no se completa el curso completo del tratamiento, los síntomas pueden reaparecer. Algunos pacientes, después del curso inicial de medicamentos, no completan todo el tratamiento una vez que comienzan a mejorar inicialmente, pero esto debe evitarse. La pericarditis puede recaer y reaparecer.

La pericarditis también empeora si el paciente no sigue las instrucciones completas del médico mientras se recupera. Se recomienda a los pacientes que descansen y eviten todas las actividades de esfuerzo, como el ejercicio. La actividad física está prohibida en pacientes con pericarditis y se recomienda el descanso completo. Los pacientes no prestan atención a las instrucciones y comienzan a ejercitar y agotar su cuerpo y esto a su vez empeora la pericarditis y el proceso inflamatorio comienza de nuevo.

Los síntomas de la pericarditis también pueden empeorar debido al estrés. El estrés es el factor contribuyente en el 80-90% de las enfermedades modernas y la pericarditis no es una excepción. La ansiedad exagera los síntomas de la pericarditis y el paciente puede presentar dolor torácico extremo, ritmo cardíaco irregular, hipotensión / hipertensión, fatiga, sudoración extrema. Esto podría requerir un tratamiento adicional y alternativo. Para mejorar el estrés y la ansiedad, el paciente necesita descansar y también se puede necesitar una terapia cognitivo-conductual.

Existen ciertas complicaciones de la pericarditis, como el taponamiento cardíaco; da como resultado la acumulación de grandes cantidades de líquido que pueden causar insuficiencia cardíaca diastólica. Se trata con pericardiocentesis (drenaje de líquido del pericardio). La otra complicación es la pericarditis constrictiva; es un engrosamiento del pericardio que inhibe el correcto funcionamiento del corazón. Se trata con pericardiectomía (extirpación de la parte engrosada del pericardio).

También puede haber complicaciones cuando se trata de disminuir los medicamentos, lo que se conoce como pericarditis recidivante o recidivante. Se puede clasificar en pericarditis incesante e intermitente. La pericarditis incesante ocurre cuando se trata de destetar la medicación en menos de 6 semanas. Se ve con frecuencia en pacientes tratados con esteroides, pero también se puede observar en pacientes tratados con medicamentos antiinflamatorios. La pericarditis intermitente se refiere a aquellos casos que tienen un intervalo libre de síntomas de más de seis semanas sin ningún tratamiento. Estos se manejan nuevamente con tratamiento de reposo y colchicina.

El descanso es el pilar principal para tratar la pericarditis, incluidos otros tratamientos terapéuticos.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment