7 razones por las que comer tarde en la noche es malo para ti

Ya sea comer una comida completa cerca de la hora de acostarse o un refrigerio ligero por la noche, comer por la noche puede tener un efecto adverso en el cuerpo. Comer tarde en la noche altera el ritmo natural del cuerpo y puede afectar las hormonas, la digestión , el patrón de sueño e incluso la memoria. Comer a altas horas de la noche también aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con el estilo de vida, como diabetes , problemas cardíacos y aumento de peso involuntario.

Los malos efectos más comunes de comer tarde en la noche incluyen:

Aumento de peso:

Comer tarde en la noche hace que sea difícil perder peso. La terapia de pérdida de peso no solo depende de la ingesta de calorías y la distribución de macronutrientes, sino que también depende del momento de la ingesta de alimentos. La merienda en la noche provoca la ingesta de calorías que se almacenan como grasa en el cuerpo y, por lo tanto, son más difíciles de eliminar.

Mayor riesgo de enfermedades metabólicas:

Comer tarde en la noche causa una disminución en la tasa de metabolismo de los carbohidratos, disminución del gasto de energía en reposo, disminución de la tolerancia a la glucosa y alteración en la concentración de cortisol. Esto, a su vez, afecta la salud metabólica normal y aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades metabólicas como la diabetes . También aumenta el riesgo de sufrir un ataque cardíaco y otros problemas cardíacos.

Alteración de los niveles de memoria y concentración:

Comer tarde en la noche afecta la salud del cerebro también. Comer en horas extrañas afecta el sistema circadiano normal del cuerpo, que a su vez reduce la capacidad del cerebro para aprender, concentrarse y memorizar. Afecta el cerebro y el comportamiento de aprendizaje.

Sueños perturbados:

Comer tarde en la noche puede afectar la cantidad y la calidad del sueño. Altera el patrón de sueño normal y puede provocar sueños extraños mientras duerme. La comida picante y los productos lácteos se han relacionado con sueños perturbados.

Mayor riesgo de reflujo ácido:

Comer una comida pesada antes de dormir o salir por menos de 4 horas entre la última comida y la hora de acostarse puede provocar reflujo ácido o quemaduras en el corazón . Esto se debe principalmente a la apertura del esfínter inferior del esófago, que causa el flujo de ácido del estómago hacia la boca. Dejar un espacio adecuado entre la cena y la hora de acostarse proporciona suficiente tiempo para que el estómago se despeje y permanezca libre de ácidos mientras duerme.

Trastornos de la alimentación:

Los bocadillos a altas horas de la noche repetidamente sin realmente tener hambre se han asociado con problemas de salud más profundos, como el síndrome de la alimentación nocturna y el trastorno por atracón. Esto también podría estar relacionado con problemas psicológicos como depresión , estrés , soledad, etc.

Hambre excesivo al día siguiente:

Comer tarde en la noche puede provocar una sensación de hambre excesiva al día siguiente. Esto probablemente se deba a una producción alterada de hormona del hambre llamada ‘ghrelin’. Esto también puede llevar al aumento de peso.

Maneras de controlar comer tarde en la noche

Se aconseja comer una comida balanceada entre las 7:00 y las 7:30 pm. Una comida balanceada lo mantendrá saciado y le brindará un mejor control sobre los antojos nocturnos hasta la hora de acostarse.

Evite almacenar comida chatarra en casa. Si no hay comida chatarra en el hogar, las posibilidades de comer bocadillos a media noche se reducirán drásticamente. Reemplazar la comida chatarra con una alternativa saludable como frutas, frutas secas, galletas de avena, etc. es mejor que comer alimentos poco saludables en la noche antes de dormir.

A veces, el cuerpo puede confundir sentirse sediento con sentir hambre. Por lo tanto, es importante entender si el cuerpo necesita agua para calmar la sed en lugar de comer bocadillos primero.

El manejo del estrés también puede ayudarnos a reducir la ansiedad y otros problemas psicológicos. Relajarse y calmarse con la rutina de acostarse puede ayudar a minimizar el estrés y las ganas de comer en exceso.

A pesar de todas las medidas, si el cuerpo todavía anhela un refrigerio por la noche, se puede considerar comer lo siguiente en lugar de un refrigerio poco saludable.

  • Un trozo de pollo a la parrilla.
  • Media manzana
  • Coma un plátano con una cucharadita de mantequilla de maní
  • Unas galletitas con cucharada de hummus.
  • Huevo duro
  • Puñado de frutos secos y frutos secos.
  • Puré De Aguacate En Tostada
  • Bol pequeño de frutas con requesón.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment