¿Puede la insuficiencia hepática causar confusión mental?

La incapacidad del hígado para realizar su función metabólica normal se denomina insuficiencia hepática. Puede ser una insuficiencia hepática aguda o crónica, pero recientemente se define una tercera forma que se identifica como una insuficiencia hepática aguda en crónica. Agudo en la insuficiencia hepática crónica se describe como cuando una persona con enfermedad hepática crónica desarrolla insuficiencia hepática repentina. Puede ser hereditario o iniciado por una variedad de factores como virus, drogas, toxinas, obesidad , alcohol y otras enfermedades. La etapa final del hígado dañado se conoce como cirrosis, que puede conducir a insuficiencia hepática, una afección potencialmente mortal.

La encefalopatía hepática es un trastorno neuropsiquiátrico bien conocido que puede desarrollarse con el avance de la insuficiencia hepática y ayuda a definir los diferentes síndromes clínicos de insuficiencia hepática . La insuficiencia hepática aguda (ALF) se define por la presencia de encefalopatía hepática dentro de las 8 semanas de la lesión hepática inicial, en ausencia de enfermedad hepática crónica (por ejemplo, cirrosis). En sus etapas más avanzadas, se asocia con hipertensión intracraneal y posible muerte por hernia cerebral. En la cirrosis, la encefalopatía hepática suele producirse de manera insidiosa con trastornos neuropsiquiátricos de gran alcance, como disfunción psicomotora, memoria deteriorada, disminución del tiempo de reacción, atención disminuida, anomalías sensoriales y concentración deficiente.

¿Puede la insuficiencia hepática causar confusión mental?

La confusión mental se asocia a insuficiencia hepática. Clínicamente, la encefalopatía hepática se puede describir en cuatro etapas. La primera etapa es la forma más leve de encefalopatía hepática, que es difícil de distinguir clínicamente pero se puede probar con la ayuda de pruebas neuropsicológicas. Los signos y síntomas de la primera fase son amnesia, confusión leve y mal genio. La primera etapa de la encefalopatía hepática se caracteriza por un patrón de sueño anormal, es decir, somnolencia diurna y despierto por la noche. La segunda etapa está marcada por el letargo y los cambios de personalidad. La tercera etapa se nota por empeoramiento de la confusión mental. La cuarta etapa está marcada por una progresión a coma. Una de las complicaciones más devastadoras de la encefalopatía hepática es la acumulación de toxinas en el cerebro. Un hígado lesionado por cirrosis no puede eliminar las toxinas de la sangre.

La hiperamonemia puede retardar el proceso mental y causar confusión

El aumento de amoníaco en la sangre en la enfermedad hepática avanzada es una consecuencia de la función hepática alterada y de la derivación de la sangre alrededor del hígado. Además de la neurotoxicidad directa, la inflamación de los astrocitos de bajo grado puede contribuir a la disfunción cerebral. La enzima glutamina sintetasa que está presente en el retículo endoplásmico de los astrocitos es responsable de la conversión del amoníaco en glutamina. Como la glutamina actúa como un osmolito, el agua se mueve dentro del astrocito, causando un edema cerebral de bajo grado y un estado predominantemente neuroinhibitorio, la ralentización de los procesos mentales es patognomónica de la encefalopatía hepática, que se asocia con la enfermedad crónica del hígado.

El síndrome de respuesta inflamatoria sistémica en la insuficiencia hepática aguda causa confusión mental

El sistema inmunitario periférico se comunica con el cerebro en respuesta a una infección e inflamación. El síndrome de respuesta inflamatoria sistémica se debe a la liberación y circulación de citoquinas y mediadores proinflamatorios. La encefalopatía asociada a sepsis se caracteriza por cambios en el estado mental, especialmente causa confusión mental. El síndrome de respuesta inflamatoria sistémica en el problema de insuficiencia hepática aguda, en este caso, la causa de una infección es común.

Conclusión

Una de las tareas clave del hígado es convertir las sustancias tóxicas en el cuerpo en inofensivas. Durante una insuficiencia hepática, estas “toxinas” pueden acumularse en el sistema circulatorio y afectar la función del sistema nervioso. Esta condición ocurre en la encefalopatía hepática, lo que puede tener consecuencias tanto en los cambios físicos como mentales. Problemas de movimiento, cambios en el estado de ánimo, irritabilidad, deterioro de la memoria, fatiga y confusión mental se observan en la cirrosis hepática .

El mejor ejemplo es que un nivel elevado de amoníaco (hiperamonemia) en el cerebro puede llevar a una disfunción cerebral que involucra un espectro de síntomas neuropsiquiátricos y neurológicos, como memoria reducida, confusiones, atención reducida, inversiones de sueño-vigilia, edema cerebral, hipertensión intracraneal, convulsiones , ataxia y coma .

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment