Sangre Enfermedades

Policitemia: Tipos, Causas, Síntomas, Tratamiento, Complicaciones, Factores de riesgo, Pronóstico

La policitemia es una condición donde el recuento de glóbulos rojos es alto y la persona tiene una alta concentración de glóbulos rojos en la sangre. Las personas con policitemia tienen una consistencia sanguínea más espesa, lo que dificulta su circulación alrededor del cuerpo.

¿Síntomas de policitemia o qué sucede si el recuento de glóbulos rojos es alto?

Esto es lo que sucede si el conteo de glóbulos rojos es alto; si la policitemia es leve, entonces puede no producir ningún síntoma en el paciente. Los síntomas comunes de policitemia o alto recuento de glóbulos rojos son:

Si una persona ha desarrollado policitemia como resultado de cáncer de hígado, cáncer de riñón u otros tumores secretores de eritropoyetina, los síntomas incluyen pérdida de peso,  plenitud abdominal o dolor e ictericia .

Tipos de policitemia

Policitemia primaria: en este tipo de policitemia, el recuento de glóbulos rojos es alto debido a problemas intrínsecos que ocurren en la producción de glóbulos rojos.

Policitemia secundaria: este tipo de policitemia a menudo se produce como respuesta a otras condiciones o factores subyacentes, que promueven la producción de glóbulos rojos.

Policitemia Rubra Vera: esta es una rara afección médica en la que existe un nivel anormalmente alto de glóbulos rojos generalmente junto con leucocitosis (aumento del recuento de glóbulos blancos) y trombocitosis (aumento del recuento de plaquetas). Las características clínicas de la policitemia Rubra Vera también incluyen esplenomegalia (agrandamiento del bazo) y bajos niveles de eritropoyetina.

Policitemia primaria familiar y congénita (PFCP, por sus siglas en inglés): también se cree que las mutaciones genéticas causan policitemia primaria familiar y congénita (PFCP, por sus siglas en inglés) que resulta en una mayor capacidad de respuesta a los niveles normales de eritropoyetina. Diferentes mutaciones al gen EPOR son responsables de causar la mayoría de los casos.

Policitemia relativa: en algunos tipos de policitemia secundaria, el recuento de glóbulos rojos se percibe como excesivamente alto debido a una mayor concentración de sangre. Esto puede ocurrir por pérdida de volumen de plasma por deshidratación, diarrea , vómitos intensos o sudoración excesiva. En tales casos, la policitemia se conoce como policitemia relativa, ya que el recuento real de glóbulos rojos no es anormal.

Policitemia del fumador: en esta afección, hay niveles aumentados de hemoglobina desoxigenada que da como resultado un aumento en el recuento de glóbulos rojos.

Policitemia de estrés: El término “policitemia de estrés” se usa si hay un estado crónico de volumen plasmático bajo, que se ve comúnmente en personas trabajadoras, activas, ansiosas, de mediana edad. Dichos individuos tendrán un volumen de GR normal, pero bajo volumen de plasma. La policitemia por estrés también se conoce como pseudopolicitmia, estrés eritrocitosis y enfermedad de Gaisbock.

Policitemia Chuvasca: esta es una condición genética rara en la que hay una mayor actividad del gen, que es responsable de la producción de eritropoyetina.

Causas de la policitemia primaria

Las causas de la policitemia primaria incluyen mutaciones genéticas heredadas o adquiridas, que causan niveles anormalmente aumentados de precursores de glóbulos rojos. La policitemia y la policitemia primaria congénita y familiar incluyen a Rubra Vera en esta categoría.

Causas de policitemia secundaria

La causa de la policitemia secundaria a menudo aumenta la producción de eritropoyetina (EPO) como respuesta a la hipoxia crónica o a un tumor secretor de eritropoyetina. Las personas que viven en grandes altitudes también pueden desarrollar policitemia cuando la producción y recuento de glóbulos rojos se vuelve alta para compensar los bajos niveles de oxígeno en la atmósfera y la oxigenación inadecuada de los tejidos.

Factores de riesgo para policitemia

  • Fumar  es un factor de riesgo significativo para la policitemia.
  • La hipoxia que ocurre a partir de la enfermedad pulmonar crónica también es un factor de riesgo importante para la policitemia.
  • Exposición crónica al monóxido de carbono.
  • Altitudes altas.

Diagnóstico de policitemia

Los análisis de sangre ayudan a diagnosticar la policitemia. Para determinar la causa de la policitemia, se llevan a cabo los antecedentes médicos y el examen físico del paciente. Las preguntas que se le hacen al paciente incluyen información sobre el historial de tabaquismo del paciente, problemas respiratorios, si el paciente vive a grandes alturas por períodos prolongados, tos crónica o trastornos del sueño. También es importante averiguar si el paciente previamente tenía un diagnóstico de enfermedad cardíaca , enfermedad pulmonar , cáncer de hígado o  riñón y problemas de coagulación o sangrado.

El examen físico consiste en la evaluación de la estatura del paciente, la saturación de oxígeno, los signos vitales, el examen cardíaco y pulmonar y la evaluación del agrandamiento del bazo. La evidencia de una hipoxia crónica es una indicación importante en pacientes con policitemia. Los signos de hipoxia crónica incluyen cianosis, respiración con los labios fruncidos o palpitaciones de los dedos. El enrojecimiento de las plantas y las palmas también puede indicar policitemia.

Otras investigaciones, como la radiografía de tórax, el ecocardiograma y el electrocardiograma (ECG) se realizan para detectar enfermedades cardíacas o pulmonares. El análisis de la hemoglobina también es necesario. Se pueden hacer análisis de sangre para descartar intoxicación por monóxido de carbono.

Los niveles de eritropoyetina (EPO) en la sangre también son útiles para encontrar la causa de la policitemia.

Tratamiento para Policitemia

El tratamiento para policitemia depende de su causa. Algunas de las opciones de tratamiento para policitemia consisten en:

Venesection (extracción de sangre), donde se extrae un volumen (alrededor de medio litro) de sangre para reducir rápidamente el número de glóbulos rojos en la sangre. La cantidad de sangre eliminada y su frecuencia difiere de paciente a paciente.

Se pueden prescribir medicamentos como el interferón y la hidroxicarbamida para disminuir la producción de glóbulos rojos. Se pueden administrar dosis bajas de aspirina diariamente para prevenir los coágulos de sangre.

Cambios en el estilo de vida como dejar de fumar y hacer ejercicio regularmente son muy recomendables. Las condiciones subyacentes que están causando policitemia deben ser tratadas.

Complicaciones de policitemia

Algunas de las posibles complicaciones de la policitemia son los niveles aumentados de glóbulos rojos que circulan en el cuerpo y que provocan un aumento de la viscosidad o el grosor de la sangre. Esto a su vez aumenta el riesgo de  trombosis venosa profunda (TVP) o coágulos que conducen a ataques cardíacos , accidentes cerebrovasculares, embolia pulmonar e incluso la muerte.

Debido a que existe una alta rotación de glóbulos rojos en la policitemia, existe una tensión adicional en los riñones que puede provocar disfunción renal,  gota o cálculos renales .

La policitemia Rubra Vera puede transformarse potencialmente en un cáncer de sangre, hemorragia o problemas de coagulación.

Prevención de policitemia

Reducir los factores de riesgo de policitemia o aumento del recuento de glóbulos rojos, como el tabaquismo crónico y la exposición al monóxido de carbono, que pueden causar policitemia y ayudar a prevenirla. La reducción de los factores de riesgo de problemas cardíacos mediante el control de la hipertensión y la diabetes mellitus puede ayudar a prevenir la policitemia. Sin embargo, los trastornos de policitemia primaria y congénita no se pueden prevenir.

Pronóstico de policitemia

El pronóstico de policitemia depende de la causa subyacente. Si se inicia el tratamiento adecuado y el paciente no presenta otras complicaciones o condiciones médicas, entonces el pronóstico es bueno y la expectativa de vida del paciente no se ve afectada por la policitemia.

Lea también:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment