¿Se pueden revertir las metástasis hepáticas?

El cáncer de hígado metastásico es un tumor que, desde otra parte del cuerpo, se ha diseminado al hígado. Los primeros síntomas pueden ser pérdida de peso y apetito.

El diagnóstico se basa en los resultados de los análisis de sangre y comúnmente en una biopsia. La quimioterapia y la radioterapia pueden ayudar a aliviar los síntomas, pero desafortunadamente no curan el cáncer.

Las metástasis hepáticas tienen su origen más frecuente en los pulmones, mama, colon, páncreas o estómago. La leucemia (un cáncer de los glóbulos blancos) y el linfoma (un cáncer del sistema linfático), especialmente el linfoma de Hodgkin, pueden afectar el hígado.

Los tumores malignos invaden el hígado porque este órgano filtra la mayor parte de la sangre del resto del cuerpo, y cuando las células tumorales se separan del cáncer primario, con frecuencia llegan al torrente sanguíneo y viajan a través de él. En algunos casos, el primer signo del tumor primario en un paciente ocurre después de descubrir un cáncer de hígado metastásico .

Los síntomas de la metástasis hepática

A menudo los síntomas iniciales son borrosos. Entre ellos, cabe mencionar la pérdida de peso y el apetito y, ocasionalmente, la fiebre. Normalmente el hígado aumenta de tamaño y consistencia. Puede ser sensible y con frecuencia grumosa. A veces, el bazo se agranda, especialmente cuando el cáncer se origina en el páncreas. Al principio, a menos que la lesión cause una obstrucción de los conductos biliares, no se produce ictericia (coloración amarillenta de la piel y la esclerótica). Más tarde, el abdomen puede estar inflamado (distendido) y lleno de líquido (esto se llama ascitis ).

Semanas antes de que ocurra la muerte, la ictericia empeora progresivamente. La confusión mental y la somnolencia pueden ocurrir debido a la acción de sustancias tóxicas que se acumulan en el cerebro, debido a que el hígado está demasiado dañado como para realizar su función de eliminación efectiva de la sangre. Este trastorno se llama encefalopatía hepática.

Diagnóstico de Metástasis Hepáticas

Pruebas de imagen hepática

El médico puede sospechar un cáncer de hígado metastásico en personas que pierden peso muy rápido y que presentan un aumento en su volumen hepático o en aquellos casos que tienen un tumor maligno con una tendencia a metastatizarse en el hígado. Sin embargo, a menudo es difícil diagnosticar el cáncer hasta que alcanza una etapa avanzada.

Si los médicos sospechan que puede ocurrir cáncer de hígado, se realizan pruebas de función hepática (que son simples análisis de sangre) para evaluar qué tan bien está funcionando el hígado. Los resultados pueden ser anormales, como lo son en muchos trastornos. Por lo tanto, este hallazgo no confirma el diagnóstico. El ultrasonido suele ser útil, pero la tomografía computarizada (TC) y la resonancia magnética (IRM) del hígado suelen ser más precisas para detectar el cáncer. Antes de realizar la TC o la RM , generalmente se inyecta un agente de contraste en una vena. Este tinte ayuda a hacer que las anomalías, si están presentes, sean más fáciles de ver. Sin embargo, las pruebas de diagnóstico por imagen no siempre permiten ver pequeños tumores o diferenciar el cáncer de la cirrosis u otras alteraciones.

Si el diagnóstico no es claro después de las pruebas de diagnóstico por imágenes o si se necesita más información para ayudar a decidir el tratamiento, se realiza una biopsia de hígado (se obtiene una muestra de tejido hepático con una aguja para examinarla con un microscopio). Para aumentar la probabilidad de obtener tejido tumoral, el médico utiliza una ecografía o una TC para guiar la ubicación de la aguja de la biopsia.

Tratamiento de la metástasis hepática

El tratamiento depende de la extensión del cáncer y del tipo de tumor primario. Las opciones incluyen lo siguiente:

  • Medicamentos antineoplásicos (medicamentos quimioterapéuticos): estos medicamentos pueden usarse para reducir temporalmente el tamaño del tumor y prolongar la vida, pero no curan el cáncer.
  • Terapia de radiación hepática: este tratamiento a veces reduce el dolor intenso causado por el cáncer avanzado, pero aparte de esto tiene pocos efectos beneficiosos.
  • Cirugía: si se encuentra un solo tumor o algunos tumores en el hígado, se pueden extirpar quirúrgicamente.

Conclusión

Si el cáncer se ha diseminado ampliamente, generalmente lo único que el médico puede hacer es aliviar los síntomas. Muchas enfermedades mortales se acompañan de síntomas similares, como dolor, asfixia, trastornos digestivos, incontinencia, deterioro de la piel y agotamiento. La persona afectada puede especificar sus directivas anticipadas en caso de que posteriormente no puedan tomar las decisiones adecuadas sobre la atención médica.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment