¿Cuál es el mejor tratamiento para las metástasis hepáticas?

La quimioterapia  para las metástasis hepáticas es muy útil en una progresión lenta del cáncer. La quimioterapia sistémica, la infusión arterial hepática y la quimioembolización se usan para detener o retardar el crecimiento de la metástasis hepática. Sistémica significa la circulación de drogas en todo el cuerpo que puede administrarse por vía oral o intravenosa. La infusión arterial hepática es el proceso de administración de los medicamentos a través de una arteria del hígado. La quimioterapia es directamente para los tumores del hígado donde la cirugía no es aplicable. La floxuridina es el fármaco más común usado para la infusión arterial hepática. La quimioembolización es un procedimiento de radiología intervencionista diseñado para reducir el suministro de sangre a un tumor y administrar medicamentos de quimioterapia directamente a un tumor al tiempo que reduce la exposición a tejidos sanos.

Quimioterapia dirigida

La quimioterapia dirigida es más efectiva y completamente diferente a la quimioterapia estándar. Aquí, la droga requiere un receptor específico para el apego. Es útil para eliminar las células cancerosas que se encuentran en un órgano distante. Al igual que la quimioterapia, estos fármacos se someten al torrente sanguíneo. El mejor ejemplo es sorafenib (nexavar), regorafenib (stivarga) bevacizumab (avastin) o cetuximab (erbitux), y erlotinib (tarceva). Algunos de los medicamentos a menudo se usan junto con la quimioterapia estándar.

El manejo del dolor

Las personas con cáncer de hígado o metástasis con frecuencia experimentan dolor, especialmente en la parte superior derecha del abdomen. Los corticosteroides como la dexametasona (decadron, dexasone) y los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) como el ibuprofeno (motrin, advil, nuprin) son algunos de los medicamentos más comunes utilizados para controlar el dolor en  la afección de metástasis hepáticas . Los analgésicos narcóticos como la codeína, la morfina (Kadian, MS Contin, Oromorph) y la oxicodona (OxyContin) requieren receta médica.

Terapia hormonal

La terapia hormonal se usa para retardar el crecimiento de tumores en el hígado y aliviar los síntomas. Se administra para algunos tipos de cáncer que se han diseminado al hígado, especialmente el cáncer de mama . La metástasis hepática es frecuente en pacientes con cáncer de mama. Los efectos secundarios comunes de muchos tipos de terapia hormonal son sofocos ,  aumento de peso y menos interés en el sexo.

Terapia de radiación

La radioterapia utiliza rayos de alta energía para matar las células cancerosas. En casos raros, se administra radiación de haz externo a todo el hígado para aliviar los síntomas (llamado tratamiento paliativo). Sin embargo, un alto riesgo de  daño hepático asociado con esta radioterapia. De manera similar, la radioterapia estereotáctica corporal (SBRT, por sus siglas en inglés), una terapia de corta duración administrada en altas dosis de radiación durante 5 días a la semana o varias semanas. Las vigas se dirigen al tumor desde muchos ángulos diferentes. La radioembolización o la radioterapia interna selectiva es un procedimiento que administra radiación directamente a los tumores del hígado que utiliza pequeñas perlas radioactivas llamadas microesferas. Un catéter transmite las perlas radioactivas a través de la arteria hepática hacia el hígado. Su sitio de acción es específico, es decir, se centra en el tumor y no en células hepáticas sanas.

Terapia de ablación para metástasis hepáticas

Las técnicas de ablación se utilizan en pacientes con tumores donde la cirugía no es una opción. Se trata de un tratamiento que destruye los tumores hepáticos sin extirparlos. Se realiza mediante ablación por radiofrecuencia (ARF), que utiliza corrientes eléctricas para generar calor que destruye las células cancerosas. La crioterapia es otra forma de terapia de ablación que utiliza frío extremo para congelar y destruir células o tejidos anormales y cancerosos. También se le llama criocirugía o crioablación. El tercer método se conoce como inyección percutánea de etanol, que consiste en la inyección de alcohol etílico directamente en un tumor hepático. El alcohol etílico puede matar las células cancerosas y encoge el tumor.

Cirugía de metástasis hepáticas

La cirugía se puede usar para tratar la metástasis hepática cuando solo se encuentra un área o algunas áreas de cáncer. Esto se denomina hepatectomía parcial,  es decir, cirugía para extirpar parte del hígado. También se le conoce como resección hepática. Existe un riesgo posible y solo se recomienda a los cirujanos expertos que realicen la resección del hígado sin afectar a otra parte del cuerpo. El sangrado después de la cirugía es una preocupación importante asociada con la resección hepática.

Trasplante de hígado

El trasplante de hígado es la mejor opción para algunas personas que tienen tumores que no se pueden extirpar con cirugía. Debido a la ubicación de los tumores o el hígado está demasiado enfermo. Al igual que la hepatectomía parcial, un trasplante de hígado también es una operación importante con riesgos graves como sangrado, infección , coágulos de sangre y complicaciones de la anestesia .

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment