¿Cómo afecta el envejecimiento al sueño?

El sueño es un mecanismo necesario en nuestro cuerpo que nos ayuda a relajarnos o enfriar nuestras actividades diurnas. Sin embargo, a medida que envejecemos, nuestro ciclo de sueño también experimenta muchos cambios y, a veces, las personas también sufren trastornos del sueño. El trastorno del sueño es un fenómeno que interrumpe la cantidad de sueño que obtenemos y qué tan bien funciona el ciclo. El funcionamiento anormal del ciclo del sueño tiene una multitud de razones detrás de él. Podría ser la falta de sueño debido a la ansiedad por el estrés o tal vez un acondicionamiento médico que no le permita a uno tener un sueño tranquilo.

A medida que las personas envejecen, se les carga con muchas responsabilidades que aumentan el nivel de estrés de la vida. Esto hace que el ciclo de sueño fluctúe. Esta fluctuación causa muchos más problemas en la vida, desde problemas en el frente laboral hasta problemas de relación y, en ocasiones, incluso accidentes de tráfico. El problema debe ser tratado en el nivel de la hierba, de lo contrario puede conducir a la obesidad, problemas cardíacos y diabetes. Por lo tanto, como adultos, debemos observar los síntomas de los trastornos del sueño, algunos de ellos se sienten somnolientos durante el día, mañanas cansadas y problemas para conciliar el sueño. También podría ser fases de respiración problemática durante la noche o ronquidos.

Sin embargo, antes de hablar sobre los trastornos del sueño asociados con el envejecimiento, es importante familiarizarse con el ciclo normal del sueño. Un ciclo de sueño normal funciona en dos fases, una es la fase de movimiento ocular rápido y la otra fase de movimiento ocular no rápido. Durante el primer modo del ciclo de sueño, se obtiene un 26% de sueño normal durante largos períodos que se extienden hasta las mañanas. El resto del sueño sufre varios modos de sueño ligero y sueño profundo. El trastorno del sueño se confunde con el funcionamiento normal del ciclo del sueño. El requisito de sueño de una persona varía de persona a persona. Los bebés necesitan alrededor de 16 horas de sueño, mientras que los adolescentes pueden hacerlo con 9 horas y los adultos necesitan alrededor de 7 a 8 horas de buen sueño. Sin embargo, el número sigue fluctuando a medida que envejecemos y, como resultado, el ciclo del sueño se debilita.

Muchos de los adultos están tratando de hacer malabares con demasiadas cosas a la vez. Fallan en algunas cosas y triunfan en algunas. El rechazo, la frustración y la tristeza son parte de su actividad diurna. Sin embargo, esto afecta terriblemente su salud mental. Debido a las razones mencionadas anteriormente, a muchos de ellos les resulta difícil dormir por la noche. Es mejor que permanezcan en cama durante largas horas antes de quedarse dormidos. La tendencia a levantarse temprano por la mañana y no encontrar el sueño más tarde son algunos de los pocos síntomas de insomnio.

  1. Insomnio

    El insomnio a menudo se relaciona con malos hábitos de sueño, como ver la televisión hasta altas horas de la noche, tomar café por la tarde o por la noche o fumar mucho. El insomnio también puede tratarse con medicamentos, sin importar cuál sea el motivo. Sin embargo, las investigaciones han demostrado que los medicamentos administrados durante el insomnio, que surgen de los trastornos del sueño, causan problemas para dormir. Estos problemas pueden ser sobre dormir, dificultad para levantarse de la cama y problemas de trabajo. Si se enfrenta a alguno de estos problemas después de haber tomado la medicación, debe consultar a un médico para ajustar su tratamiento.

    Estos días el insomnio está afectando a todos en todos los grupos de edad. Sin embargo, el grupo de edad más orientado son aquellos que tienen entre 40 y 50 años. Podría haber una gran cantidad de factores médicos responsables del mal funcionamiento del sueño. Por ejemplo, si alguien tiene artritis o un problema de tiroides, es probable que también sufran de insomnio. Las personas que son víctimas de asma , trastornos respiratorios y otros trastornos neurológicos son víctimas de ello.

    El insomnio puede ocurrir durante el embarazo en las mujeres, especialmente durante las fases del trimestre. Este problema puede volver a aparecer en las mujeres durante la menopausia. Los sofocos parecen derramar su buena noche de sueño. Las investigaciones han demostrado que los trastornos del sueño parecen ocurrir en hombres y mujeres mayores de 65 años. Las personas que trabajan en BPO y los viajeros frecuentes también pueden tener trastornos del ritmo circadiano. Debido a los servicios de cambio, muchos de nosotros tendemos a dormir en las horas inusuales del día, esto se complica con nuestro ciclo de reloj interno.

  2. Apnea del sueño

    La apnea del sueño es uno de los principales trastornos del sueño que afectan a las personas a medida que envejecen. Es una condición para dormir durante la cual las personas sufren de pausas respiratorias rápidas. Provoca un cambio en su ciclo de sueño de sueño profundo a sueño ligero. Estas intervenciones innecesarias causan somnolencia durante el día. Muchas de las personas que la padecen no lo saben. El ronquido puede entenderse como una de las señales de alerta temprana de sus parejas. La apnea del sueño es un fenómeno común, especialmente en mujeres mayores de 66 años y obesas. También puede ocurrir en niños pequeños que tienen grandes fosas nasales.

  3. RLS o síndrome de piernas inquietas

    Hay otros trastornos de sueño no naturales que experimentan las personas a medida que envejecen, algunos de ellos son el síndrome de las piernas inquietas . Esto significa que quienes la padecen tienen la tendencia a mover las piernas frenéticamente incluso cuando están descansando. El problema da un giro brusco durante el período de la noche y la noche. Esto puede causar problemas para conciliar el sueño. También hay algunos otros síntomas de este síndrome que incluyen movimientos de contracción en el cuerpo que hacen que el sueño dure un corto período de tiempo. Estas personas tienen la tendencia a despertarse a intervalos breves.

  4. Narcolepsia

    La narcolepsia es otro de los trastornos del sueño en el mundo adulto. Esto hace que una persona se sienta extremadamente adormecida durante el día a pesar de haber dormido por la noche. Una persona puede quedarse dormida repentinamente sin que se produzca ninguna advertencia que cause estragos en el escenario del lugar de trabajo. También hay algunos otros síntomas de este trastorno que incluyen la incapacidad de moverse cuando te levantas del sueño junto con los músculos tensos. El ciclo de sueño de estas personas incluye más sueños y menos sueño profundo. El movimiento rápido de los ojos es mayor en tales casos. Uno sufre de este sueño como alucinaciones en períodos antes de quedarse dormido y una vez despierto.

  5. Dormir caminando

    El caminar dormido es comúnmente observado entre las personas de edad avanzada. Las personas con este síndrome tienden a levantarse del sueño y comienzan a caminar como si estuvieran despiertas. Esta discapacidad del sueño se produce durante las últimas etapas de las etapas de movimiento ocular no rápido y, por lo tanto, la persona puede realizar una multitud de actividades sin permanecer despierto. Los caminantes del sueño no tienen sus sentidos alerta y, por lo tanto, no se comunican verbalmente con ningún transeúnte. Ni siquiera recuerdan la mayoría de las cosas que hacen mientras duermen caminando. Está completamente borrado de su memoria. Los incidentes de caminar dormido también tienen muchos peligros, incluidos los accidentes de tráfico a altas horas de la noche.

    Muchos de nosotros opinamos que estos trastornos del sueño podrían tratarse a nivel individual. Hasta que el problema comience a afectar la actividad diurna de una persona, se puede atender sin consultar al médico. Sin embargo, si el ciclo de sueño parece fluctuar más a menudo, no se debe pedir ayuda médica. Roncar por la noche o jadear durante el sueño debe ser una de las primeras señales de advertencia. En caso de que un medicamento lo mantenga despierto por la noche, incluso debe ser presentado ante el médico.

  6. Diario del sueño

    Hacer un diario de sueño podría ayudar a evaluar el ciclo de sueño con destreza. El diario incluiría poca información sobre el ciclo del sueño. Por ejemplo, el momento en que alguien se duerme, el momento en que se despierta, la ingesta de alimentos durante los ciclos, el consumo de alcohol o la adicción a las drogas, si se observan durante el período de dos semanas. Esto ayudará a alguien a notar los cambios variables que han ocurrido en el ciclo de sueño durante este período de tiempo. Conocer un problema y reconocerlo definitivamente ayuda a la parte de diagnóstico.

  7. Meditación

    Existen diferentes medios para corregir el flujo irregular del agua del sueño y volver al ciclo normal. El arte de vivir es uno de esos medios para corregir el insomnio en la actividad diurna. El arte de vivir es un programa terapéutico que, de ser adoptado, provocaría cambios masivos en nuestra vida cotidiana. Programa de arte de vivir incluye meditación.Eso ayuda a calmar el alma y la mente. Si la mente está sana y en paz, combatir los trastornos del sueño no será una tarea complicada de manejar. La ansiedad y el estrés cotidianos parecen inmanejables en la actualidad y en la era. Sin embargo, los trucos simples de la vida podrían ayudarnos a mejorar la calidad de vida que ya estamos viviendo. Sacar 5 minutos todos los días para relajarse y meditar puede hacer milagros en los próximos días. La terapia cognitiva conductual también podría practicarse para combatir los trastornos del sueño.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment