¿Cuáles son los síntomas de la linfadenitis mesentérica?

Los ganglios linfáticos están dispersos por todo el cuerpo y son útiles para ayudar a su cuerpo a luchar contra las enfermedades. Una parte en la que puede encontrar ganglios linfáticos es en el mesenterio, que es un pliegue de tejido que une el intestino delgado a la pared abdominal. Por lo general, son órganos pequeños y de forma ovalada que están llenos de glóbulos blancos conocidos como linfocitos. Los ganglios linfáticos inflamados son más comunes en niños y adolescentes que tienen dieciséis años o menos. En cualquier caso, incluso los adultos pueden desarrollar la condición, y tanto los hombres como las mujeres tienen las mismas posibilidades de desarrollar la condición. En la mayoría de los casos, la linfadenitis mesentérica es causada por infecciones en los intestinos, como la gastroenteritis ( gripe estomacal).). Cuando uno está experimentando una dolencia, los ganglios linfáticos más cercanos al mesenterio están implicados, lo que hace que se inflamen.

¿Qué síntomas es probable que experimente con linfadenitis mesentérica? En los casos menos graves de linfadenitis mesentérica, uno puede carecer de síntomas sustanciales para indicar la existencia de la enfermedad. Como resultado, uno no puede buscar atención médica de inmediato, lo que puede empeorar la condición, si continúa prevaleciendo sin síntomas. En general, sin embargo, la linfadenitis mesentérica causa síntomas tales como;

  • Los dolores abdominales normalmente se sienten en la mitad del abdomen o en la parte inferior derecha del abdomen. El dolor también puede ser generalizado en todo el mesenterio, dependiendo de la extremidad de la condición.
  • Alta temperatura (fiebre).
  • La diarrea .
  • Vómitos y náuseas .
  • Pérdida del apetito que puede llevar a la pérdida de peso.
  • Sensación general de enfermedad, conocida como malestar.
  • Dolor de garganta o síntomas de resfriado antes de dolores abdominales.
  • Cambios en los movimientos intestinales.
  • Piel enrojecida por encima de la zona de infección.
  • Sensibilidad en la región del abdomen.
  • Energía extremadamente baja.

Síntomas alarmantes a tener en cuenta:

  • Si el dolor abdominal se vuelve frecuente y empeora con el tiempo, así como la fiebre alta por encima de 101 grados Fahrenheit.
  • El dolor en la parte inferior derecha del abdomen debe investigarse más a fondo, ya que está relacionado con la apendicitis. Esa es la inflamación del apéndice, que es una afección más grave en comparación con la linfadenitis mesentérica.
  • Dolores abdominales recurrentes durante un largo período de tiempo, lo que significa que la condición está volviendo a ocurrir.
  • Síntomas del síndrome del intestino irritable o enfermedad inflamatoria intestinal o infestación intestinal.
  • Linfadenitis mesentérica prolongada. Dado que esta enfermedad no es grave, se cree que desaparecerá por sí sola en unas pocas semanas con o sin tratamiento. Entonces, si los síntomas persisten durante unos pocos meses, entonces otra cosa debe ser el problema.

Cuidados en el hogar para la linfadenitis mesentérica

Si padece alguna afección, debe cuidarse mejor. El descanso es importante para que su cuerpo se cure y, por lo tanto, si sufre de linfadenitis mesentérica, debe tomarse unos días de descanso para mejorar su situación. Lo mismo se aplica a su hijo, unos días fuera de la escuela serán beneficiosos para garantizar que descansen lo suficiente mientras están en casa y que pueda vigilarlos. Aparte de eso, asegúrate de mantenerte hidratado tomando muchos líquidos. Esto se aplica especialmente a las personas que experimentan vómitos y diarrea. Los dolores abdominales se encuentran entre los signos más prevalentes de linfadenitis mesentérica. Por mucho que tome analgésicos para aliviar el dolor, también puede aplicar almohadillas térmicas en la parte inferior del abdomen para lograr los mismos resultados. Alternativamente, puede usar un paño caliente, empapado en agua caliente. Cuando se administran antibióticos,

Conclusión

Es importante buscar atención médica si presenta síntomas similares a los de la linfadenitis mesentérica, ya que pueden indicar una enfermedad grave, como la apendicitis. Existe poco conocimiento sobre la etiología de la linfadenitis mesentérica, también conocida como adenitis mesentérica. Sin embargo, ciertos factores, como las infecciones bacterianas o virales, pueden atribuirse al desarrollo de la enfermedad. Además de eso, la inflamación de los ganglios linfáticos puede estar asociada con estas infecciones, por lo que intentan combatir las bacterias y los virus u otras sustancias dañinas en el cuerpo. La linfadenitis mesentérica desaparecerá una vez que la inflamación en los ganglios linfáticos comience a disminuir, y los síntomas consiguientes también desaparecerán con el tiempo.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment