¿Es la metástasis hepática una condición grave?

  1. Las metástasis hepáticas son tumores que se diseminaron hasta el hígado, pero provienen de otros órganos del cuerpo.

    Las células cancerosas que se encuentran en el cáncer de hígado metastásico no son células hepáticas verdaderas, pero son células en la parte del cuerpo donde comienza el cáncer primario. La mayoría de las veces, el cáncer de hígado es secundario.

    En general, cuando se observan con un microscopio, las células cancerosas metastásicas tienen el mismo aspecto que las células cancerosas originales. Además, las células tumorales metastásicas y las células cancerosas originales suelen tener ciertas características comunes, como la presencia de ciertas proteínas o alteraciones específicas del cromosoma.

    El hígado es el segundo órgano más común con metástasis (propagación del cáncer), después de los ganglios linfáticos. Se han encontrado metástasis hepáticas en 30 a 70% de los pacientes que padecen cáncer letal.

    En el mundo occidental, las metástasis hepáticas son más comunes que el cáncer primario de hígado.

    Las metástasis hepáticas son más frecuentes en pacientes de entre 50 y 70 años que en los ancianos.

    Las metástasis hepáticas solo se desarrollan si una persona ya tiene cáncer. Algunos tipos de cáncer, como el cáncer gastrointestinal, son más probables que otros que se propagan al hígado. Los tumores que se pueden diseminar al hígado provienen de: páncreas, mama, vesícula biliar y conducto biliar, colorrectal, estómago, esófago, pulmón, piel (melanoma), ovario (cáncer de ovario) y ojo.

    Los tumores cerebrales son los únicos que no producen metástasis hepáticas. El cáncer generalmente se propaga al hígado porque crea un ambiente adecuado para el crecimiento de las células cancerosas.

    Las aberturas en las paredes de los vasos sanguíneos del hígado permiten que las células cancerosas se aproximen a las células funcionales del hígado (hepatocitos).

    El hígado tiene una buena circulación sanguínea y proporciona a las células cancerosas los nutrientes y el oxígeno necesarios para el crecimiento.

    Evolución de las metástasis hepáticas.

    Las metástasis hepáticas son un tejido extraño que crece dentro del hígado. Estas formaciones pueden aumentar de tamaño o infiltrarse en otros órganos (diseminarse a través de los tejidos circundantes). Las metástasis crecen y comprimen el tejido hepático circundante.

    En general, se forma una capa de tejido conectivo alrededor de la metástasis y el tejido circundante se degrada. Las metástasis grandes pueden comprimir las ramas de la vena porta.
    Como las metástasis hepáticas crecen muy rápidamente, pueden llegar a ser demasiado grandes para los nutrientes transportados por el flujo sanguíneo, lo que causa la muerte de la parte central del tejido.

    Pronóstico de metástasis hepáticas

    El pronóstico para los pacientes con metástasis hepáticas desde el inicio de los síntomas es aproximadamente 18 meses para una metástasis solitaria y solo 3 meses si el hígado está severamente afectado.
    Ha habido casos de pacientes con metástasis hepáticas comprobadas histológicamente que viven más de 5 años (el pronóstico de un cáncer puede ser de 10 a 15 años).

    La supervivencia promedio para las personas que padecen cáncer de pulmón no microcítico en la cuarta etapa (metastásica) es de aproximadamente 8 meses, aunque se han notificado algunos casos de supervivencia a largo plazo en pacientes con cáncer de pulmón y metástasis hepáticas.

    El tiempo medio de supervivencia para las personas con metástasis de cáncer de pulmón de células pequeñas es de 2 a 4 meses sin tratamiento y de 6 a 12 meses con tratamiento.

    Existe la posibilidad de que la esperanza de vida mejore con un trasplante de hígado y que la supervivencia aumente a 5 años en el 75% de los pacientes. Sin embargo, el cáncer de hígado se debe diagnosticar en una etapa temprana.

    El trasplante de hígado también es una opción cuando una persona recibe un diagnóstico temprano de cáncer y metástasis hepáticas.

    Si el cáncer es secundario, tarde o temprano las células cancerosas atacan el nuevo hígado trasplantado.

    Las tasas de supervivencia son bajas, incluso con un trasplante. La resección quirúrgica puede mejorar las posibilidades de supervivencia, aunque esta opción solo está indicada cuando los tumores solo afectan el foco del tumor o el área del hígado.

    Conclusión

    La metástasis hepática es una condición muy grave. En los casos en que la intervención es posible, la esperanza de vida aumenta considerablemente. Hay un 75% de probabilidades de que la persona sobreviva otro año, el 50% resistirá otros 3 años y el 30% sobrevivirá al menos 5 años.

    Además, con tratamientos como la quimioterapia y el trasplante de hígado, se puede lograr un aumento en la tasa de supervivencia.

    También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment