Dieta y Nutricion

¿Qué comer cuando tienes metástasis hepáticas?

El tratamiento del cáncer es muy diverso, requiriendo a veces ser operado y / o siendo necesario la administración de quimioterapia y / o radioterapia. La mayoría de las personas con cáncer tienden a perder peso por dos razones: primero porque el tumor en sí mismo consume mucha energía y, en segundo lugar, a los tratamientos que generalmente causan falta de apetito, náuseas e incluso vómitos . Entre el 40 y el 80% de los pacientes sufren algún tipo de desnutrición que empeora el pronóstico de la enfermedad. La guía de un dietista – nutricionista en estos casos es esencial para acompañar a la persona durante todo el proceso, tratando de mantenerla lo más fuerte y bien nutrida posible para ganar esta lucha.

La dieta en los casos de cáncer debe individualizarse de acuerdo con cada persona, tratando de respetar sus costumbres y preferencias tanto como sea posible. Se recomienda lo siguiente:

-Acidos grasos, como los omega-3, que tienen un efecto antiinflamatorio natural y garantizan un buen funcionamiento del sistema nervioso central.

-Nutrientes que mejoran la inmunidad, como las proteínas, minerales como el zinc y el selenio y las vitaminas (A, C y E).

Además de la suplementación, es importante hacer una dieta rica en proteínas y calcio. Por esta razón, los productos lácteos o las bebidas vegetales, como la soja enriquecida con calcio, son muy buenas opciones para el consumo diario.

Alimentos y quimioterapia

Los principales problemas de la quimioterapia son los efectos secundarios. Los más comunes que interfieren en los alimentos de manera directa son: malestar con los olores, cambio en el sabor de los alimentos, falta de apetito, diarrea , estreñimiento , náuseas y vómitos .

El ginseng, tanto en el té como en la cocina, ayuda a reducir las náuseas. Pero no debe tomarse si tiene gastritis, que es muy común en personas con cáncer.

Alimentos recomendados durante el tratamiento de quimioterapia

Pescado blanco y mariscos: merluza, rape, bacalao, camarones y colas de camarón, etc., jamón serrano: remover muy bien toda la grasa visible, clara de huevo: evitar la yema de huevo y cocinar la clara de huevo muy bien, papa cocida, arroz, pasta, Cereales tostados y para el desayuno, aceite de oliva: compre la baja acidez (0.2º), frutas dulces (horneadas o en compota): pera, manzana, membrillo, vegetales blandos: alubias tiernas, zanahoria, calabacín, calabaza, vegetales y batidos de frutas: zanahoria y papaya o manzana, productos lácteos desnatados: especialmente yogurt desnatado y quesos descremados.

Los preparativos y la cocción de los alimentos también son muy importantes. Se recomienda: vapor, microondas, hervido y horno. Evitar: platos y platos fritos, crudos o parcialmente cocidos.
Además, la quimioterapia produce una alta toxicidad dentro del cuerpo que la buena hidratación puede ayudar a reducir.

Alimentación y radioterapia.

Los efectos de la radioterapia en el organismo son muy diversos según el área irradiada. Si el área está ubicada en el tracto gastrointestinal o cerca de ella, a menudo hay más consecuencias negativas que impiden una nutrición adecuada de la persona.

La sequedad de la boca o las membranas mucosas internas y la inflamación pueden mejorar al tomar: Alimentos fríos y helados, texturas suaves y trituradas, alimentos ricos en carotenos: zanahoria, calabaza, mango, aceite de oliva crudo, complementos alimenticios: levadura de cerveza, aceite de onagra y omega 3.

Alimentación en situaciones de neutropenia.

A menudo, los tratamientos con inmunosupresores se llevan a cabo, es decir, las defensas de la persona se reducen mucho para que los tratamientos contra el cáncer sean más efectivos. En estas situaciones, el cuerpo está expuesto a un mayor riesgo de contraer alguna infección.

Con la dieta, contrariamente a los casos anteriores, la inmunidad de la persona no debe potenciarse. Pero será necesario asegurarse de que esté bien alimentado y evitar que los alimentos sean una fuente de infección. Los principales consejos son:

Tome agua embotellada, cocine los alimentos completamente y desinfecte las verduras, las verduras y las frutas antes de cortarlas y pelarlas.

Conclusión

Mantener un buen estado físico y nutricional es complicado, pero es posible si todos los profesionales involucrados tienen un buen desempeño. Cuanto mejor se alimente a la persona, más probable será que el paciente supere la enfermedad satisfactoriamente.

También lea:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment