Corazon

¿Puede la pericarditis ser peligrosa para la vida?

El pericardio es una membrana de doble capa similar a un saco que cubre el corazón y lo protege de las estructuras vecinas. Entre ambas capas hay una pequeña cantidad de líquido que actúa como un lubricante que favorece que puedan deslizarse una sobre la otra.

Cuando el pericardio se inflama, se origina la pericarditis. En estas circunstancias, el nivel de líquido aumenta y puede obstruir el corazón y evitar que funcione correctamente. Esta afección afecta principalmente a hombres de entre 20 y 50 años.

Causas

En la mayoría de los casos, la causa es desconocida. Sin embargo, esta patología es consecuencia de una infección viral o bacteriana, o puede estar asociada a lo siguiente:

Síntomas

En la pericarditis aguda, que dura menos de 6 semanas, el paciente presenta dolor en la región precordial (área anterior y central del tórax), que puede ser intensa y opresiva y, a veces, se irradia hacia la espalda, el cuello y hombro izquierdo y brazo.

El dolor empeora con inspiración profunda, movimientos laterales del tórax y cuando el paciente se acuesta boca arriba. Algunos pacientes experimentan dolor constante en el esternón similar a la agonía producida por un infarto agudo de miocardio, en cuyo caso pueden presentarse fiebre y taquicardia.

La pericarditis crónica, por otro lado, dura más de 6 semanas; se acompaña de disnea, tos (debido a la expulsión de líquido hacia los alvéolos -que son pequeños sacos de aire en el pulmón- que causa la alta presión de las venas) y la fatiga debido al mal funcionamiento del corazón. También es común el depósito de líquido en el abdomen y las piernas, pero la condición en sí es prácticamente indolora.

Diagnosis

La pericarditis aguda puede detectarse, además de la descripción del dolor, de la auscultación cardíaca. Un tórax radiografía y un ecocardiograma pueden revelar la presencia de líquido en el pericardio. Los análisis de sangre, por otro lado, permiten detectar algunas de las causas, entre ellas, leucemia o VIH .

Una radiografía de tórax también permite observar si hay depósitos de calcio en el pericardio, aunque puede no ser concluyente Una cateterización o una imagen de resonancia magnética ayuda a confirmar el diagnóstico y el aumento en el tamaño del pericardio.

¿Puede la pericarditis ser peligrosa para la vida?

En la mayoría de los casos, principalmente aquellos originados por virus, la pericarditis es un evento autolimitado, que responde bien a los antiinflamatorios y sana luego de 1 a 3 semanas. Sin embargo, la pericarditis puede desarrollar complicaciones potencialmente mortales. Las dos complicaciones principales de la pericarditis son: taponamiento cardíaco y pericarditis constrictiva.

Taponamiento cardíaco: En algunos casos de pericarditis puede haber acumulación de líquido entre las capas del pericardio. En aproximadamente el 5% de los casos, esta acumulación es tan grande que el exceso de líquido comprime las cámaras del corazón, lo que impide que el corazón se llene y bombee la sangre adecuadamente. El taponamiento cardíaco es una emergencia médica porque el paciente puede entrar en estado de shock debido a una falla de la bomba cardíaca.

Pericarditis constrictiva: Aunque es poco frecuente, algunas personas con pericarditis, con una inflamación prolongada y recurrencias frecuentes, pueden desarrollar cicatrices permanentes y un engrosamiento del pericardio. En estos pacientes, el pericardio pierde su elasticidad, se vuelve rígido y comprime el corazón, lo que dificulta la extracción de sangre. La pericarditis constrictiva generalmente causa cansancio, dificultad para respirar y edema de las piernas y el abdomen.

El tratamiento depende de cómo se produce la pericarditis, así como de la causa que la originó. En términos generales, los pacientes deben ser hospitalizados y recibir medicamentos antiinflamatorios. Cuando el dolor es muy intenso, los médicos recomiendan la administración de opioides o corticosteroides.

Conclusión

La evolución y el pronóstico de la enfermedad son muy variables. De hecho, en algunos casos, incluso cuando la enfermedad se encuentra en una etapa leve, puede evolucionar a una afección potencialmente mortal. Además, el pronóstico empeorará si hay una acumulación de líquido alrededor del corazón o si el músculo cardíaco no funciona correctamente.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment