¿Existe una vacuna para la enfermedad del legionario?

La enfermedad de los legionarios es una enfermedad grave de los pulmones, que se caracteriza por la inflamación de los pulmones. Es causada por una bacteria llamada Legionella. Las bacterias prosperan en el agua y el suelo. Vive en fuentes de agua como estanques, ríos, piscinas y aguas termales. Se transmite a través del agua potable, gotas de agua inhalada que contienen las bacterias y el suelo contaminado. Sus síntomas son fiebre alta, dolor de cuerpo, dolor de cabeza y muchos más. Puede tratarse con los antibióticos apropiados si se diagnostica poco después de la infección.

Table of Contents

¿Existe una vacuna para la enfermedad del legionario?

La enfermedad de los legionarios es una infección bacteriana de los pulmones que puede ser fatal. El hábitat de las bacterias es el agua y el suelo. Vive en fuentes de agua como estanques, ríos, piscinas y aguas termales, generalmente en baja densidad y no puede causar infección. Puede crecer en sistemas de agua interiores como tubos de agua caliente, pulverizadores de niebla o acondicionadores de aire. A veces, se puede multiplicar en el sistema de agua artificial del hogar y la industria. Es más común que se propague por inhalación de gotas de agua contaminada presentes en el aire formado debido a rociados de agua, chorros o neblinas o por aspiración de agua o hielo contaminado.

Los brotes de la enfermedad de los legionarios ocurren más comúnmente en la temporada de verano o en la temporada de principios de otoño. Sin embargo, puede ocurrir en cualquier estación en un año. Su brote es apoyado por el sistema de tuberías de grandes edificios donde la legionella puede crecer, multiplicarse y propagarse fácilmente. La enfermedad de los legionarios es una forma grave de neumonía causada por bacterias, a saber, la legionella. No es contagioso, pero puede causar complicaciones que amenazan la vida e incluso la muerte debido a un fallo multiorgánico. Hasta hoy, no existe una vacuna para la enfermedad de los legionarios que se sabe que la prevenga. La profilaxis antibiótica tampoco proporciona protección contra la infección.

La exposición a la bacteria legionella no significa que todas las personas puedan contraer la infección. Hay ciertos factores que pueden arriesgarte a contraer la enfermedad.

Los factores de riesgo que pueden conducir a la infección de los pulmones por la bacteria legionela son:

Fumar: fumar regularmente puede reducir la fuerza de los pulmones para combatir infecciones, ya que daña al pulmón. Aquellos que fuman tienen más riesgo de contraer la infección por Legionella.

Sistema inmunitario débil: las personas que tienen un sistema inmunitario debilitado debido a enfermedades crónicas como la diabetes , otras infecciones pulmonares, el cáncer o quienes están inmunes comprometidos en enfermedades como el VIH o el SIDA pueden contraer la infección fácilmente. Aquellos que consumen ciertos medicamentos, como corticosteroides o medicamentos que pueden prevenir el rechazo de un órgano después del trasplante, también pueden contagiarse la infección.

Edad avanzada: las personas mayores de 50 años son más susceptibles a contraer la infección.

La enfermedad de los legionarios puede representarse a sí misma con afecciones febriles leves a neumonía grave que conduce a insuficiencia respiratoria. Su período de incubación es de 2 a 10 días.

Los síntomas de la enfermedad del legionario son:

  • Dolor de cabeza
  • Fiebre de alto grado con la temperatura 104 F o superior
  • Confusión o alteración en los estados mentales.
  • Chilliness
  • Tos mezclada con sangre y mucosidad.
  • Dolor en el pecho
  • Falta de aliento
  • Dolor muscular
  • Trastornos estomacales como náuseas , vómitos o diarrea.

La enfermedad de los legionarios se diagnostica mediante el análisis de orina y los análisis de sangre. Las exploraciones de imágenes se pueden realizar en casos graves para detectar la extensión del daño a los riñones y los pulmones. La enfermedad de los legionarios requiere un diagnóstico y tratamiento inmediatos, ya que puede complicarse en afecciones como neumonía progresiva , insuficiencia respiratoria, shock séptico , insuficiencia renal o incluso la muerte. Se puede tratar con antibióticos y ventilación.

No existe vacuna para la prevención de la enfermedad del legionario. La profilaxis antibiótica no puede prevenir la infección. Solo se puede prevenir mediante la limpieza y desinfección meticulosa de los sistemas de agua artificial. Deben adoptarse medidas adecuadas para garantizar una mejor gestión del agua. La temperatura del agua debe mantenerse por debajo de 20 grados Celsius o 68 grados Fahrenheit, o por encima de 60 grados Celsius o 140 grados Fahrenheit.

También lea:

Especialista en dolor at | 307-996-2960 | [email protected]

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment