O que é uma tração cervical, seus tipos, contra-indicação

¿Qué es la tracción cervical?

La tracción cervical es una herramienta terapéutica utilizada en fisioterapia para el tratamiento del dolor de cuello y otras afecciones como radiculopatía cervical . La columna vertebral humana se compone de huesos espinales llamados vértebras, que se apilan uno sobre el otro. En la región del cuello, hay un disco presente entre cada una de estas vértebras y se conocen como discos cervicales. La tracción cervical funciona según el principio de liberar la acumulación anormal de presión sobre estos discos cervicales mediante la separación de las vértebras en el cuello. La tracción cervical ayuda a reducir las fuerzas de compresión sobre la parte afectada del cuello. También ayuda a ampliar los espacios entre los huesos del cuello uterino, a través del cual los nervios salen del canal espinal. Esto a su vez proporciona alivio a los nervios comprimidos. La tracción cervical también ayuda a controlar el dolor estirando los músculos y las articulaciones alrededor del área cervical.

Tipos de tracción cervical

Hay tres tipos de tracción cervical: tracción cervical manual, cervical mecánica tracción y tracción sobre la puerta. Según la extensión y la gravedad de la afección, la tracción cervical se usa para el tratamiento de las siguientes afecciones:

  • Discos abultados en el cuello o hernias discales
  • Cervical artritis o artritis del cuello
  • Tensión muscular en el cuello
  • Espasmos en el músculo cervical

Sin embargo, se deben tomar ciertas precauciones y medidas de seguridad durante la realización de la tracción cervical. La tracción cervical no es necesariamente beneficiosa en todas las afecciones cervicales y está contraindicada en ciertas condiciones, ya que puede empeorar la condición.

Contraindicaciones de tracción cervical

Aunque no hay un informe científico específico que indique las contraindicaciones de la tracción cervical, la mayoría de los médicos experimentados creen que la tracción cervical debe evitarse en presencia de las siguientes condiciones:

Lesión cervical aguda:

Se debe evitar la tracción cervical en presencia de lesión cervical aguda ya que la fuerza mecánica utilizada durante el procedimiento de tracción cervical empeorar la condición. La tracción cervical puede agravar el dolor y la inflamación existentes y puede conducir al desarrollo de nuevas cepas, esguinces musculares y lesiones de ligamentos en la región del cuello.

Osteomielitis como una contraindicación de la tracción cervical:

Una gran cantidad de médicos creen que la tracción cervical no debe considerarse para el tratamiento del dolor de cuello en presencia de osteomielitis o infección ósea. La presión adicional sobre el área afectada puede conducir a la propagación de la infección a otra área. También puede causar debilitamiento de los huesos del cuello uterino e incluso fractura.

Inestabilidad espinal:

Según la Asociación Canadiense de Quiropráctica, la tracción cervical está estrictamente contraindicada en presencia de inestabilidad cervical, como fracturas sin cicatrizar, fracturas vertebrales agudas, inestabilidad ligamentosa , osteoporosis grave etc. La tracción cervical en estas condiciones puede empeorar los síntomas.

Hipermovilidad espinal

En presencia de afecciones del cuello asociadas con movimiento excesivo de las articulaciones o hipermovilidad, la tracción cervical no debería ser una elección de tratamiento. La tracción cervical puede provocar una lesión si se aplica una fuerza de estiramiento a las vértebras hipermóviles.

Tumores

Se debe evitar la tracción cervical en pacientes que se sabe que tienen tumores en la región cervical. La fuerza mecánica aplicada durante el procedimiento de tracción cervical puede alterar el tumor existente y podría causar daño sobre la médula espinal . Esto también puede llevar a metástasis o diseminación de malignidad a otras partes del cuerpo del paciente.

Artritis reumatoide

Según un estudio realizado por Kisner y Colby, la tracción cervical está contraindicada en presencia de artritis reumatoide Esto se debe a que la artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que causa el debilitamiento y el daño de los ligamentos que soportan las vértebras cervicales. Cualquier fuerza de tracción adicional puede provocar lesiones en la médula espinal debido a la dislocación de la columna cervical. También se debe tener en cuenta que los pacientes con artritis reumatoide avanzada o cualquier otra enfermedad del tejido conectivo tienen un mayor riesgo de desarrollar una afección llamada inestabilidad atlantoaxial, si el paciente está expuesto a la tracción cervical.

Otras contraindicaciones de la tracción cervical incluyen no limitado a:

  • Edad avanzada
  • Diskitis
  • Inestabilidad ligamentosa
  • Signos clínicos de mielopatía
  • Ansiedad grave
  • Hipertensión no controlada
  • Presencia de insuficiencia de la arteria vertebral (mayor susceptibilidad a complicaciones cerebrovasculares)
  • Hernia de núcleo medio pulposo
  • Tortícolis aguda
  • Enfermedad pulmonar restrictiva
  • Hernia cervical
  • Aneurisma aórtico
  • Úlcera péptica activa
  • Embarazo
  • Osteomalacia
  • Tratamiento anticoagulante sistémico
  • Severo diabetes o enfermedad aterosclerótica
  • Enfermedad degenerativa de la articulación
  • Sponyloart hropatías
  • Laxitud articular congénita
  • Necrosis aséptica
  • Aneurisma local

Conclusión

La tracción cervical no debe considerarse como la principal opción de tratamiento para el tratamiento del dolor de cuello. Más bien debería considerarse como un complemento de los métodos de tratamiento convencionales. Se considera seguro en la medida en que no empeora la condición existente y se usa gradualmente dentro de un estiramiento tolerable y cómodo. El dolor leve y la incomodidad sobre la tracción del cuello se consideran normales; sin embargo, cualquier cosa más allá de eso se considera anormal. La tracción cervical está especialmente contraindicada en presencia de afecciones como fractura vertebral, fractura no cicatrizada, lesión reciente del cuello, tumores malignos o tumores espinales etc. Se recomienda consultar a un médico experimentado y un fisioterapeuta para obtener un diagnóstico claro antes de considerar estas opciones de tratamiento.

Lea también:

Soy un Neuroanestesiólogo y Especialista en el Tratamiento del Dolor. Me otorgaron el Premio Nacional de Medicina 2018. Soy CEO y fundador de la Unidad Internacional del Dolor de Madrid y editor de Journal Pain Management and Therapy. También es asesor y crítico del AIUM (Instituto Estadounidense de Ultrasonidos en Medicina) y miembro del Comité Organizador de las World Pain Conferences.

Tengo más de diez años de experiencia con terapias regenerativas que incluyen células madre mesenquimales, plasma rico en plaquetas, factores de crecimiento, transferencias de grasa y ácido hialurónico. Inicié Dolor-drdelgadocidranes.com para difundir el conocimiento y la conciencia.

Leave a Comment